cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for enero 2011

>Analfabetismo religioso

leave a comment »

>LOS CATÓLICOS NO deberían dejarse escandalizar por la foto de Txelis recibiendo la comunión en la parroquia de San Ignacio de Loyola -precisamente, del santo de Azpeitia que antes fue soldado de un regimiento del Rey y después general de la compañía de Jesús- de San Sebastián, sino por la poca cultura religiosa que demuestran personas a las que se les supone formación.

Vaya de entrada que se puede ser creyente, agnóstico o ateo, pero lo que no se puede ser es analfabeto religioso por usar la expresión que ha hecho fortuna en los aledaños de Heliópolis. Gordillo ha respondido como debía, que una cosa es no saber cómo se mueve el mercado de fichajes, con sus tiburones dando dentelladas y sus comisionistas dando bocados, y otra bien distinta es no conocer la vergüenza.

El etarra Txelis es la puesta al día de la parábola del hijo pródigo tan clarita de entender. ¿No dice el Evangelio que hay más regocijo en el cielo por un pecador arrepentido que por cien justos? El perdón de Dios, esa expresión tan popular, es algo tan alto y tan personal que no somos los demás quiénes para inmiscuirnos en la conciencia del prójimo, aunque sea un tipo bajo cuyas órdenes se cometieron 200 asesinatos. A lo más que podemos aspirar es al perdón de los hombres, que se sustancia en la condena penal impuesta por un juez por delitos probados.

Esta confusión de planos es más frecuente de lo que parece. Y no beneficia en nada ni a los creyentes ni a la Justicia. Digamos que cada carril discurre sin rozarse con el otro y ya depende de la geometría de creencias propias que se considere que esas paralelas se cortan en la Eternidad del Infinito o jamás lo harán.

Por eso, cada vez que se examina una cuestión religiosa desde la óptica jurídica, se corre el riesgo de caer en errores de bulto. Es lo que le acaba de suceder a la juez que ha dado carpetazo a la denuncia por la campaña contra el sida de Juventudes Socialistas que presentaba un condón como una hostia.

Los católicos no deberían escandalizarse por el sobreseimiento, sino por la pifia teológica de su señoría cuando dice que «si importante es para un cristiano practicante recibir el cuerpo de Cristo a través de la hostia consagrada, igual de relevante es para la lucha contra el VIH el uso del preservativo». ¿Lo ven? El cuerpo de Cristo, no bajo las especies del pan y el vino, sino a través de la hostia. ¡En la ciudad que ha hecho del Corpus Christi una de sus señas de identidad! ¡Y pensar que media Europa guerreó contra la otra mitad por la doctrina de la transubstanciación para llegar a esto!

javier.rubio@elmundo.es

18/1/11

Written by cardomaximo

19/01/2011 at 10:54

Publicado en costumbres, historia

Tagged with , ,

Canal Sevilla-Bonanza II

leave a comment »

El culebrón del dragado del Guadalquivir para aumentar la profundidad del cauce y que buques de mayor calado puedan remontar el río hasta el puerto fluvial de Sevilla lleva camino de convertirse en una reedición del nonato canal de Sevilla a Bonanza en el que el tardofranquismo cifró todas las posibilidades de desarrollo económico de la capital andaluza durante décadas.

Puede que, de hecho, el dragado se haya convertido ya en un nuevo proyecto irrealizable como aquel canal navegable que iba a servir para convertir al único puerto interior de España en cabecera de la modernidad. Sevilla lleva oyendo hablar del dragado del Guadalquivir más de una década. Se han evacuado informes, se han dirimido cuestiones técnicas, se han alzado voces a favor y en contra, pero no se ha sacado ni una pala de limo del fondo del río hasta hoy.

