cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Qué necesidad hay de engañar

with one comment

 

DESPUÉS DE algunos años enfrente de los políticos, necesariamente uno se hace a convivir con una parte de falsedad en sus discursos. Es como un resorte genético que los obligara a soltar una mentirijilla cada cierto tiempo para tener algo que ocultarle a la prensa y vivir en la intriga permanente. Incluso uno ha llegado a comprender que la mentira con mayúsculas proteja asuntos vidriosos como el chivatazo del bar Faisán, la composición de los explosivos del 11-M o el control sobre los expedientes de regulación de empleo. Les va la vida en ello, ni más ni menos.

Pero la fecha de terminación de una obra se me escapa entre estos asuntos de vital importancia cuyo ocultamiento se convierte en necesidad imperiosa. Y, sin embargo, en Sevilla tenemos -menos mal que ya por poco tiempo- a un especialista en la mentira sistemática sobre los plazos de una intervención en la vía pública. Qué necesidad tiene este hombre de andar anunciando la inminencia del fin de las obras si de más sabe él que los plazos que promete son ficticios. Pues nada, ahí sigue nuestro concejal de Movilidad, Francisco Fernández, erre que erre, inasequible al desaliento, prometiendo para mañana la culminación de la obra pública que tenía que haberse terminado no hoy, sino ayer.

El paso subterráneo de la avenida de la Palmera se empezó a construir en diciembre de 2009. En una casetilla de obras donde una azafata enseñaba los planos a los vecinos, se fijaba un año de plazo para los trabajos. Pero la obra avanzó más despacio de lo que pudiera imaginarse y se plantó en abril con el asfalto cuarteado y el subsuelo apenas arañado.

En junio del año pasado, cuando era evidente que no se avanzaba al ritmo previsto, todavía seguía nuestro hombre anunciando para octubre o noviembre del año pasado la reposición de la calzada y la normalización del tráfico rodado. Era imposible que se cumpliera tal fecha, que llegó y se sobrepasó de largo.

En enero de este mismo año, con trece meses de trabajo a la espalda, el concejal Fernández anunció una nueva fecha, tal vez para sacudirse el síndrome de abstinencia que castiga a un político cuando pasa el tiempo sin deslizar una falsedad. Dijo que en marzo estaría listo.

Empieza marzo, pero el concejal se dio prisa en fijar para antes de Semana Santa el fin de las molestias para los automovilistas. ¿Qué necesidad hay de engañar constantemente?

javier.rubio@elmundo.es

1/3/11

Written by cardomaximo

02/03/2011 a 18:13

Publicado en sevilla

Tagged with ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Yo creo, creer es uno de los pocos vicios que el el precio del petroleo no merma, que es sencillamente para no caer en un agravio comparativo, el volumen de la enciclopedia de mentiras políticas del metro, esta tan surrealistamente (palabro creado a tal ocasión) decorado, que ya se vería extraño que no se cayeran en esa retahíla de falsas verdades, que al final nadie se cree, es convocar una rueda de prensa para contar una mentira, que todos sabemos que es incierta, pero vamos igualmente para poder así cultivar el género información desinformada, neurosis gramatical.

    Me gusta

    samycaro

    02/03/2011 at 19:30


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: