cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Se acabó el recreo

with one comment

En su primer día como alcalde, recortó el presupuesto municipal en 52 millones de euros. Así, de un plumazo, para que se viera que los tiempos habían cambiado. Y para hacer frente a los 457 millones de euros de deuda que le dejó su antecesor en la Alcaldía, en sus primeros cien días en el cargo ha pedido a los trabajadores municipales que hagan menos horas extras aumentando la jornada semanal de 35 a 40 horas, ha rechazado el aumento salarial del 4% que tenían comprometidos los maestros y ha despedido a 625 trabajadores municipales al privatizar un puñado de servicios.

Se comprometió a no subir los impuestos el primer año ni a recortar la plantilla policial, que se lleva por sí sola la tercera parte del presupuesto del consistorio, pero con un 80% del dinero municipal comprometido en pagar las nóminas, no hay mucho donde rascar. Aun así se ha notado la mano de Rahm Emanuel, ex jefe de gabinete del presidente Obama, al frente de Chicago (Illinois), desde su toma de posesión en mayo tras acabar con la dinastía de los Daley, que rigió durante los últimos cuarenta años.

Su nuevo alcalde ha empezado el desempeño de su cargo como un vendaval arrasador quizá para hacer honor el sobrenombre de Windy City (la ciudad del viento) con que se conoce a la tercera ciudad estadounidense. Tal vez por ello, por hacer honor a los apodos, el nuevo alcalde de la tercera ciudad española haya empezado su mandato recreándose en la suerte. Sólo que el recreo toca a su fin.

No se puede decir que Juan Ignacio Zoido haya comenzado su andadura como alcalde de Sevilla con parecido ímpetu al desplegado por Emanuel en Chicago. Más bien al contrario, los primeros tres meses de su mandato han proporcionado pocos sobresaltos y ninguna medida realmente impactante en la ciudadanía, excepción hecha del Plan Centro, cuya retirada ha sido tan improvisada y enmarañada como lo fue su implantación. Eso y una polémica menor por la eliminación de mobiliario urbano.

De junio a septiembre, Zoido ha estado en Madrid con los peregrinos juveniles de la JMJ para desfilar con vara alta ante el palio de Regla, ha disfrutado de las carreras de caballos en Sanlúcar de Barrameda, se ha fotografiado con artistas de Hollywood y ha ordenado -¡lo que se ha convertido en noticia, cómo estaríamos!- a la policía patrullar contra las prostitutas y los gorrillas y a los barrenderos escamondar las calles y desbaratar las chabolas.

Pero ahora toca tomar decisiones impostergables (el ‘tough job’ que dicen los americanos) que marcarán el mandato de Zoido para los próximos cuatro años. La liquidación de la fundación DeSevilla, anunciada este viernes pasado, marca el punto de inflexión después de unos meses marcados por la prudencia en el gobierno para no dar un paso en falso a costa de no darlo en ninguna dirección.

Pero liquidar DeSevilla -un tinglado creado para cobijar a los adláteres de Izquierda Unida por cuya desaparición nadie va a derramar una lágrima- era lo más fácil que tenía por delante el equipo de Zoido. Este mes de septiembre tiene que presentar el proyecto de ordenanzas fiscales para 2012 en el que quedará retratado el presupuesto con que el PP quiere comenzar a gobernar sin ataduras. Atajar la sangría económica del Ayuntamiento va, desde luego, mucho más allá de rebajar el sueldo un 15% a los gerentes municipales.

Y aún quedan varias minas por el camino cuya voladura controlada va a requerir de pericia y paciencia a partes iguales. Zoido y su equipo tienen que decidir si proceden judicialmente contra los anteriores responsables de empresas municipales como han amagado, pero también tienen que dilucidar qué harán con la acusación del PP en los variados frentes del ‘caso Mercasevilla’.

Queda pendiente también una solución creíble para Giralda TV más allá del voluntarismo de mantenerla inyectándole dinero. Y también el destino de otras fundaciones municipales, chiringuitos ad hoc para colocar a amigos y arrimados.

Los críticos con el rascacielos de la Cartuja aguardan una respuesta por parte de Urbanismo, así como los propietarios del suelo donde se quiere asentar Ikea también esperan una contestación formal del Ayuntamiento sobre sus pretensiones. Sacyr también aspira a cobrar más facturas de la Encarnación.

De repente, a la vuelta del verano, todas las promesas electorales van a acumularse sobre la mesa del alcalde Zoido, obligado a elegir de qué lado se pone: si está dispuesto a retirar 400 licencias de taxis y a qué precio, si está dispuesto a aumentar la frecuencia del transporte público y a qué precio, si está dispuesto a cumplir todo lo prometido y de dónde saldrá el dinero.

Se acabó el recreo, ahora toca gobernar, para eso lo eligieron los sevillanos.

5/9/11

Anuncios

Written by cardomaximo

06/09/2011 a 09:50

Publicado en economia, elecciones, sevilla

Tagged with , , ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Genial, Javier.

    Me gusta

    Rosa G. Perea

    12/09/2011 at 11:43


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: