cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for marzo 26th, 2011

El deber de unos padres

leave a comment »

COMPLETAMENTE EN SERIO: ¿no admiráis la grandeza de nuestro sistema judicial que se abstiene de condenar a un culpable, aun siéndolo, por falta de pruebas?, ¿no es esa Justicia técnica, fría y desapasionada una victoria rotunda de la civilización y la convivencia en sociedad por encima del atavismo que dictaría la venganza?, ¿no es Roma la que se impone, dos mil años de historia a cuestas, a la judaica Ley del Talión?

Si el juez de Menores no ha encontrado pruebas de suficiente calado para inculpar a ese pillastre conocido por el alias de ‘El Cuco’ en la violación y muerte de la joven sevillana Marta del Castillo es porque no le han convencido las que le han presentado. Y aunque su señoría, la familia de Marta del Castillo y nosotros mismos estemos convencidos de que en el piso de León XIII sucedió mucho más de lo que han contado los implicados, no tenemos medio lícito de probar nada más. Hasta ahí podíamos llegar y hasta ahí ha llegado su señoría.

O sea, que la sensación de que se nos ha escurrido entre las manos un asesinato alevoso deberíamos imputársela a quienes llevaron la investigación, tomaron declaraciones, interrogaron a los detenidos… o a esos padres que «ampararon y justificaron» la conducta de su hijo menor de edad para salvarlo a toda costa.

He ahí la almendra de todo el caso: el deber categórico de cada uno. No la obligación legal de no cometer un delito, ni siquiera el deber moral de confesarlo y repararlo en lo posible después; ni siquiera el deber social de odiar al delito pero mostrar compasión por el delincuente. No, sino el deber ético de cada uno de nosotros.

Esos padres que se ven señalados en un paréntesis (como en el teatro, una acotación del juez que da rienda suelta al reproche moral que ha rumiado durante semanas), esos otros que se encomiendan no a la Justicia divina sino al revanchismo carcelario. Qué se supone que deben hacer unos progenitores a los que les han matado a una hija cuyo cuerpo además les han hurtado. Y qué se supone que deben hacer otros a los que el hijo se les ha descarriado del todo por un delito gravísimo. Cómo se supone que deben actuar, qué grado de circunspección estamos dispuestos a exigirles en el fragor de la vista oral o sus secuelas.

Y ahora examinémonos nosotros también. Qué hubiéramos hecho. Pero en ambos lados: el de la víctima y el del victimario. Qué estamos haciendo como meros espectadores del espectáculo judicial. ¿De verdad nos alegramos de que haya resplandecido la Justicia aunque no se amolde a nuestros prejuicios?

 

javier.rubio@elmundo.es

25/3/11

Written by cardomaximo

26/03/2011 at 13:24

Publicado en justicia

Tagged with