cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for febrero 2010

>Adam Smith va poco a la Feria

leave a comment »

>PASAN LOS DÍAS, cada uno con su afán, pero no cae en el olvido la entrevista en estas mismas páginas días atrás con Jaime Bretón en la que refutaba a conciencia que se hubiera adjudicado una caseta de Feria aunque a la vuelta de los años –así es la vida– se hubiera incorporado como socio a una peña de amigos que consiguió la suya cuando él estaba de delegado de Fiestas Mayores. Que ya es casualidad, por cierto. O tino con los amigos. O ambas cosas a la vez. En fin, no vamos a entrar en polémicas.

Más enjundia tenía, sin embargo, su confesión espontánea de que le había asignado casetas, a título personal, a ilustres representantes de la vida social y económica de la ciudad. Bretón citaba expresamente al presidente del Consejo de Cofradías, al director regional de El Corte Inglés, a Aceites del Sur, a Ecovol, al presidente del Club de Enganches y a Luis Uruñuela como ex alcalde.

Desconozco –porque Bretón no lo decía y a mí me ha dado pereza preguntarlo, ésa es la verdad– si todas estas personalidades de la vida pública sevillana han devuelto la caseta al Ayuntamiento o se la han traspasado a sus sucesores cuando ha cesado la actividad empresarial o de representación por la que les fue concedida. Salvo Uruñuela, claro, que no va a dejar nunca de ser ex regidor de Sevilla.

Lo más chocante es que sostenía Bretón que este singular sistema de adjudicación ad hominem venía respetándose con independencia de qué partido gobernara el Ayuntamiento. O sea, que el delegado de Fiestas Mayores era quien evaluaba la conveniencia de que una empresa o una asociación de la ciudad dispusiera de espacio propio en el real de la Feria donde cerrar tratos, convidar a proveedores, estrechar lazos con clientes y todo lo que se hace en una caseta de Feria, verbigracia la de Alfonso Mir, mientras los figurantes cantan y bailan para darle prestancia.

No se lleven las manos a la cabeza todavía. Tampoco es cuestión de escandalizarse, porque en este caso, el mal no es genuinamente sevillano. Es simplemente el modo en que evolucionan las cosas cuando se les aplica la férula de la concesión administrativa. Si además se hace bajo cuerda, el resultado es el que es.

La mano invisible de Adam Smith resolvía esto de un plumazo dándole las casetas a los mejores postores en una subasta pública y abierta. Pero como tampoco es plan, un punto intermedio podría ser que las concesiones rotaran para que nadie se sienta con más derechos que otros. El mercado siempre acaba con el mercadeo, que es lo que hay aquí.

Anuncios

Written by cardomaximo

27/02/2010 at 11:52

Publicado en sevilla

Tagged with , ,

>Si no llega a ser por la corta…

leave a comment »

>LA RIADA MILENARIA tendrá que esperar. Por mucho que impresione el caudal de 2.500 metros cúbicos por segundo (algo así como vaciar a la vez 150 millones de botellas de un litro cada minuto), el Guadalquivir ha alcanzado puntas de crecidas todavía más elevadas: la riada centenaria (por su recurrencia cada cien años en los cálculos de los ingenieros hidráulicos) alcanzaba de media hasta 9.000 metros cúbicos por segundo que se traducía en inundaciones de 10 metros de altura en el casco urbano.

Los pantanos de la cuenca, aunque no lo parezca, son los que nos han defendido de esta avenida. Es muy común considerar que la única función de los embalses es almacenar el agua para asegurar el suministro durante el estiaje, cuando resulta tan vital o más la capacidad de regulación del curso fluvial en sucesos tan críticos como el que hemos vivido en los últimos días.

Mientras la presa de Alcalá del Río, el último obstáculo con el que se encuentra el Guadalquivir antes de discurrir libremente por los meandros de su estuario, esté a medio llenar es señal de que hay margen para laminar una crecida superior a los algo menos de 300 hectómetros cúbicos que puede llegar a desaguar el río en un día de riada como el martes.

Hay que darle la enhorabuena a los ingenieros de la Confederación Hidrográfica por la excelente gestión que han hecho desembalsando al límite de la capacidad de los pantanos de la cuenca. En las circunstancias vividas, que sólo las zonas bajas de Lora del Río hayan sufrido la furia del Río Grande, es para felicitarse.

