cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for enero 12th, 2011

>Epifanía de Guerra

leave a comment »

>SE PRESENTÓ el candidato Espadas en Fibes -que son ganas de mentar la bicha de la ampliación aún inconclusa- en un auditorio festoneado para la ocasión con sus furgones policiales a la entrada, medio centenar de funcionarios pitando, abucheando a los invitados y coreando eslóganes tan mordaces como «La mujer de Espadas es una enchufada», catorce autobuses en los que se había acercado a la militancia de las agrupaciones locales para llenar de sobra el aforo de mil plazas y una quincena de coches oficiales de alta gama que parecían aparcados para un anuncio ante las cascadas en funcionamiento del palacio de congresos.

Se presentó Espadas, pero quien se llevó la ovación de la tarde fue Alfonso Guerra, el candidato imposible, que fue capaz de sintetizar en cuarenta segundos la charleta desestructurada y reiterativa que Griñán y Espadas venían hilvanando en un pretendido repaso a las ideas fuerza del programa electoral. Guerra, al que le habían grabado un canutazo a la entrada del acto, fue capaz de enardecer al respetable con uno de esos quites por chicuelinas que tan bien se le dan: «Unos se ocuparían sólo de las tradiciones y otros querrían cargarse las tradiciones», dijo centrando el toro. Desmonterado, recibió en pie la ovación del público. Fue su epifanía en vez la de Espadas, a quien le habían regalado un vídeo de flamenquito con todos los tópicos del sevillanismo -«tus calles son trozos de cielo», pero cuidado con pisar donde no se debe- que la charleta con Griñán parecía combatir a base de remontarse al campus de excelencia universitaria, el cordón umbilical de un recién nacido que sirvió para curar a su hermanito y otros logros de tinte progresista resumidos en el lema del presidente andaluz: «La educación es la patria del socialismo».

Pero el ambiente estaba frío, porque el discurso del candidato no conectaba con nadie por más guiños que hacía a los líderes de las asociaciones vecinales presentes. Se dio un paseo virtual a trompicones por los barrios prometiendo parques infantiles, terminales de crucero y mucho liderazgo cooperativo, economía de escala, capitalidad metropolitana y ocio productivo que él sabrá lo que es, si hacer crucigramas o escuchar el adagio de la Quinta de Mahler, en homenaje al Guerra, que le había puesto en suerte el morlaco para que entrara a matar.

Y el candidato entró a matar. Asumió la herencia envenenada de Alfredo, miró de reojo dos veces a Zoido y concretó su única promesa del día: un campo de fútbol como se merece la Unión Deportiva Bellavista. Grandes aplausos y de vuelta al autobús.

javier.rubio@elmundo.es

11/1/11

Written by cardomaximo

12/01/2011 at 18:36

Publicado en Sin categoría

Tagged with , ,

>Lo indispensable y lo prescindible

leave a comment »

>El candidato socialista Juan Espadas da hoy el pistoletazo de salida a la carrera electoral con su presentación en sociedad por todo lo alto, aplazada a finales de noviembre. Mes y medio después, la contienda por el sillón de la Alcaldía recobra su pulso con los tres contendientes en liza y cuatro apasionantes meses por delante en los que nadie sabe qué va a ocurrir.

Al debate eminentemente local de unas municipales, se van a superponer inexorablemente las circunstancias económicas del país. Es verdad que la situación de los mercados de deuda se iba a poner difícil en este primer trimestre del año, pero la sorpresa es que el ataque de los especuladores y de los acreedores se haya iniciado tan pronto como se han recogido los 57.000 kilos de desperdicios (la mayoría, caramelos tirados al suelo consciente y deliberadamente) de la treintena de cabalgatas de Reyes Magos que se han paseado por Sevilla.

En el momento en que Portugal tire la toalla y se acoja a alguna fórmula de intervención conómica, España se quedaría sin más cortafuegos a la espera de que las medidas impopulares que tiene que tomar el Gobierno basten para saciar el hambre de los mercados.

