cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for marzo 2011

El nombre de las cosas

leave a comment »

FELIPE GONZÁLEZ va a tener una biblioteca en su ciudad, lo cual viene a ser -o más bien desearía uno que fuera- como la importación de la costumbre norteamericana de que los ex presidentes leguen sus libros, sus notas y todo el material de su mandato que no esté bajo el sigilo oficial a una biblioteca-museo que perpetúe su nombre en la ciudad más representativa de su trayectoria política. Así es desde que Franklin Delano Roosevelt creó la oficina correspondiente para administrar esos legados recogidos en instalaciones erigidas con fondos privados y públicos que no pueden ser federales. Qué mijitas se ponen estos yanquis con los dineros de todos.

De modo que la biblioteca municipal del paseo Juan Carlos I va a llevar el nombre del ex presidente sevillano, pero nada se ha anunciado de que éste vaya a legar material historiográfico. ¿Por qué no se anima y deja las notas de despacho, por ejemplo, sobre la caída de la cúpula etarra en Bidart? A ver si nos enteramos de una vez de lo que le quiso decir exactamente a Millás en la célebre entrevista del dilema moral de volar o no a los terroristas…

Bueno, ¿por qué no iba a tener Felipe González su biblioteca en Sevilla? Ojalá Suárez tuviera la suya en Cebreros, Aznar en Quintanilla de Onésimo (huy, perdón, que no se llama ya así) y Calvo-Sotelo en Ribadeo, de cuya ría lo hicieron marqués. González se merece que una biblioteca de Sevilla lleve su nombre, no por nada, sino por ex presidente del Gobierno de la Nación con independencia de lo que a cada cual le pareciera su desempeño. Lo que no está tan clara es la motivación que ha usado Monteseirín para justificar que sea la del paseo Juan Carlos I y no otra: «Está frente a la Expo 92, en la que algo tuvo que ver González». Menuda memez.

Lo que ya es un mérito es que la biblioteca se haya librado de la oleada feminizante que pretende «hacer visible la participación de la mujer en la vida política y social» en edificios públicos como las estaciones del AVE: la de Málaga se dedicó a María Zambrano; la de Granada se va a llamar Mariana Pineda y en Huelva andan a la greña discutiendo si llamarla Zenobia Camprubí, que era la mujer de uno al que le dieron un premio de Literatura en Estocolmo pero que escribía con faltas de ortografía. Así las cosas, no sabe uno si nuestra Santa Justa (por el prado donde se asentó) tiene los días contados o se salvará de la persecución (como en tiempos de Diogeniano) por mujer y alfarera (que le da puntos) aunque virgen y mártir (que se los termina de quitar).

javier.rubio@elmundo.es

10/3/11

Written by cardomaximo

11/03/2011 at 13:33

Contrición cuaresmal

with one comment

PIDO PERDÓN por este artículo y por muchos como éste (¡si se pudiera salvar media docena como Yahvé buscaba diez justos en Sodoma!) que he perpetrado desde hace tanto tiempo. Pedir perdón: qué fórmula tan anticuada, tan fuera de sitio. ¿No es eso lo que toca ahora por muchas torrijas y muchos azahares y muchos pregones con que nos deleitemos? ¿Pedir humildemente perdón sabiéndonos errados, ignorantes, jactanciosos, egocéntricos, petulantes, soberbios, malintencionados…?

La lluvia tras los cristales de este Martes de Carnaval en que escribo se ha llevado todos los excesos y sólo queda la fría ceniza de este miércoles para recordarnos la condición pasajera de nuestros días, el barro del que nacimos y al que habremos de volver, la fugacidad de nuestras vidas, apenas un instante en el tiempo cósmico. ¿Qué hubo antes del tiempo? Por ahí debería empezar hoy el Génesis puesto al día.
Perdón. Hago propósito de la enmienda de no volver a lucubrar tan en vano, me propongo firmemente nunca más volver a ahondar en dilemas metafísicos en este rinconcito.

Quiero pedir la absolución también por haber idealizado tanto a Sevilla en todo lo que he escrito como para personificarla. Compasión por haberla encumbrado como una novia altiva, indulgencia por haberla denostado como una madrastra cruel, clemencia por amarla con sus defectos sin pretender cambiarlos, perdón por haber convertido esta columna tantas veces en púlpito y confesionario de mí mismo. Perdón por haber hecho de la ciudad, de sus fiestas y sus costumbres, materia indiscutible. Perdón por haber añadido algún eslabón más sin pretenderlo a las tradiciones.

Pido generosidad de trato por las veces que he desconfiado de unos y he creído ciegamente en otros. Sí, es verdad que eso de la fe incontrovertida es pecado de juventud y como tal debe de justificarse. Misericordia por la vehemencia con que defiendo mis ideas tratando de convencer a los que son aun más escépticos que uno mismo. Piedad por la ironía con que despacho propuestas o iniciativas de las que descreo desde el primer minuto sin darles tiempo a probar nada.

Perdón por el incienso que tan frecuentemente se cuela en esta página. Perdón por el frío de sacristía y el calor de ágora que a veces se juntan. Pido clemencia para mis faltas, comprensión para mis obsesiones, justicia para mis yerros, absolución para mis culpas. Si es delito amar este tiempo y esta ciudad, aquí prendedme. ¿Qué perdón imposible puede impetrar un loco de amor?

9/3/11 

Written by cardomaximo

10/03/2011 at 13:42

Publicado en costumbres, patrimonio

Tagged with , , ,

Cáncer con todas las letras

with one comment

NO, NO TENGO ninguna razón personal para pedir ningún favor. Pienso en mucha gente conocida y alguna a la que he querido que ha padecido cáncer: unos todavía están por aquí y otros ya no. Pero no soy tan iluso de pensar que en 2011 se va a encontrar una cura como los alquimistas soñaban con dar con la piedra filosofal que convirtiera la ganga en oro.

No soy tan estúpidamente idealista para pensar que daremos en la diana genética sin disparar las flechas. Sólo que para lanzarlas hace falta primero llenar el carcaj con un arsenal terapéutico en el que miles de científicos de todo el mundo se están dejando, en este mismo instante en que escribo, la puñetera vida: muchos sólo verán a sus hijos de noche en noche cuando ya estén acostados, otros verán fracasar sus relaciones personales, algunos se darán a la bebida o a las drogas…

Y miles de médicos, oncólogos, hematólogos, terapeutas retorciéndole el brazo al hijo de puta del tumor en un pulso inagotable, que los supera y los desborda a diario. Miles de doctores en la cabecera de las camas, miles de cirujanos extirpando los tejidos cancerosos, miles de batas blancas bombardeando las células mutadas con todo lo que tienen a mano o inoculando venenos, miles de enfermeras inyectando morfina para hacer un poco más llevadero el último tránsito. ¿Y voy a ser yo tan jodido idiota como para desear la curación en 2011, así sin más? Ustedes disculpen, pero conmigo no va esta gilipollez.

Quería hablarles del cáncer con todas sus letras. Y del mucho bien que hace Miki Roqué, el futbolista del Betis, dando la cara aunque sea con los ojos arrasados por las lágrimas. Y de los gestos de Esperanza Aguirre o de Uxue Barko. Y de la importancia de las revisiones periódicas. Quería hacerles llegar mi entusiasmo -sí, entusiasmo- porque hemos empezado a mirar cara a cara a esa enfermedad que no es ni más larga ni más terrible que otras.

No hay nada pecaminoso ni contagioso ni abominable en esas seis letras. Es sólo una enfermedad que se cura -es verdad que menos que otras- y a la que diariamente se enfrentan millones de personas en todo el mundo. Futbolistas de 22 años, presidentas autonómicas e independentistas incluidos. ¿Por qué iba a hacer distingos la enfermedad? Somos nosotros los que los hacemos cuando eludimos su nombre como si estuviera maldito. Es cáncer con todas las letras. Y no, no se va a curar en 2011 por mucha gente que lo escriba en facebook.

Muchísimas gracias, Miki, por lo que nos has dado. Ánimo.

javier.rubio@elmundo.es

8/3/11

Written by cardomaximo

09/03/2011 at 10:03

Publicado en ciencia

Tagged with ,

O camareros o clientes

leave a comment »

Del primer examen de las propuestas que los candidatos a la Alcaldía van sirviendo a los electores cabe extraer la conclusión que resume de forma dramática el titular de hoy: o camareros o clientes. No cabe otra. Aunque los camareros pueden convertirse en cajeras de hipermercados, encargados de tienda y cocineros. De modo análogo, se aspira a que los clientes sean de fuera de Sevilla para llenar los hoteles de lujo, las terrazas de restaurantes y las grandes superficies comerciales que los principales candidatos municipales vislumbran como las grandes oportunidades de negocio en la capital andaluza en los próximos años.

Ayer mismo, el aspirante del PP, Juan Ignacio Zoido, apelaba al alcalde Monteseirín como abogado defensor de un enorme complejo comercial que se pretende levantar en torno a la segunda tienda de la multinacional sueca Ikea en terrenos de expansión de la ciudad conocidos como San Nicolás Oeste: 300 millones de euros de inversión y 4.000 empleos por crear, según el PP.

El candidato socialista, Juan Espadas, daba a conocer el viernes su propuesta para las márgenes de la dársena del Guadalquivir salipicada de terrazas, restaurantes y concesiones para el ocio y el disfrute. Más camareros y más clientes. Sólo que todos los intentos previos de establecimientos radicados en el paseo de Juan Carlos I o la calle Torneo se han ido irremediablemente al traste. Será cuestión de volver a intentarlo, pensará el candidato socialista, a base de intervención pública costeada con dinero del contribuyente mientras rinden sus frutos sus llamadas a la nueva economía sostenible y a la educación como motor de futuro.

De momento, camareros y clientes, es lo que hay. Y no son sólo los candidatos a la Alcaldía los que saludan con entusiasmo cualquier nueva apertura de un establecimiento comercial en la ciudad. La prensa, la patronal y hasta los sindicatos han recibido con alborozo la reciente inauguración de una gran superficie en Sevilla Este con más de mil puestos de trabajo creados entre directos e indirectos.

Pareciera que la ciudad entera está en almoneda, incapaz de poner en tensión sus recursos y que sólo espera la llegada de los inversores extranjeros para ponerles la alfombra roja con todos los requisitos que quieran imponer los promotores urbanísticos en cada momento. Un paseo por las zonas comerciales más tradicionales de la ciudad arroja un número de franquicias sensiblemente superior al de otras ciudades españolas de su tamaño. Es .

Franquicias y veladores

No hay más que ver lo sucedido en las calles recientemente cerradas al tráfico rodado como San Jacinto o Asunción. El éxito del que se ufana el Ayuntamiento se basa, por un lado en la extensión de veladores y terrazas de bares y establecimientos de restauración, y por el otro, en la irrupción de nuevos comercios franquiciados. Más camareros y más dependientes sin que aumenten los clientes o, para ser más precisos, el gasto global de éstos.

Acuciados por la crisis y el paro galopante -aunque también habría que reconocer la falta de cualificación laboral de la población-, los políticos sevillanos parecen disputarse ser los primeros o los más convencidos en abrazar un modelo enfocado casi exclusivamente a afianzar Sevilla como el gran centro turístico y de la distribución de su hinterland que ya es. Y han entrado en esa competición desaforada con el mismo ímpetu que reservan para la carrera electoral cuando a estas alturas -y a muchas anteriores, para qué negarlo- deberíamos estar discutiendo precisamente el modelo de desarrollo económico de Sevilla poniendo en solfa todo lo hecho hasta ahora en vista del resultado obtenido.

A principios de los 90, las estadísticas señalaban a Sevilla como la ciudad con más metros de grandes superficies comerciales por habitante de España. Veinte años después, seguimos insistiendo en ese mismo modelo hasta que se agote y los ciudadanos del área metropolitana dispongan de toda la oferta habida y por haber de grandes marcas internacionales en cada sector comercial. O hasta que se agote el suelo y los promotores emigren a otro municipio.

Pero ese mensaje es contradictorio con el centro histórico amable y sin coches en el que hemos perseverado en los últimos tiempos. Hay ciudades europeas peatonales donde los ayuntamientos hacen todo lo posible para que el comercio tradicional de la esquina siga perviviendo en vez de correr como pavos sin cabeza a rebajarle las condiciones a la primera multinacional que viene a instalarse. ¿No puede haber nada más que camareros o clientes?

javier.rubio@elmundo.es

7/3/11

Written by cardomaximo

08/03/2011 at 15:54

Publicado en economia, sevilla

Tagged with , , ,

En Camas está el epicentro

leave a comment »

EL TEMBLOR SÍSMICO que desde hace cinco semanas está descuajaringando la estructura enquistada del PSOE en la Junta de Andalucía tiene su epicentro en Camas, la localidad donde más nítidamente se ha dejado sentir el temblor que amenaza con echar abajo todo el edificio pacientemente construido por los socialistas para cobijarse bajo el techo del presupuesto público durante los veinte años mal contados del chavismo. El Instituto Sismoelectoral viene detectando desde hace más de un año un corrimiento de las placas tectónicas de la corteza política andaluza nunca antes visto, pero es ahora, desde mediados de enero en adelante, cuando se ha observado un fenómeno creciente de liberación de energía capaz de arrasar con mayorías absolutas incluso como las que han mantenido al PSOE en el poder ininterrumpidamente en los últimos treinta años.

Con estupor, los ciudadanos comprueban que se ha burlado toda la normativa antisísmica rectamente dictada para prevenir movimientos telúricos y se ha construido un tinglado incapaz de soportar ni el más mínimo chaparrón al albur de un tipo que emparenta con Lopera en el uso (y abuso) de las criaturas para referirse a los infelices a los que toma por rehenes de su situación personal.

Pero el epicentro está en Camas. Allí confluye no la deriva de los continentes sino la de los partidos políticos, enfangados todos (ojo, PSOE, PP e IU) en un magma pestilente en el que todos se han traicionado a todos alguna vez y se han cruzado acusaciones, se han comprado concejales, se han vendido tránsfugas. Todo lo peor de la política está ahí condensado: las traiciones, las venganzas, las delaciones, las mentiras, los abusos, las falsedades, las denuncias, las grabaciones, los enjuagues…

El PSOE de Camas se ha quedado en cuadro. Una gestora ha pasado a ocuparse de la dirección del partido tras la dimisión de su ex secretario local. Han dimitido unos y han expulsado a otros y los que quedan tienen la sensación de estar en el consejo de aquella organización terrorista infiltrada por la policía que Chesterton dibujaba sarcásticamente en ‘El hombre que fue jueves’: cuándo me tocará a mí.

Sólo que los terremotos tienen réplicas y las ondas sísmicas se hacen sentir a miles de kilómetros. Camas es el epicentro, pero los efectos que mide la escala Mercalli van a notarse en muchos otros sitios de esta Andalucía temblorosa.

javier.rubio@elmundo.es

4/3/11

Written by cardomaximo

05/03/2011 at 13:22

La elección del centro

leave a comment »

AL BUZÓN DE CASA llega -inopinadamente porque no hay nadie a quien le pueda valer en todo el bloque- un panfleto a todo color glosando las virtudes de un instituto de Enseñanza Secundaria, algo retirado eso sí, donde se puede aprender casi de todo con casi todos los programas europeos de intercambio posibles en unas instalaciones de las que se destacan laboratorios varios, aulas de informática y de dibujo, biblioteca, canchas deportivas y acceso wi-fi a Internet. ¡Ah, qué sorpresa! ¿Se puede mantener abierto un instituto sin biblioteca ni pistas de deporte? En la contraportada se ensalza como otras ventajas indiscutibles para elegir el centro un fácil acceso desde la SE-30 y su (relativa) cercanía con un apeadero de trenes.

La cuestión obviamente va mucho más allá de la avidez del instituto por convencer a los chavales de que estudien allí a base de tentarlos con la oferta de estudios e infraestructuras educativas ahora que la Junta ofrece carriles blindados de Infantil a Bachillerato y se instala con todas sus fuerzas en la desazón que recorre estos días, hasta que acabe marzo, a miles de familias preocupadas por la elección de centro educativo para sus vástagos que les asegure el mejor porvenir académico. Excluyendo a algunos ceporros, todos los padres tienen idéntica aspiración para sus hijos:  llevarlos al mejor colegio que puedan permitirse… o les permitan.

Sólo que no hay manera de saber cuáles son los mejores colegios. Este periódico publicaba ayer miércoles una separata con los cien mejores colegios privados de España, según un baremo que tiene en cuenta los porcentajes de aprobados en selectividad, los docentes nativos para los idiomas, los profesores de apoyo, el número de horas de tutorías por alumnos, entre otros 27 criterios como pueden ser el modelo educativo, la ratio, los metros cuadrados, el transporte escolar o si se puede llevar canasto al comedor. Se argüirá que el sistema es perfeccionable, pero al menos es una guía de orientación.

Pero fuera de esta y otras iniciativas parecidas, no hay manera de establecer una clasificación de los centros públicos porque los datos están protegidos bajo el secretismo igualitarista con que la Junta se defiende de las aspiraciones de los padres por los colegios concertados cuyo nivel se puede comparar, que es el primer requisito para ejercer el derecho a la elección.

Hoy por hoy, una clasificación de calidad educativa centro por centro sería un ejercicio subversivo: pondría patas arriba el modelo dirigista que Educación lleva 30 años sistemáticamente perfeccionando.

javier.rubio@elmundo.es

3/3/11

Written by cardomaximo

04/03/2011 at 13:34

Publicado en costumbres, elecciones, sevilla

Tagged with , ,

Nacidos para la fullería

leave a comment »

 

ENTRE LAS MUCHAS ventajas que tiene nombrar para cargos de primer nivel a políticos sin mucho currículo académico no hay que despreciar la imposibilidad de que éstos se vean obligados a dimitir por haber copiado párrafos enteros en su tesis doctoral sin citar las fuentes bibliográficas como acaba de sucederle al ministro de Defensa alemán, la joven promesa de la CDU Karl-Theodor zu Guttenberg. Quien evita la tentación, evita el pecado, pensarán nuestros siempre muníficos próceres.

Estos alemanes son muy tremendos. Entre nosotros, hay casos a patadas de políticos a los que les han confeccionado el proyecto de fin de carrera muy gustosamente -o no tanto, pero a ver quién era el guapo de rechistar- en su departamento técnico; de otros que han visto cómo les aprobaban las asignaturas que se le habían atravesado en cuanto accedieron al cargo público; y de los que jamás hubieran aspirado a dar clases de nada, dirigir equipos de investigación y obtener financiación para su departamento sin el paso previo por la cosa pública. Y de oposiciones ganadas desde el coche oficial, ya ni hablamos.

El desprecio por el trabajo (intelectual) de los demás llega en España a cotas alarmantes. Lo que en los ‘colleges’ anglosajones es un delito de apropiación indebida si no se cita a pie de página de dónde se ha tomado una idea, aquí es una fullería menor que se da por buena con tal de que el aprovechado de turno borre del trabajo que entrega algunas indicaciones del tipo ‘pincha aquí’ directamente captadas de una página de Internet. Hasta ese sótano ha bajado el listón de nuestra exigencia.

Así que a la hora de confeccionar un expediente de regulación de empleo con el que se van a prejubilar 94 trabajadores, lo menos que se puede pedir es que todo se relacione correctamente. Sobre todo, si el documento firmado, avalado y rubricado tiene un precio de 19,75 millones de euros con los que el contribuyente andaluz ha convidado a fino a media Feria de Abril.

La grosera chapuza de incluir como año de entrada en la compañía la fecha de nacimiento de nada menos que el entonces consejero de Empleo debería sobrar para cobrarse alguna dimisión y, desde luego, desbaratar el expediente para rehacerlo en condiciones.

Pero nada de eso ocurrirá. Seguiremos tomándonos a chacota la precisión alemana: la misma que les hace ser implacables con un ministro copión y les lleva a perseguir la excelencia en todo lo que fabrican. Aquí no nos da ni para fabricar un ERE a medida.

javier.rubio@elmundo.es

2/3/11

Written by cardomaximo

03/03/2011 at 12:37