El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino prescribió el viernes pasado a la Autoridad Portuaria que el dragado del río tiene que contar con el visto bueno del Consejo de Participación del Entorno Natural de Doñana para luego volver al departamento ministerial de Rosa Aguilar para la autorización definitiva hechas todas las salvedades incluidas en la declaración de impacto ambiental de 2003 y el reciente informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Es decir, dragar lo mínimo indispensable, regenerar el estuario y prevenir la erosión de las márgenes. En tales circunstancias, ¿merece la pena meterse en faena?

La cuestión reúne suficientes controversias científicas cuya consideración no cabría en esta página. Lo que sí cabe examinar es la actitud que está manteniendo la Autoridad Portuaria en torno a una labor crucial como es la excavación del cauce fluvial si se quiere que toquen puerto barcos de mayor tamaño que los actuales… ahora que la manga ya no es inconveniente porque se ha ampliado la esclusa. Y ahí justamente es donde se transparenta el título de esta sección, porque la nueva compuerta de acceso al río urbano, con una inversión de 170 millones de euros, es ahora la gran justificación para hacer el dragado inevitable.

Durante mucho tiempo, dragado y nueva esclusa fueron de la mano. La una no tenía sentido sin el otro. Hasta que la oportunidad política separó las dos obras hidráulicas claves en el puerto de Sevilla del siglo XXI. La esclusa ha entrado en uso, pero el dragado sigue literalmente enfangado en la marisma: arroceros y ecologistas se echan las manos a la cabeza porque la ‘autopista fluvial’ afectaría a los cultivos y al inestable equilibrio de la vida natural del estuario.

Un nuevo estadio olímpico

Sólo que ahora está en servicio la esclusa de 170 millones de euros, que sin el dragado se convertiría en un nuevo estadio olímpico de la Cartuja, una de esas obras colosales que Sevilla levanta cada quince años sin tener asegurado el uso que se les va a dar. ¿Por qué no se esperó a hacer la compuerta cuando estuviera resuelto el dragado? ¿O lo que se intenta es presionar por la vía de los hechos consumados?

La argumentación del presidente de la Autoridad Portuaria, Manuel Fernández, de que el dragado es vital si se quiere evitar episodios como las inundaciones de Écija no es de recibo en alguien, no de su valía profesional, pero sí de su experiencia en un cargo tan principal y tan bien remunerado.

Aludir a los cadáveres de animales muertos en un cauce por el que suben o bajan, grosso modo, cinco millones de toneladas al año es una ridiculez como si se pudiera comparar un río con más de cien metros de orilla a orilla con una tubería de un metro de diámetro que una vaca hinchada pudiera obturar. Aparte de que todos los informes destacan que lo que necesita el estuario y sus marismas asociadas son más inundaciones y no menos.

El asunto es suficientemente delicado y tiene suficientes aristas como para no caer en esas simplificaciones de barra de bar. El puerto volverá a convertirse en el argumento de la campaña electoral, como cada cuatro años: se magnificarán sus potencialidades, se esconderán sus limitaciones y todos los candidatos apelarán a que el río debe convertirse en motor de la economía sevillana. Es lo que tiene la retórica electoral.

Por eso sería de agradecer que no se echara mano del recurso a los cruceros turísticos para justificar una obra de tal envergadura: no merece la pena poner en riesgo el humedal de mayor valor ecológico del sur de Europa para que quinientos o mil turistas remonten cada vez el Guadalquivir rumbo a Sevilla. Sencillamente, para ese viaje no hacen falta unas alforjas tan caras.

javier.rubio@elmundo.es

17/1/11

Written by cardomaximo

18/01/2011 at 18:26

>En Barcelona, sí; aquí, no

leave a comment »

>SE LO ESCUCHÉ la otra mañana en el programa de Carlos Herrera a Joaquim Nadal, que se ha convertido en el hombre fuerte del PSC en el Parlament de Cataluña, a propósito de las primarias que los socialistas van a dirimir para tratar de salvar los muebles en las elecciones municipales de Barcelona: «No hay nada peor que cuando las cosas van mal, que éstas no se muevan, que se produzca un enquistamiento». Y qué mejor zamarreón que convocar a la militancia para que opine y exprese nítidamente sus preferencias por uno de los dos candidatos que se van a disputar encabezar el cartel electoral en mayo.