Llegados a este punto, el lector puede preguntarse qué puede importar que Zapatero se vea desautorizado y el país entregado a una suerte de protectorado económico que lleve a cabo el ajuste necesario para seguir sobreviviendo en el concierto de naciones y, de paso, salve el euro. Y más aun, el lector puede interesarse de qué manera ese paisaje ciertamente desolador puede afectar a Sevilla.

No seamos tan presuntuosos como para pensar que el mundo gira alrededor de nosotros: una ciudad medianita capital de una región en la cola de las estadísticas europeas en un país de la periferia en grave riesgo de irse al garete. Eso es Sevilla hoy por hoy.

Pero qué duda cabe que lo que suceda con la economía española tendrá su correlato en la política local durante estos cuatro meses y medio que faltan hasta el día 22 de mayo. Por lo pronto, la ciudad recibe el año 2011 sin presupuestos aprobados en tiempo y forma, lo que viene siendo una constante de la coalición de gobierno PSOE-IU. Y es más que probable que la prórroga de los presupuestos vigentes de 2010 se alargue, como otros años, hasta bien entrada la primavera.

En realidad, poco importa prorrogar la ordenanza de presupuestos del año pasado o aprobar unos nuevos con el escasísimo margen de maniobra que le queda al Ayuntamiento después de pagar a su personal y transferir las cantidades millonarias que demandan las empresas municipales para no verse abocadas a su extinción societaria. Simplemente, no hay nada que invertir, sólo gestionar las nóminas y pelotear las letras que giren unos proveedores a los que se paga tarde y mal.

Este panorama de la hacienda local sevillana tiene su traducción en la carrera electoral: no habrá dinero para prometer nada, a menos que se imponga un severo ajuste de costes de personal que, sinceramente, ningún político en su sano juicio va a anunciar jamás.

Así que en vista de que no hay harina que moler, los candidatos locales podrían empezar por ponerse de acuerdo en cuáles son los servicios públicos básicos en los que no se puede escatimar. Por si no lo tienen pensado, ahí va un sucinto guión de lo indispensable: seguridad ciudadana, conservación de colegios, ayuda domiciliaria, limpieza viaria y transporte colectivo. El resto queda a merced de las promesas electorales y la habilidad de las autoridades para conseguir ingresos extraordinarios con los que financiar inversiones o mejoras.

Y todo lo demás debería someterse al escrutinio de la eficacia en el gasto, la eficiencia en la gestión del dinero público y la necesidad de contraerlo. ¿Cumple alguno de estos requisitos la campaña de propaganda que ha anunciado el alcalde Monteseirín como regalo de despedida? En absoluto. Luego, convendría empezar por ahí y luego, examinar una por una todas las partidas presupuestarias hasta completar el mapa de lo indispensable y de lo prescindible.

No hay más cera de la que arde. Y puede que haya menos todavía si finalmente el país tiene que echarse en brazos de sus salvadores foráneos. Convendría que, entre todos, ahora que se avecina una endiablada campaña electoral de cuatro meses, fuéramos capaces de discutir dónde se puede ahorrar hasta el último céntimo y dónde se debe mantener o, incluso si es posible, incrementar el gasto.

Porque si no lo hacemos y nos dedicamos a discutir del traslado de la Feria de Abril o la expropiación de Tablada como irresponsablemente hemos hecho los últimos diez años, alguien acabará decidiendo por nosotros qué es lo que se puede mantener y lo que no. Y no habrá vuelta de hoja, ni para Zoido, ni para Espadas, ni para Torrijos.

javier.rubio@elmundo.es

10/1/11

Written by cardomaximo

12/01/2011 at 18:34

Publicado en Sin categoría

Tagged with , , ,

>Sevilla se ve a la legua

leave a comment »

>LA EXPOSICIÓN DE ESTRENOS es tan antigua como las cofradías. Se abría el salón Colón -más tarde, la sala de la Caja San Fernando- y cada hermandad exhibía lo nuevo que tenía para ese año. De ahí saltó a la política cada vez que se acercaban unas elecciones municipales y el alcalde de turno -se presentara o no a la reelección- expone las novedades de su mandato en una exposición abierta al público. Monteseirín también lo va a hacer, faltaría más.

El alcalde en retirada ha anunciado una muestra en la nave del Barranco con los grandes hitos de sus doce años al frente de la Alcaldía. Él se cree que eso es el novamás del marketing electoral, pero en realidad, es más antiguo que el hilo negro. ¡Si será antiguo, que eso mismo y en el mismo sitio hizo Manuel del Valle cuando las elecciones de 1991!

‘Sevilla se ve’ es el eslogan de la campaña en que se va a gastar de una tacada el 70 por 100 de todo el presupuesto de publicidad municipal del año 2010 para que Sevilla logre «venderse como ciudad» en sitios tan imprescindibles como Madrid, Milán o Nueva York. Esto sí que es nuevo, porque antes las ínfulas no daban para tanto como para llegar a la ciudad de los rascacielos con una promoción internacional, pero ya se sabe que desde que se presentó una botella de agua aromatizada en la Gran Manzana para que a un sujeto le saliera gratis el avión para correr el maratón entre Brooklyn y Manhattan, le tienen querencia a NYC.

Desgraciadamente, Sevilla se ve… a la legua. El escándalo de Mercasevilla, por ejemplo, ha dado para varios minutos de telediario en las principales cadenas televisivas nacionales. El de las facturas falsas sirvió para que el resto de los españoles se percataran de cómo se venían haciendo las cosas en el Ayuntamiento de Monteseirín. Y el episodio del veto al homenaje a Agustín de Foxá retrató el sectarismo y la cortedad ideológica de miras con que se maneja la coalición PSOE-IU gobernante en la capital de Andalucía.

Esa es la realidad que ha emanado de Sevilla en los últimos tiempos: corrupción, sectarismo, fullerías políticas… y despilfarro. Esa es la tarjeta de presentación de Sevilla, hoy por hoy. Y eso no hay campaña de imagen que lo borre por muchos duros que se vayan a gastar en lavar una gestión negra se mire por donde se mire. ¡Si hasta el propio PSOE tiene la ciudad entre las plazas críticas y decisivas donde se juega las elecciones de mayo! Sevilla se ve. Enseguida. Lo que se les ve es el plumero del juego sucio, que es en lo único en que son catedráticos.

javier.rubio@elmundo.es

07/1/11

Written by cardomaximo

12/01/2011 at 18:32

Publicado en Sin categoría

Tagged with , ,

>Que no se entere la Merkel

leave a comment »

>LO MEJOR QUE tuvo la cabalgata de Reyes Magos de ayer es que pasó en tres cuartos de hora. Total, como ya la habíamos visto el año pasado, y el anterior, y el anterior del anterior… se agradecía que fuera tan rápida: algo bueno tenía que tener. Bueno, eso y que por fin se jubilaron las abuelas de la carroza aquella de la tercera edad que daba penita verlas tirando los caramelos de uno en uno.

Por lo demás, la sensación de déjà vu acompañaba el cortejo desde la cruz al preste -huy, perdón, del coche de Protección Civil al autobús escoba de Casal-, como si ya se hubiera visto pasar antes con las mismas carrozas remozadas o directamente repintadas para disimular que no las cambian desde hace un lustro, por lo menos. Cabalgata de recuelo, como aquellos cafés de la posguerra que se obtenían de la segunda infusión de los posos sobrantes de la primera presión.

La cabalgata del Ateneo ha conseguido situarse en el olimpo de lo clásico: la carroza de las Crónicas de Narnia no podía ser más actual, con la cuarta entrega de la serie cinematográfica estrenándose en la cartelera navideña por estas fechas. Quién iba a reparar que la saga lleva cinco años justos en los cines de medio mundo. Y los lumpa-lumpa de la fábrica de chocolate Wonka de Charlie se van a salvar porque Zapatero ha impuesto la jubilación a los 67, que si no, ya estaban fuera de la carroza. ¡Qué sería del Ateneo sin Tim Burton, el cineasta autor de Pesadilla antes de Navidad!

Es de suponer que este año los responsables del Ateneo no promuevan la votación para indultar una carroza del cortejo, porque de hecho todas las que salieron ayer a la calle ya las había indultado la crisis o, mejor dicho, el aprovechamiento en beneficio propio que el Ateneo hace del dinero que le saca a la cabalgata.

Pero en fin, como pasaba ligerita y sin parones, no hacía frío y no había ni rastro de la anunciada lluvia, pues la cosa se sobrellevaba con entereza: los beduinos a caballo achuchaban a la infantería beduina y la Virgen María parecía que la iban a fichar en una versión de Jesucristo Superstar de lo que se movía, braceaba, tocaba el silbato y bailaba en lo alto de la carroza del nacimiento.

Todo como siempre, incluida la plasta de caramelos aplastados en el suelo que las barredoras 502 y 503 de Lipasam se esforzaban en despegar y limpiar nada más acabar de pasar el cortejo. Con la que tenemos encima, como se entere la Merkel de que se han tirado 50 toneladas de caramelos, nos interviene hasta la cabalgata. ¿Mira que si nos hace un favor?

javier.rubio@elmundo.es

06/1/11

Written by cardomaximo

12/01/2011 at 18:30

Publicado en sevilla

Tagged with , , ,

>Que subasten los tronos

leave a comment »

>EL DATO de la población reclusa entre los reyes magos de la cabalgata del Ateneo que se ofrecía ayer a los lectores no lo supera ni el Bronx en sus años chungos, porque es bien sabido que los índices de criminalidad en las grandes ciudades norteamericanas han caído una enormidad en los últimos tiempos y ya no es plan de seguir achacándolo al aborto de los hijos no queridos como hicieron los freakonomics Levitt y Dubner.

Un 33 por 1.000 de reyes magos enchironados es una estadística aterradora, que pone los pelos de punta: una de dos, o el Ateneo se equivoca mucho o los reyes se pasan a las filas del mal aprovechando para sus delitos los guantes blancos del traje. Menos los de Baltasar, que son negros, los guantes, no los delitos.

Si a los que han dormido en el calabozo se les suma los que andan en pleitos, entonces la cifra que sale es como para salir corriendo antes de que el rey de turno te dé un abrazo, con la cartera bien vigilada.

Y si la estadística se engrosa con los empresarios que han pegado el barquinazo o han acabado vendiendo lo suyo y viviendo de las rentas, entonces… la que sale retratada es Sevilla en esencia: una ciudad que vive de las apariencias pero con unos cimientos tan endeblitos que al primer arechuchón se le viene abajo el tinglado.

Quizá lo que falle sea el sistema de elección. Como está pensado para alimentar la vanidad de quien se siente llamado a tan alta función representativa una tarde al año, se propicia este mercadeo por lo bajini para que nadie se entere de que Fulano está tieso y no tiene con qué comprar los caramelos, para que Mengano cierre un trato desde lo alto de la carroza fardando de lo que no tiene o para que Zutano no se sienta herido en su amor propio porque sólo le concedieron la corona de Gaspar cuando a su enemigo íntimo Perengano le brindaron en bandeja la de Baltasar, figúrense que distingos hacen.

Así que lo que procede es abrir ventanas, encender los focos y que se subasten los tronos de los reyes magos. A ser posible, en Internet, en una conocida casa de pujas, para que todos viéramos la importancia que cada cual le concede a tan alto honor. Menudas sorpresas íbamos a llevarnos.

Si no se quiere hacer eso, entonces lo que procede es profesionalizar la cabalgata, dejarla en manos de un grupo de animación callejera y quitarle el tufo a sacristía y a casa de hermandad -con sus rencillas, sus malquerencias y sus puñaladas por la espalda- que la está matando. Eso o hacer apuestas sobre quién será el próximo rey mago en dormir a la sombra.

javier.rubio@elmundo.es

05/1/11

Written by cardomaximo

12/01/2011 at 18:28

Publicado en sevilla

Tagged with , ,

>Indicadores navideños

leave a comment »

>¿A QUE RECIBIÓ usted menos mensajes SMS en su teléfono celular la pasada Nochevieja? Bueno, y de los que envió, ya ni hablamos: al jefe de la oficina, por quedar bien; al primo sordo que nunca se entera de que lo están llamando; y a ese amigo inasequible al desaliento que sigue felicitando el Año Nuevo a las 8.30 de la mañana del día 31. Y ese último no cuenta, porque fue devolución de mensaje. Ah, qué tiempos aquellos en que te llegaban aquellas retahílas a cual más borde o más malage o más larga, hala y venga a reenviar, a todos los contactos de la agenda… y al resto de comensales para compartir la gracia… Pero eso se acabó.

Vamos que si se acabó. ¿Y los anuncios de turrones? ¿Dónde han ido a parar? ¡El lobo, qué buen turrón! Joé, pues lo habrán matado en una batida porque no hay rastro del lobo ni del que lo cazó. Y quien dice turrones, dice mazapanes o mantecados. Nada. Cómo será la cosa que el Papá Noel se ha quedado con tres pares… de gafas.

Hay más indicadores de la tiesura navideña, no se crean. Vamos a ver, el día de Año Nuevo, cómo estaba su calle de sucia. Porque aquí si no se ensucia parece que no estamos contentos. Pero, bueno, vale también. Seguro que hay algún economista indio o chino residente en los Estados Unidos que está dándole vueltas a la relación inversamente proporcional entre los metros de serpentinas tirados por la calle en Nochevieja y el incremento del PIB nacional. ¿A que no vio usted serpentinas? Y de los hilánganos esos de colores que lo dejaban todo pringado, ¿cuántos vio este año?

Aquí está todo el mundo a la cuarta pregunta y no es plan de andar tirando lo que sea por la ventana. Ni petardos, ¿verdad? Sí, los chavales se los reservaron para esa noche y a otra cosa, mariposa. No como antes, que estaban dos semanas seguidas dale que te pego con las bombetas y la traca dando la matraca.

Ahora, que el mejor indicador navideño de la crisis son los paseantes. Mucha gente por la calle, venga a mirar escaparates, que le van a sacar brillo a los cristales con la nariz pegada, pero de comprar, ah, esa es otra historia. Gente con las manos vacías o con una bolsita a lo sumo, pero eso de los paquetones es que hasta nos parece de horteras y nuevos ricos. Lo que éramos.

Eso sí, ha sido cobrar la nómina de diciembre y no vea las colas que se formaron ayer lunes en los centros comerciales de la periferia. Del centro histórico, con su plan de tráfico a cuestas, mejor hablamos otro día.

javier.rubio@elmundo.es

4/01/11

Written by cardomaximo

12/01/2011 at 18:24

Publicado en costumbres, economia, sevilla

Tagged with ,

>Sálvame del Ateneo

leave a comment »

>(Los que de un oficio tratan, / ponen, señor, a las puertas / un escudo de sus armas; / trato en honor, y así pongo / mi mano en sangre bañada / a la puerta; que el honor / con sangre, señor, se lava.)

Va para veinticinco años que la polémica versión de El médico de su honra con que se estrenaba la Compañía Nacional de Teatro Clásico subió al escenario del Lope de Vega sevillano. Marsillach y Cytrynowski desnudaron la escena -unos bancos como de gimnasia sueca por toda escenografía- para que resplandeciera en toda su crudeza el drama del médico afrentado que le receta una sangría a su mujer creyéndola adúltera para lavar su honra. El caso es que la obra (celos, venganza, honor) se ha vuelto a poner en escena la semana pasada en versión libre con protagonistas tan sevillanos como la Doña Mencía calderoniana. Sólo que el presidente del Ateneo, Alberto Máximo Pérez Calero, no llega a la altura del zancajo a Marsillach y este nuevo El médico de su honra le ha salido hecho un churro abominable del que nada hay aprovechable.