La corta de la Cartuja es la última defensa de Sevilla para la riada centenaria si Mariano Palancar no me deja por mentiroso. Aprobada en 1972, adjudicada en vida del dictador y concluida en 1982, permitió, entre otras cosas, la instalación de la Exposición Universal en los terrenos ganados al río en la península (está unida a Triana por el sur) de la Cartuja.

Pero antes de que Manuel Prado y Colón de Carvajal, Álvaro Navarro y Miguel Sánchez Montes de Oca se fijaran en aquel suelo para levantar la Expo 92, hubo que tomar la determinación de cortar el río. La explanación para desviar el cauce y levantar un muro de cota doce es infinitamente menos vistosa que plantar un rascacielos de cuarenta plantas y 175 metros en Chapina.

Menos mal que incluso en la noche oscura de la dictadura había quienes se daban cuenta de que el progreso verdadero de la ciudad pasaba por defenderse del traicionero Guadalquivir. Si no es por ellos, ayer hubiéramos estado con el agua al cuello. Y de la Torre Pelli, ni hablamos.

Written by cardomaximo

27/02/2010 at 11:49

Publicado en sevilla

Tagged with , ,

>Nuevo estilo en Palacio

leave a comment »

>MONSEÑOR ASENJO ha dicho algunas cosas que alguien tenía que decir. Y las dice muy clarito, para que nadie pueda argüir que no entendió el mensaje. Por supuesto, el arzobispo –liberado ya de las tutelas y de las administraciones apostólicas del último año– es un hombre prudente que se muerde la lengua antes de contestar lo que no debe o no quiere, pero cuando replica es porque quiere decir eso justamente que dice.

En la entrevista que hoy publicamos en estas mismas páginas, suelta algunas de esas sentencias que les van a quedar clarísimas a quienes tienen que quedarles. Por ejemplo, cuando habla de las coronaciones canónicas, que parece que es el asunto capital sobre el que está girando el universo de los cofrades, para señalar que no tiene sentido dedicar «migajas para los pobres» mientras las hermandades se empeñan (no es metafórica la expresión) en imposibles. El que quiera saber más, que pregunte en Benamejí.

Sabe que las cofradías son un semillero de vocaciones, un caldo de cultivo para la proyección social de la Iglesia y también una fuente de quebraderos de cabeza en asuntos tan nimios que no les va a prestar demasiada atención.

Alguien que ha sido secretario de la Conferencia Episcopal, que ha organizado una visita del Papa a España, que ha estado a la sombra de don Marcelo (el de allí) y que ha toreado con el morlaco de CajaSur antes de que le afeitaran los pitones los malagueños de Unicaja no va a estar encima de esas discusiones minúsculas: si la carrera oficial tiene que arrancar en la Magdalena o ya puestos, en el Altozano, y que todas las cofradías puedan lucirse a contraluz en el puente como el Cachorro; o si la Misión se eclipsa con el Sol.

El arzobispo reclama para sí no un doctorado en religiosidad popular andaluza, pero sí al menos un bachillerato después de los seis años en Córdoba. Conoce el paño. Y sabe administrar los tiempos, los elogios y las reconvenciones, porque de todo habrá, muy probablemente, en su pontificado. No le va a decir a nadie aquello que está deseando oír, sino lo que cree que debe escuchar en cada momento. Con la franqueza de buen castellano, pero sin titubeos ni medias palabras a las que tan acostumbrada está la grey sevillana.

Es más romano que florentino. Y más canónico que mediático. A los medios les tiene la afición justa y la prevención mínima. Es inteligente y muy capaz, pero con lo que desarma es con su llaneza. Tiene más de don Marcelo (el de aquí) que de don Pedro (que también fue de allí). Sabe a lo que ha venido. Cuanto antes lo sepan también los demás…

Written by cardomaximo

24/02/2010 at 18:56

Publicado en sevilla

Tagged with , ,

>Arquitectura de progreso

leave a comment »

>Cuánta razón lleva el compañero Recio. Su certera descripción en el periódico de ayer de las vicisitudes por las que atraviesan los grandes proyectos encargados a figurar del star system de la arquitectura no puede ser más desolador: “Si ha sido así en la década de vacas gordas, da miedo pensar cómo será el panorama en adelante”.

El sueño que un día acarició Monteseirín –¿por qué será que siempre nos tocan los alcaldes más soñadores para un pueblo?- se ha venido abajo con estrépito. Foster, Isozaki, Nouvel y Vázquez Consuegra no van a proyectar el nuevo barrio residencial sobre los terrenos de la Cruzcampo en Nervión; la biblioteca universitaria de Zaha Hadid está paralizada por orden judicial; el rascacielos de la Cartuja anda por los cimientos sin atreverse todavía a emerger por el riesgo de que más dura sea la caída; y de las ‘setas’ de la Encarnación cuya maqueta se exhibió en el MoMa como si fuera el brazo incorrupto de Santa Teresa ya está dicho todo y aún ni se sabe cuánto falta para verlas terminadas.

Es lo que pasa cuando se confiere a los arquitectos un carácter casi demiúrgico para transformar las ciudades a base de millones de euros de las esquilmadas arcas públicas o cuando las ansias especulativas del mercado se parapetan tras nombres sagrados contra los que las críticas y las objeciones parecen no tener cabida.
Lo acaba de hacer el rector de la Hispalense –el hombre que se rectificó a sí mismo sin torcer el gesto, que ya es mérito- no sólo con Zaha Hadid sino con Umberto Eco.
Se me ocurren dos preguntas capciosas: ¿se prestan más libros en un edifico de Zaha Hadid que de un humilde recién titulado? Y, ¿es el Prado el lugar más accesible para los universitarios repartidos en tres o cuatro campus por toda la ciudad?

Porque el progreso para una ciudad tendría que ver más con la calidad de vida de sus ciudadanos y el nivel de cultura con que se desenvuelven que con hitos arquitectónicos deslumbrantes a todo color a doble página en las revistas de arquitectura, pero sin alma que los habite. ¿Es que estos megarquitectos son capaces de aprehender el carácter, la idiosincrasia, las peculiaridades de una ciudad sin haberla visitado antes o en una simple tarde de paseo? ¿O es que los proyectos son intercambiables y en realidad la excusa de que hacen paisaje por sí mismos vale para calzárselos al primer alcalde que los pida?

Está muy bien tener un foster o un zaera o un rogers, pero está mejor que los autobuses lleguen a su hora a todos los rinconces del centro histórico antes de darlo por clausurado.

Written by cardomaximo

23/02/2010 at 19:30

Publicado en sevilla

Tagged with ,

>Un centro sin coches ya existe

leave a comment »

>No es difícil imaginar un centro histórico cerrado al tráfico rodado. Y además lleno a rebosar de sevillanos y turistas deambulando por sus calles, llenando como nunca bares y restaurantes, apropiándose del espacio urbano público arrebatado a los automóviles, como quiere hacer el equipo de gobierno municipal a partir de septiembre, más o menos, porque ni los plazos, ni el coste, ni las afecciones están claras en este pomposo plan de tráfico del centro de la ciudad del que no se sabe nada más que se quiere poner en marcha.

Un centro histórico extenso como el de la capital andaluza vedado a los vehículos donde el peatón es el rey. Nadie, o casi nadie, protesta: ninguna asociación de comerciantes lo considera un dislate; ningún médico o notario sopesa la posibilidad de cerrar su gabinete y mudarse a otra zona de la ciudad mejor comunicada. Nada de eso ocurre en el ejemplo que traemos a colación.

Todo eso pasa en Sevilla durante la Semana Santa en que la muchedumbre se adueña de las calles y los automóviles son desplazados de un itinerario peatonal que va desde Puñonrostro a la Puerta Real y de la Pasarela a la Alameda. Simplemente, los automóviles no pueden entrar al centro. Ni los autobuses urbanos. Ni el tranvía siquiera cuando hay mucha aglomeración de público. Y ya veremos si el metro funciona o la estación de la Puerta de Jerez se colapsa con la extraordinaria afluencia de viajeros y hay que acabar clausurándola.

El reverso de esa moneda es un caos circulatorio insoportable en el que la anarquía se apodera de las calles y los automovilistas invaden aceras, arriates, isletas y hasta medianas para aprovecharse al máximo de la cercanía al centro de esos estacionamientos improvisados según a cada conductor le conviene. Para que no pase ningún vehículo por la Campana todas las tardes durante una semana, se condena a los vecinos de Torneo, de Amador de los Ríos o de la Carretera de Carmona a soportar una auténtica invasión motorizada a la que el Ayuntamiento se ve incapaz de poner coto.

