cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Celebración del armisticio

leave a comment »

TAL DIA como hoy, hace 93 años, el estruendo de los cañones se acalló en toda Europa. Un armisticio puso fin a la Gran Guerra que había desangrado a las grandes naciones del continente. En España, a diferencia de nuestros vecinos y no digamos de los británicos que defienden la amapola de sus caídos hasta en un partido de fútbol, la fecha carece de significación porque el país se quedó a verlas venir dividido entre aliadófilos y germanófilos arbitrando soluciones para los demás, que es lo que mejor se nos da.

Fue Zapatero el primero en comparar la crisis de deuda soberana con un acontecimiento bélico, aunque él se fuera hasta Pearl Harbour para establecer un paralelismo entre el 9 de mayo de 2010 y el 7 de diciembre de 1941. Es recurrente, sin embargo, asimilar todo lo que nos está pasando a una guerra, eso sí incruenta, donde las bajas son laborales y los demoledores raids aéreos los llevan a cabo las agencias de calificación de riesgos. Frau Merkel también ha mentado los conflictos bélicos en el Bundestag para atraerse el voto. Y en fin, mi amiga Berta, con sorna, dice que es «nuestro Vietnam».

Pero a un servidor le suena más a Gran Guerra, a esa pendencia histórica entre europeos que regularmente se inflama y ocasiona deflagraciones que llegan hasta el último confín del planeta. Esta retórica bélica sirve dos metáforas impagables: la de la burbuja inmobiliaria como la gran escalada armamentística que antecede a cualquier conflagración de la que siempre obtienen beneficios intermediarios, contrabandistas y fulleros, y la de los políticos europeos como esos desfasados estados mayores militares dirigiendo a sus tropas con la torpeza de quienes son incapaces de asimilar las nuevas tácticas y las armas recién inventadas.

Vista al trasluz de la I Guerra Mundial, la actual crisis guarda diferencias ciertamente asombrosas. O tal vez no. Por ejemplo, esta vez Francia y Alemania están juntas y son las naciones sobre cuyo suelo no se combatió entonces (la Irlanda sedicente, Portugal y España) o neutrales (Grecia hasta la abdicación del rey Constantino) las que se ven en primera línea de fuego. Mención aparte merece Italia, cuya inveterada habilidad para ponerse del lado de los que parece que van a ganar la guerra y terminar del lado de los que de verdad la ganan se ha evaporado en esta ocasión.

El armisticio llegó el 11 del 11, que es la fecha que se conmemora hoy en media Europa, tras haber perdido a lo mejor de la juventud. No habrá paz hasta que se firme la nueva rendición con quienes prestan el dinero que a nosotros nos hace falta. Así se acaban las guerras y ésta, aunque económica, también.

javier.rubio@elmundo.es

11/11/11

About these ads

Written by cardomaximo

12/11/2011 at 10:50

Publicado en economia, historia

Tagged with

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 727 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: