cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for junio 13th, 2011

Lo llaman alcalde y ya lo es

leave a comment »

Tanto tiempo oyéndolo, que se nos había olvidado el segundo apellido de Zoido: Álvarez, por parte de madre. Hubo que esperar a que el secretario de la corporación de «esta maravillosa ciudad» (un exceso se supone que llevado por la trascendencia del momento) lo citara por su nombre y dos apellidos para recordarlo. Porque a Zoido lo venían nombrando alcalde desde mucho antes que lo fuera, desde antes de las elecciones del 22 de mayo, desde el verano de 2006, como él se encargó de recordar en su soso discurso de investidura. No ha sido una de esas profecías autocumplidas, porque por medio ha habido mucho trabajo de su equipo, que ayer presentaba armas como los guripas a lo largo de la escalera principal.

Zoido Alcalde Álvarez llegó del brazo de Rajoy y de Arenas mientras a su espalda los manifestantes indignados coreaban los eslóganes habituales y abucheaban a cualquiera que pasara vestido con una chaqueta o con tacones de aguja. Será por pitar…

Entretenimiento no les faltó. En el Salón Colón, rodeado por los retratos de los Borbones, se sentaban las llamadas fuerzas vivas de la ciudad. A saber, la duquesa de Alba, el general jefe de la Fuerza Terrestre, el arzobispo de la archidiócesis, Rato –pero Patricia, a la que Zoido le prestó el brazo cuando la premiére de la birria de película de Tom Cruise y Cameron Díaz–, el teniente de hermano mayor de la Maestranza, el hermano mayor de la Macarena y ex concejal del PP, los ex alcaldes Fernando Parias, Manuel del Valle y Soledad Becerril, Juan José Cortés, los Herrero, empresarios de todo pelaje, el hijo Fernandito, además de íntimos, amigos, conocidos y encontradizos deseosos de abrazar al nuevo alcalde.

De la anterior corporación municipal estuvo Rosamar Prieto, cuya figura conciliadora se agiganta ante la ausencia de Monteseirín y los saludos ásperos como derrotes secos de Espadas y Torrijos en el turno de ¡proposición de voto! Pues menos mal que estaban allí para convencer a los demás de que serían los mejores alcaldes de la ciudad.

Espadas estuvo de guardaespaldas de Griñán cuando el presidente andaluz entró al Ayuntamiento e hizo un aparte con los periodistas para ponderar el ‘fair play’ por encima de todas las cosas, incluso de las notas que la Banda Municipal dejaba flotando en la Casa Grande como ilustración de la espera: «La democracia es eso: unas veces se gana y otras se pierde». Sólo que a los suyos empieza a tocarle perder más veces de lo que estaban acostumbrados.

Griñán hizo lo que tenía que hacer: acudir gallardo a la toma de posesión del alcalde de Sevilla en vez de irse por ahí a algún pueblo para sacar pecho ante los suyos. Si fuera deportista, Griñán sería jugador de rugby –zaguero, claro, que no tiene el cuerpo ni el tipo para estar en la primera línea ni meter riñones en la melé– por lo bien que se le da el tercer tiempo, cuando los rivales en el terreno de juego hacen las paces en torno al aperitivo.

Rajoy vino a lo que vino, a posar con el alcalde estrella del PP en estos momentos, a repetir que no habrá aspavientos en los gobiernos municipales del PP y a dejarse ver.

Y Zoido estuvo como tenía que estar. Conciliador, toreando con el pico de la muleta, haciendo guiños a su electorado, prometiendo bajar impuestos, extendiendo la alfombra roja para el inversor que quiera venir por aquí y poniendo a Dios por testigo de que el PP jamás volverá a pasar hambre. Eso sí, a ver si revisa la lista de ilustres sevillanos porque alguno se le coló en un discurso blandito y sin estar a la altura oratoria que la ocasión requería.

A quienes se lanzaron en tromba en el besamanos posterior les importó eso una higa, lo mismo que a los indignados vociferantes: «Lo llaman democracia y no lo es». Lo llaman alcalde y, desde ayer, ya lo es.

12/6/11

Written by cardomaximo

13/06/2011 at 10:30