Todo eso sucede con el cuerpo de la Policía Local movilizado al completo controlando los accesos al centro y los desvíos. Desbordado, incapaz de hacer cumplir la más elemental disciplina al volante, sobrepasado por los acontecimientos de una masa de vehículos que pugna por acercarse lo más posible al centro, el Ayuntamiento acaba haciendo la vista gorda ante la marea de desobediencia colectiva a las normas de la circulación. Total, es una semana al año.

Ese mismo Ayuntamiento incapaz de contener a los automovilistas pese a desplegar a todos sus agentes de la autoridad en la calle es el mismo que ahora nos quiere convencer de que es capaz de impedir que los automovilistas entren al casco histórico, desde el Arco de la Macarena hasta el palacio de San Telmo, mediante un sofisticado sistema de cámaras de vigilancia y artilugios para reconocer ipso facto al infractor, emitir la sanción, comunicarla en tiempo y forma y cobrarla finalmente. Ya, como en Semana Santa con los todoterrenos que aparcan encima de cualquier acera, vamos.

El plan anunciado la semana pasada como al desgaire por el concejal de Movilidad pretende expulsar a los automóviles del centro de la ciudad, pero puede acabar expulsando también a sus ocupantes. Al fin y al cabo, residir, comprar, visitar despachos profesionales o alimentarse en el centro no es obligatorio para nadie y, quién sabe si a la vuelta de unos años, con la estricta observancia de este modelo peatonal, los sevillanos encuentran más cómodo residir, comprar, visitar despachos profesionales o alimentarse en otros barrios de la ciudad.

Son mayoría, pero por mucho, los ciudadanos que pasan la mayor parte del tiempo sin acudir para nada al centro. Quizá de Pascua a Ramos. Sólo un acontecimiento ligado a la memoria sentimental de la ciudad como las cofradías o determinadas convocatorias en fechas muy señaladas como Navidad tienen el suficiente poder de convocatoria como para invertir la tendencia y atraer público al centro de la ciudad.

Con una menguante oferta de ocio y entretenimiento (qué se hizo de los cines y los teatros), con una cada vez más escasa presencia de comercio especializado capaz de ofrecer algo distinto a lo que se vende en los centros comerciales de la periferia, con una disminuida ubicación de consultas, organismos oficiales y centros de poder y con una oferta gastronómica también a la baja, el centro va perdiendo reclamos.

Le queda, eso sí, la monumentalidad y el inconmensurable patrimonio arquitectónico que atesora, pero siendo su gran baza representa el mayor riesgo también de quedar convertido en un parque temático despojado de vida donde los usos urbanos se hayan reducido a los ligados a la actividad turística.

Ir de San Julián al Altozano andando puede ser una agradable actividad lúdica para el paseante sin prisa, pero un suplicio para quien está trabajando o haciendo gestiones. Salvo que sea para ver la Estrella después de ver salir la Hiniesta. Sólo que sólo hay un Domingo de Ramos en el calendario y 52 martes con frío, llueva o sol abrasador.

Written by cardomaximo

23/02/2010 at 19:25

Publicado en sevilla

Tagged with , ,

>Motivos para huir de Sevilla

leave a comment »

>COMO UNAS ciudades ganan la fama y otras cardan la lana, a esta Sevilla de nuestras culpas le ha correspondido el nada decoroso título de ombliguista. Ea, ya estamos. Cádiz es la liberal y Málaga es la pujante. Pero Sevilla es la ombliguista que, miren por donde, es capaz de reírse de sí misma con una guasa que ya quisieran para sí otras localidades donde los dogmas de identidad colectiva son intocables por mucho que se aireen en carnaval.

En Sevilla, la ombliguista, se acaba de publicar una revista que no se la salta un galgo, Diecisiete, sobre su fiesta más universal en la que se ventilan a la vista de todo el mundo algunas de las miserias y los peligros que acechan la Semana Santa. Después vendrán los de siempre con la tabarra del ombliguismo, pero leyendo los artículos de su primer número no cabe duda de que el ramillete de autores elegido por el editor no comulga precisamente con las ruedas de molino acostumbradas o inusuales, como ese émulo de Fama, a bailar que se ha puesto a pegar saltos mientras sonaba nada menos que Valle.