La apresurada sinopsis del lamentable espectáculo sigue sólo en parte el drama original de Calderón de la Barca. Aquí también ha habido un médico deshonrado en público que prefiere desangrar a su mujer en castigo. ¿Quién ha dicho que los dramas de honor están pasados de moda? Si acaso, lo que enseña este chusco episodio es que se han puesto al día con ex jesuitas taxistas que cuelgan los hábitos antes y después de yacer con damas a las que brindan consuelo espiritual… y carnal, hijos que corren en socorro de la víctima añadiendo oprobio al oprobio, jueces que dan carpetazo a denuncias ignominiosas y vengativos truhanes que disfrutan arrastrando por el fango a quienes osaron torcerle el gesto. Y también miserables revestidos con ropajes que les vienen grandes a los que les flaquean las piernas y arrebatacapas de fortuna que pasaban por allí. Todo un repertorio de personajes de nuestro Siglo de Oro.

Sólo que en el presente no hay nada de ese metal noble refulgente y sí mucha basura. Al fin y al cabo, lo que representa el episodio del rey mago es la entronización de la vulgaridad y el chismorreo como valores supremos de la sociedad. Las habladurías que condenaron a Doña Mencía en el drama calderoniano están a la orden del día en programas televisivos cotidianos hasta haberse convertido en el ingrediente fundamental de la información local estos días.

Lo sorprendente, lo realmente llamativo del caso, es que todas esas miserias humanas de las que todos estamos bien surtidos han pasado a ventilarse en público en vez de en la intimidad de la mesa de camilla o -en el peor de los casos- entre las cuatro paredes de una casa en El Rocío, que la romería pentecostal siempre había sido ocasión propicia para revelaciones demoledoras sobre la honra de los romeros.

Antes al contrario, ahora se airean los trapos sucios con impudicia manifiesta en un enloquecido turno de réplicas y dúplicas que sólo el buen criterio del director del competidor Abc ha parado a tiempo. Es el formato Sálvame trasplantado a la vida de unas personas anónimas de cuya existencia y peripecias no conocía más que sucírculo íntimo.

Lo que augura ese modelo en el que la escalada de imprecaciones carece de fin y en el que la propia conciencia de lo que está bien y de lo que está mal se supedita en todo momento a los fines perseguidos es la degradación de la convivencia hasta extremos que ni somos capaces de imaginar. El affaire Wikileaks ha comprometido la libertad con que se habla en secreto en modo análogo a como va a comprometer la proyección pública en Sevilla el affaire Melchor.

Hoy como ayer, sólo hay que identificar cuáles son los delitos imprescriptibles sobre los que la sociedad no concede remisión posible para mancillar el honor de algún rival. En el Siglo de Oro, tal delito era el adulterio. Hoy, son los abusos sexuales a menores o la violencia llamada de género. Y acaso porque en Sevilla estén más vivos que en ninguna otra parte los estereotipos sociales (las convenciones establecidas, la buena reputación, las apariencias que hay que guardar) es por lo que este drama de celos y venganzas se ha cobrado o se va a cobrar tantas víctimas.

El propio presidente del Ateneo ha confesado que el caso deja «tocada» a la institución que dirige. Tal vez convendría empezar por desmontar la excesiva influencia social que le hemos dado al hecho de disfrazarse con unas barbas y tirar caramelos a diestro y siniestro durante horas en plena calle.

Dejémonos de sandeces: la cabalgata no es nada. La ilusión de los niños nada tiene que ver con este desfile de vanidades pregonado hasta la náusea como si fuera el mayor honor que puede recibir en vida un sevillano. No, ya está bien. ¿Quién nos va a salvar de tantos ateneos en los que se barniza las presuntuosas ínfulas de quienes no tienen otro marco donde destacar? Esa salvación se me antoja urgente.

javier.rubio@elmundo.es

03/01/2011

Written by cardomaximo

12/01/2011 at 18:21

Publicado en sevilla

Tagged with , ,