cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for marzo 17th, 2011

Una cruz en el patio

leave a comment »

LA CHAVALERÍA estaba revolucionada en las filas antes de entrar al colegio. Los chiquitines llevaban pétalos de flores y en los mayorcitos había ese bullebulle de las ocasiones señaladas. También ellos podrían decir, como el hermano mayor de San Gonzalo ante el viacrucis con el Señor del Soberano Poder, que «es algo que le ocurre a uno una vez en la vida». Para unas personitas de 8 o de 12 años, una cruz que lleva dando vueltas por el mundo desde 1984 es un objeto misterioso: la de sitios por las que habrá pasado, la de manos que la habrán rozado y la de vidas entrecruzadas en todo ese tiempo, que para ellos es una eternidad. «Entre veinticuatro niñas no podíamos con ella», tercian las mayores para nimbar el halo de misterio con otra cualidad extraordinaria del madero.

Pero la cruz de la Jornada Mundial de la Juventud que se pasea estos días por Sevilla es más bien normalita. De hecho, le puede caer toda la lluvia del sábado -cuando monseñor Asenjo se dejó besar no el anillo pastoral sino poniendo la otra mejilla a las madres de los rapazuelos que revoloteaban en la plaza del Triunfo- que no se estropea. Y no tiene que venir ningún restaurador a cuidar de la encarnadura. Si acaso, un ebanista cuando el barniz empiece a faltar. Es lo que tienen los símbolos: el significado importa por encima del significante. Si lo sabrán eso en el barrio de León: dos horas estuvieron las criaturas de la hermandad esperando la clarita que les permitiera atravesar el río como alma que lleva el diablo con tal de lucir como correspondía el estreno de la túnica bordada para la ocasión. Bueno, por el Tardón y por otros catorce barrios de la ciudad que dejaron a buen recaudo, en vista del chaparrón, sus cruces de guía con que debían señalar las estaciones del viacrucis. No fueran a estropearse a un mes de la Semana Santa.

La cruz en el patio, llueva a o ventee, como símbolo del ecumenismo católico que lo mismo preside el funeral del ministro paquistaní para las Minorías (martirizado por su fe) que una excursión de boy-scouts muniqueses. La cruz de guía convertida en una joya patrimonial tan valiosa que no puede exponerse a fenómenos meteorológicos adversos como símbolo de una fe local encerrada sobre sí misma.

Sólo me queda invocar a León Felipe: «Que no haya un solo adorno / que distraiga este gesto: / este equilibrio humano / de los dos mandamientos… / sencilla, sencilla… / hazme una cruz sencilla, carpintero». Una cruz para el patio.

 

javier.rubio@elmundo.es

16/3/11

Written by cardomaximo

17/03/2011 at 13:12

Publicado en costumbres, sevilla

Tagged with , ,