El alcalde Jordi Hereu se las va a ver con Montserrat Tura, consellera de Justicia hasta el cambio de gobierno en Cataluña, a pesar de que la norma del PSOE -que no es lo mismo que la del PSC, claro- es que no se convocan primarias allí donde se está en la Alcaldía. En el PSOE-A de Pepe Griñán -que no es lo mismo que el PSOE, claro también- la norma ha sido que no se convocan primarias en ningún sitio y sanseacabó, no fuera a ser que se las plantearan a él mismo. Tal vez ello explique que en el acto de presentación del candidato Espadas no tuviera rubor ninguno en robarle protagonismo y aparecer él mismo como el aspirante deseoso de recibir el refrendo de la militancia, el aplauso de los fieles y el aliento de los incondicionales.

Vuelvo a Nadal y al riesgo cierto de enquistamiento que observaba en su partido. Cualquiera que esté mínimamente atento a lo que sucede con el PSOE sevillano coincidirá en que el gran partido tanto tiempo hegemónico en la provincia se encuentra en ese delicado trance. Llenar el auditorio de Fibes a base de acarrear pensionistas septuagenarios de las agrupaciones locales puede servir para calmar la ansiedad de tener que enseñar músculo para confirmar la supremacía, pero en el fondo lo que hace es acentuarla.

El ambiente que trasminaba el palacio de congresos el lunes por la noche debía de parecerse mucho al de los asediados resistentes del Álamo, haciendo acopio de toda la munición a mano y recurriendo a todos los hombres útiles para empuñar un arma con la que defender el bastión. Sí, el candidato es nuevo, pero en su discurso y en su actitud latía la defensa de todo lo bueno (y también lo malo, ése es su pecado original) que han hecho los socialistas.

Está por ver quién lleva razón. Si el inmovilismo sevillano o el meneo barcelonés. Puede que, a la postre, ninguna medicina surta efecto cuando la metástasis del derrotismo hace tiempo que minó el cuerpo electoral socialista.

javier.rubio@elmundo.es

14/1/11

Written by cardomaximo

16/01/2011 at 17:09

Publicado en Sin categoría

Tagged with ,

>No te muevas de tu barrio

leave a comment »

>NO HACE tanto tiempo, el encomio de las bondades de una vivienda ineludiblemente hacía referencia a dos cosas: a lo bien comunicada que estaba con el centro de la ciudad y a la oferta comercial y de ocio de la zona donde radicaba. Irse a vivir a Triana, por ejemplo, siempre fue andarse por los arrabales, con el río por medio para llegar a Sevilla. Al cabo de los años, los trianeros experimentaron algo parecido al exilio cuando las riadas y la salubridad general de los corrales se los llevaron a manojitos al Polígono de San Pablo. Aquello sí que estaba retirado.

Pero ya fuera en las casitas de la Dársena o en los bloques de Antioquía, la referencia seguía siendo el centro comercial de la ciudad y su variada oferta de tiendas, teatros y cines para todos los bolsillos y todos los gustos. Y el sistema viario de la ciudad estaba enfocado para que de los barrios distantes se pudiera llegar con comodidad al casco antiguo.

Todo aquello empezó a cambiar con el empeño andalucista del «Barrio a barrio» con marcada tentación electoralista. De aquella época son las bolsas de plástico con el eslogan más reaccionario y dirigista que se recuerda: «Compra en tu barrio». Luego llegó el remate con el discurso de la policentralidad del que alguna vez habló Monteseirín y que ahora parece que nunca existió. Y ahí se fraguó el proteccionismo de barrio en el que andan nuestros políticos locales, a un paso de reinstaurar los almojarifazgos y alcabalas para obligar a todo el mundo a comprar en la tiendecita de al lado de su casa por narices.

Izquierda Unida, que siente predilección por meterse en la vida privada de los ciudadanos, ha puesto en marcha una campaña bajo el eslogan «Tu barrio, tu centro de compras» con la que quiere congraciarse con los tenderos y, de paso, reducir la tendencia de «compra excesiva» en las grandes superficies, que ni crean empleo, ni pagan impuestos, ni generan riqueza en la ciudad, ni nada de nada.

Todo obedece a una estrategia calculada al milímetro: una vez que se dificulta la llegada al centro, se promueve una campaña que desincentiva el desplazamiento para hacer la compra so pretexto de la defensa del comercio tradicional, al que le han dado la puntilla.

El siguiente paso es la desarticulación de la ciudad como una entidad unitaria, descoyuntada en once reinecitos de taifas llamados distritos con su virrey y su pleno en miniatura costeado con cargo al bolsillo del contribuyente. Exactamente como esas bolsas cutres en las que llaman «mercado» a lo que toda la vida de Dios le hemos dicho «plaza». ¿Por qué no dejan que gastemos nuestro dinero donde nos dé la gana?

javier.rubio@elmundo.es

13/1/11

Written by cardomaximo

14/01/2011 at 17:00

Publicado en Sin categoría

Tagged with , ,

>Heráclito se baña en el Betis

leave a comment »

>CUÁNTA AGUA habrá pasado bajo los puentes desde que Alejandro Rojas Marcos se presentó en la campaña electoral con aquella idea tan sugerente de convertir el Guadalquivir en la calle principal de Sevilla. Aún tengo frescas en la memoria aquellas postales con el trazado del viejo Río Grande de los árabes pintado en rojo tal como discurre, de norte a sur, como el contorno de un corazón. Corría el año 1987 y todavía no se había puesto en marcha la campaña del «Amo Sevilla». Veintipico años después, seguimos en la misma zapata del puente.

Antes de esa fecha, ya se había producido la primera intentona municipal para recuperar la margen izquierda de la dársena entre los puentes de San Telmo y del entonces Generalísimo. Los socialistas gobernantes, con Beneroso al frente del Urbanismo y Del Valle de alcalde, habían buscado ideas para construir un waterfront inspirándose en el de Londres en la fachada de Battersea al Támesis. Aquello se quedó en Costa Delicias, que eran unos chiringuitos para cubatear en verano.

El candidato socialista, Juan Espadas, ha rescatado el río como arteria principal de la ciudad. O, al menos, eso se deduce de su trastabillada intervención del lunes en Fibes: propone «impulso a la actividad turística a través de nuevos aprovechamientos del río» para el Casco Antiguo; «zona de actividades fluviales recreativas y de ocio en la dársena» para el distrito Macarena; y «desarrollo de actividades náuticas mediante la instalación de un nuevo puerto deportivo» para Los Remedios.

Imagino que Alfonso Guerra se removería en su asiento en el auditorio del palacio de congresos. Porque la historia del puerto deportivo es de 1988, cuando el difunto Manolo Prado y Colón de Carvajal desembarcó en Sevilla como émulo de su antepasado, el Almirante de la Mar Océana, para hacer las Indias. El proyecto Marina de Sevilla preveía enajenar el frente fluvial del cauce histórico de los Gordales para instalar allí un puerto deportivo de lujo y un hotel con el nombre de Juan Carlos I. Guerra se cargó el invento en el consejillo de subsecretarios impidiendo a Patrimonio autorizar la operación.

