cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for julio 9th, 2011

Cierra Flex y échate a dormir

with one comment

 
FLEX SE VA. La fábrica de Alcalá de Guadaira se muda a Oporto o por ahí como antes se habían traído la maquinaria de Barcelona. La vieja fábrica del barrio del Porvenir -todavía se les llama así a los pisos de la calle Colombia que construyeron en ese enorme solar- voló por los aires hace una treintena de años. De Sevilla capital a Alcalá de Guadaíra y de ahí a donde los propietarios quieran llevar la producción: es el triste sino de la deslocalización, que va rotando por medio mundo en busca de los salarios más bajos y los costes más ajustados. Luego, nosotros mismos, como consumidores, queremos que nos rebajen el colchón y, de regalo, nos den la almohada. En la factoría de Alcalá quedaban 68 empleados después de que otros 60 salieran el año pasado en un proceso paulatino de desmantelamiento industrial. Pero eso no es lo más sorprendente de la noticia. De hecho, lo que más llama la atención del anuncio de cierre de una planta industrial es que ya no sorprende a nadie. La asumimos con un deje de fastidio y poco más.

Hace veinte años, cuando la multinacional Gillette decidió cerrar su factoría también en Alcalá de Guadaira, los sindicatos se echaron a la calle, los trabajadores pugnaban feroces por su puesto de trabajo y en la sociedad entera -eran tiempos de la lucha de Santana Motor en Linares, con aquellos mítines de Chaves enardecidos por la protesta obrera- cundía la sensación de que era posible torcerle el brazo a los descorazonados ejecutivos capitalistas que habían cambiado de sitio una simple chincheta en el mapamundi de la fabricación de sus productos. Flex se irá ahora y no habrá ni reproches. Los sindicatos harán lo posible para que las condiciones de la liquidación sean las mejores posibles, se prejubilará a los que tengan edad suficiente y se firmará una póliza para asegurarles la paga hasta que cumplan la edad reglamentaria de retiro.

Después de lo que llevamos visto con los ERE fraudulentos, con el retraso en los abonos de las mensualidades a los prejubilados y con las ayudas entregadas bajo directrices políticas, no hay ganas ni cuerpo de oponerse al cierre patronal. Flex cerrará como han cerrado antes que ella tantas otras empresas en los polígonos de Alcalá de Guadaíra y los políticos seguirán hablando de fomento de la economía productiva. Sólo hasta cinco minutos antes que aparezca el especulador de turno para quedarse con los suelos a precio de ganga. Este nuevo aviso nos pilla tan cansados que lo único que se me ocurre que haremos será echarnos a dormir. Dijo Flex y se durmió.

javier.rubio@elmundo.es

8/7/11

Written by cardomaximo

09/07/2011 at 10:28