Bueno, pues si eso pasa con la Semana Santa, que es el tarrito de las esencias de la ciudad, qué no puede pasar con el resto. La prueba del nueve se la ha hecho Jorge Molina, amigo periodista prematuramente apartado de los fogones donde se cocina la actualidad para convertirse en eficiente jefe de sala.

Molina presentó anoche su indispensable antiguía antiturística que lleva por título 123 motivos para no viajar a Sevilla. En ella desgrana todas las contrariedades que asaltan al viajero en cuanto pone un pie en Sevilla: desde los taxis del aeropuerto o los camareros graciosos hasta el (insufrible) volumen de fondo o los anti Semana Santa.

El libro se ríe descaradamente de los lugares más comunes de la ciudad empezando por la pseudoliteratura turística a la que fustiga a placer parodiándola. Aunque no lo parezca, la antiguía le puede ser más útil de lo que se imagina el autor al turista desprevenido que se atreva, pese a todo, a venir. Pero qué hay de los sufridores en casa, que tenemos que aguantarnos con vivir aquí.

Estoy por proponerle a Rosita, la editora, otra guía-secuela con los motivos para huir de Sevilla, que deben de ser muchos más de los 123 consejos que da Molina a los viajeros inadvertidos.

¿O no les parece suficiente motivo para najarse los políticos de la ciudad? Y la puñetera lluvia que no ha parado en tres meses, ¿no es para quitarse de enmedio hasta que lleguen los 40 a la sombra?

Written by cardomaximo

23/02/2010 at 10:51

Publicado en sevilla

Tagged with , ,

>Abstinencia y cambio climático

leave a comment »

>LOS OBISPOS anglicanos tienen una manera de estar en el mundo que le da veinte vueltas a los de la Única y Verdadera, para qué vamos a decir lo contrario. Lo que en nuestro monseñor Asenjo es «oración, ayuno y limosna» para la Cuaresma, en la conferencia episcopal anglicana es recorte de emisiones de dióxido de carbono, uno de los gases culpables del efecto invernadero asociado con el cambio del clima por razones antrópicas.

Lo que propugnan los pastores de la Iglesia británica es una receta muy fácil que resulta tanto para la Cuaresma como para el resto del año: reducir la ingesta de carne, desmenuzar en trozos más pequeños la verdura para que necesiten de menos calor al cocer y limitar el uso de los teléfonos móviles y televisores. O sea, que es lo mismo de siempre pero puesto al día. Aggiornado, que era la palabra clave por aquellos días del concilio.

Vayamos por partes con las recomendaciones de los prelados. Lo de la carne resulta evidente todavía en un puñadito de bares que recuerdan la vigencia de la abstinencia de carne los viernes de Cuaresma entre otras fechas señaladas del calendario litúrgico, pero lo de las verduras desmenuzadas es genuinamente british. A ver cómo iba a preparar esta pobre gente un plato de espinacas como Dios manda. O les quedan demasiado blandos los garbanzos o no se les termina de consumir el caldo: un desastre, vamos. No sólo para la atmósfera con la emisión de unos gramos más o menos de anhídrido carbónico, sino para el paladar aun de los más acostumbrados a los comistrajos de los pubs.

Más complicado parece lo de los móviles, puesto que prescindir de la televisión es incluso una medida de higiene mental de la que convendría echar mano mucho más a menudo. El obispo de Oxford, John Pritchard, ha dicho que a él también le costará dejar de usar la blackberry por unos días, «pero renunciar a la tecnología es una manera más seria de pensar en los problemas que afrontamos como la comunidad global que somos».

Esto último suena ya al Poverello de Asís, con la hermana lluvia y el hermano lobo, no el de Chumy Chúmez «dentro de lo que cabe», sino del salvaje cuyo hábitat natural corre grave riesgo de desaparecer si los fieles no se abstienen de comer carne, no trocean más las verduritas antes de echarlas a la olla y no apagan el teléfono.
Verás cuando los obispos anglicanos caigan en la cuenta de la razzia al banco pesquero de Escocia, que cae en su jurisdicción, con la de bacalao que nos traemos para comérnoslo con tomate.

Written by cardomaximo

23/02/2010 at 10:39

Publicado en Sin categoría

Tagged with , ,