De aquello va para un cuarto de siglo. Y todavía seguimos en las mismas, dándole vueltas al río. El que no quiere poner un bus fluvial (Zoido o Torrijos), quiere construir un distrito financiero (Monteseirín) o hacer una playa urbana (Rojas Marcos), pero a la postre nada cobra cuerpo como si la ciudad fuera incapaz de modelar los resbalosos y escurridizos limos de la orilla del Padre Betis. Heráclito podría haberse bañado dos veces o más en el río que nos lleva.

javier.rubio@elmundo.es

12/1/11

Written by cardomaximo

13/01/2011 at 13:06

Publicado en Sin categoría

Tagged with , ,

>Epifanía de Guerra

leave a comment »

>SE PRESENTÓ el candidato Espadas en Fibes -que son ganas de mentar la bicha de la ampliación aún inconclusa- en un auditorio festoneado para la ocasión con sus furgones policiales a la entrada, medio centenar de funcionarios pitando, abucheando a los invitados y coreando eslóganes tan mordaces como «La mujer de Espadas es una enchufada», catorce autobuses en los que se había acercado a la militancia de las agrupaciones locales para llenar de sobra el aforo de mil plazas y una quincena de coches oficiales de alta gama que parecían aparcados para un anuncio ante las cascadas en funcionamiento del palacio de congresos.

Se presentó Espadas, pero quien se llevó la ovación de la tarde fue Alfonso Guerra, el candidato imposible, que fue capaz de sintetizar en cuarenta segundos la charleta desestructurada y reiterativa que Griñán y Espadas venían hilvanando en un pretendido repaso a las ideas fuerza del programa electoral. Guerra, al que le habían grabado un canutazo a la entrada del acto, fue capaz de enardecer al respetable con uno de esos quites por chicuelinas que tan bien se le dan: «Unos se ocuparían sólo de las tradiciones y otros querrían cargarse las tradiciones», dijo centrando el toro. Desmonterado, recibió en pie la ovación del público. Fue su epifanía en vez la de Espadas, a quien le habían regalado un vídeo de flamenquito con todos los tópicos del sevillanismo -«tus calles son trozos de cielo», pero cuidado con pisar donde no se debe- que la charleta con Griñán parecía combatir a base de remontarse al campus de excelencia universitaria, el cordón umbilical de un recién nacido que sirvió para curar a su hermanito y otros logros de tinte progresista resumidos en el lema del presidente andaluz: «La educación es la patria del socialismo».

Pero el ambiente estaba frío, porque el discurso del candidato no conectaba con nadie por más guiños que hacía a los líderes de las asociaciones vecinales presentes. Se dio un paseo virtual a trompicones por los barrios prometiendo parques infantiles, terminales de crucero y mucho liderazgo cooperativo, economía de escala, capitalidad metropolitana y ocio productivo que él sabrá lo que es, si hacer crucigramas o escuchar el adagio de la Quinta de Mahler, en homenaje al Guerra, que le había puesto en suerte el morlaco para que entrara a matar.

Y el candidato entró a matar. Asumió la herencia envenenada de Alfredo, miró de reojo dos veces a Zoido y concretó su única promesa del día: un campo de fútbol como se merece la Unión Deportiva Bellavista. Grandes aplausos y de vuelta al autobús.

javier.rubio@elmundo.es

11/1/11

Written by cardomaximo

12/01/2011 at 18:36

Publicado en Sin categoría

Tagged with , ,

>Lo indispensable y lo prescindible

leave a comment »

>El candidato socialista Juan Espadas da hoy el pistoletazo de salida a la carrera electoral con su presentación en sociedad por todo lo alto, aplazada a finales de noviembre. Mes y medio después, la contienda por el sillón de la Alcaldía recobra su pulso con los tres contendientes en liza y cuatro apasionantes meses por delante en los que nadie sabe qué va a ocurrir.

Al debate eminentemente local de unas municipales, se van a superponer inexorablemente las circunstancias económicas del país. Es verdad que la situación de los mercados de deuda se iba a poner difícil en este primer trimestre del año, pero la sorpresa es que el ataque de los especuladores y de los acreedores se haya iniciado tan pronto como se han recogido los 57.000 kilos de desperdicios (la mayoría, caramelos tirados al suelo consciente y deliberadamente) de la treintena de cabalgatas de Reyes Magos que se han paseado por Sevilla.

En el momento en que Portugal tire la toalla y se acoja a alguna fórmula de intervención conómica, España se quedaría sin más cortafuegos a la espera de que las medidas impopulares que tiene que tomar el Gobierno basten para saciar el hambre de los mercados.

Llegados a este punto, el lector puede preguntarse qué puede importar que Zapatero se vea desautorizado y el país entregado a una suerte de protectorado económico que lleve a cabo el ajuste necesario para seguir sobreviviendo en el concierto de naciones y, de paso, salve el euro. Y más aun, el lector puede interesarse de qué manera ese paisaje ciertamente desolador puede afectar a Sevilla.

No seamos tan presuntuosos como para pensar que el mundo gira alrededor de nosotros: una ciudad medianita capital de una región en la cola de las estadísticas europeas en un país de la periferia en grave riesgo de irse al garete. Eso es Sevilla hoy por hoy.

Pero qué duda cabe que lo que suceda con la economía española tendrá su correlato en la política local durante estos cuatro meses y medio que faltan hasta el día 22 de mayo. Por lo pronto, la ciudad recibe el año 2011 sin presupuestos aprobados en tiempo y forma, lo que viene siendo una constante de la coalición de gobierno PSOE-IU. Y es más que probable que la prórroga de los presupuestos vigentes de 2010 se alargue, como otros años, hasta bien entrada la primavera.

En realidad, poco importa prorrogar la ordenanza de presupuestos del año pasado o aprobar unos nuevos con el escasísimo margen de maniobra que le queda al Ayuntamiento después de pagar a su personal y transferir las cantidades millonarias que demandan las empresas municipales para no verse abocadas a su extinción societaria. Simplemente, no hay nada que invertir, sólo gestionar las nóminas y pelotear las letras que giren unos proveedores a los que se paga tarde y mal.

Este panorama de la hacienda local sevillana tiene su traducción en la carrera electoral: no habrá dinero para prometer nada, a menos que se imponga un severo ajuste de costes de personal que, sinceramente, ningún político en su sano juicio va a anunciar jamás.

Así que en vista de que no hay harina que moler, los candidatos locales podrían empezar por ponerse de acuerdo en cuáles son los servicios públicos básicos en los que no se puede escatimar. Por si no lo tienen pensado, ahí va un sucinto guión de lo indispensable: seguridad ciudadana, conservación de colegios, ayuda domiciliaria, limpieza viaria y transporte colectivo. El resto queda a merced de las promesas electorales y la habilidad de las autoridades para conseguir ingresos extraordinarios con los que financiar inversiones o mejoras.

Y todo lo demás debería someterse al escrutinio de la eficacia en el gasto, la eficiencia en la gestión del dinero público y la necesidad de contraerlo. ¿Cumple alguno de estos requisitos la campaña de propaganda que ha anunciado el alcalde Monteseirín como regalo de despedida? En absoluto. Luego, convendría empezar por ahí y luego, examinar una por una todas las partidas presupuestarias hasta completar el mapa de lo indispensable y de lo prescindible.

No hay más cera de la que arde. Y puede que haya menos todavía si finalmente el país tiene que echarse en brazos de sus salvadores foráneos. Convendría que, entre todos, ahora que se avecina una endiablada campaña electoral de cuatro meses, fuéramos capaces de discutir dónde se puede ahorrar hasta el último céntimo y dónde se debe mantener o, incluso si es posible, incrementar el gasto.

Porque si no lo hacemos y nos dedicamos a discutir del traslado de la Feria de Abril o la expropiación de Tablada como irresponsablemente hemos hecho los últimos diez años, alguien acabará decidiendo por nosotros qué es lo que se puede mantener y lo que no. Y no habrá vuelta de hoja, ni para Zoido, ni para Espadas, ni para Torrijos.

javier.rubio@elmundo.es

10/1/11

Written by cardomaximo

12/01/2011 at 18:34

Publicado en Sin categoría

Tagged with , , ,