cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Palabras que curan o hieren

leave a comment »

¿HACEN BIEN las palabras? ¿O hacen daño y causan dolor, arrancando jirones de piel como si los anzuelos se hubieran enredado entre los renglones? En la unidad de Oncología Integral del hospital Virgen del Rocío están convencidos de que las lecturas ayudan y se han propuesto que los pacientes sometidos a sesiones de quimioterapia puedan disfrutar de la lectura. A tal fin, un grupo de voluntarios de la Asociación Española contra el Cáncer ha montado una pequeña biblioteca con la que tentar a los enfermos para que lean.

Hay lecturas que curan el ánimo y lecturas que lo inflaman. Libros que traen la paz al espíritu y novelas que sólo llevan zozobra y abatimiento a quienes las leen. En cada lector dejan una huella diferente, no sólo según su carácter sino también según el momento en que los leen, el estado de ánimo con el que los abren o las circunstancias personales.

¿Pueden curar las palabras? La pregunta tiene más enjundia de lo que parece. Y no admite respuesta desde los presupuestos de la medicina basada en la evidencia que se practica en nuestros hospitales: no hay manera de saber si treinta páginas de Bucay elevan el hematocrito en sangre o un capítulo de Madame Bovary dispara el colesterol.

Más tralla aún porque después de las palabras podríamos preguntarnos si la música sana (seguro que toda no) o si la contemplación de obras pictóricas (¿más las figurativas y menos las abstractas o al revés?) activa conexiones neuronales beneficiosas para la curación de enfermedades no víricas. El asunto se torna resbaladizo por momentos. Y termina por convertirse en espinoso cuando se aterriza en los dominios de lo que llamamos alma: ¿acelera la curación la fe en la otra vida o, por el contrario, perjudica la oración?

Como en ese terreno no hay posibilidad cierta de consenso, más vale entonces quedarnos en lo que estamos de acuerdo, en la carga peyorativa que en el lenguaje cotidiano damos a ciertas enfermedades y padecimientos sin pensar en las personas que los sufren. Las asociaciones contra el cáncer llevan tiempo luchando para que se eviten las metáforas a propósito de esta dolencia. Y otro tanto piden familiares de autistas, a quienes les hace maldita la gracia que se adjetive así a gobernantes encastillados o políticos ensoberbecidos que no atienden razones.

Empezamos hablando de palabras que curan y hemos terminado hablando de otras que hieren. Ojalá esta columna pueda estar entre las primeras.

javier.rubio@elmundo.es

14/9/11

Anuncios

Written by cardomaximo

15/09/2011 a 09:37

Publicado en ciencia, costumbres, periodismo

Tagged with ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: