cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for octubre 2011

Sevilla paga las copas, otros las cobran

leave a comment »

El Ayuntamiento de Sevilla va a encargar por segunda vez a la empresa vasca Lanik, fundada en 1977, una cubierta metálica desmontable para la final de la Copa Davis en el estadio de la Cartuja que luego utilizará en un pabellón deportivo pendiente de construir en un barrio poblado de la ciudad pero carente de infraestructuras deportivas. El guión se repite siete años después: la misma Administración que paga dos veces por la misma cosa, el mismo objeto, idéntica finalidad, parecida promesa de reutilización y exactamente el mismo NIF al que abonar las cantidades pactadas. Cuando Sevilla se felicita por organizar una Copa Davis, en el número 8 del paseo Mundaiz de San Sebastián lo celebran con champán: a ellos ya les ha tocado ganar dos veces.

31/10/11

Written by cardomaximo

31/10/2011 at 11:35

Encierros en la Catedral

leave a comment »

EL CANCILLER DE San Pablo de Londres, el templo cristiano que antecede a nuestra sede catedralicia en el escalafón de mayores iglesias, ha dimitido en desacuerdo con el trato que la Iglesia Anglicana está dispensando al campamento de indignados plantado a las puertas del edificio religioso, cerrado a cal y canto para las visitas como no había sucedido ni en tiempos de los bombardeos nazis durante la batalla de Inglaterra. Lo más sorprendente no es que el canónigo (o su equivalente en la Iglesia de Inglaterra) haya renunciado al cargo, sino que lo haya anunciado en una red social. ¡Caramba, nuestros calonges ni se asoman a ese mundo virtual!

Básicamente, el reverendo Giles Fraser está disconforme con la orden del decano (algo así como nuestro deán) y del obispo de Londres de que la muchachada que pernocta en la explanada de acceso al templo empaque sus cosas y se quite de enmedio. Fraser llegó a dedicarles a los indignados londinenses su sermón dominical, materia en la que también adelanta por la izquierda (por dónde si no) a sus colegas hispalenses, de los que no se tienen noticias de haber apelado al 15-M en ninguna homilía reciente.

El caso es que en Sevilla también andan encerrados en la Catedral los representantes de los interinos de Educación a los que el nuevo cómputo de la Consejería ha dejado sin trabajo en el presente curso.

Llevan un mes justo por detrás de la puerta de la Asunción en un corralito con vallas amarillas donde descansan por turnos mientras imploran firmas de apoyo a los turistas, las beatas y el que se ponga a tiro. De momento, que se sepa, ningún canónigo ha pedido su expulsión del templo aunque una turista de Zaragoza consiguió que le devolvieran el precio de la entrada al recinto catedralicio tras quejarse de la cochambre del encierro.

No es la primera protesta en la historia del templo mayor de la ciudad. Por allí han pasado paisanos que se querían segregar del pueblo de al lado, ex mineros sin recolocar, trabajadores navales a medio despedir, jornaleros denunciados y hasta un torero que se encadenó pidiendo una oportunidad y al cabo de los años le llovieron contratos municipales.

En todos los casos, el cabildo metropolitano actuó con la paciencia infinita y el tacto exquisito que parece faltarles en Londres: antes o después, todos los encierros han terminado por propia voluntad sin necesidad de echar más leña al fuego. Sólo es cuestión de esperar y ver. A la Iglesia no le ha ido mal con esa táctica en estos dos mil años.

javier.rubio@elmundo.es

28/10/11

Written by cardomaximo

29/10/2011 at 10:00

¡Es el horario, estúpidos!

with 2 comments

LOS ESPAÑOLES salimos de trabajar dos horas más tarde que nuestros colegas europeos. Se trata de un promedio estadístico que, como todos, encierra su parte de verdad y su parte de mentira porque, efectivamente, hay quien sale de trabajar dos horas después que sus compañeros de multinacional y hay quien saldrá a esa hora, pero dejó de trabajar mucho antes de los 120 minutos en que se calcula el tiempo añadido en nuestras oficinas sin que el árbitro pite penalti al que se va por la puerta de espaldas –como decía el maestro de periodistas Peris Zoffman– para aparentar que entraba.

La noticia la ha fabricado la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios en España que está presidida por el quijotesco empeño de conseguir reconducir el reloj nacional hasta ponerlo en hora con el del resto de Europa. La comisión (y cualquiera que tenga dos dedos de frente) se queja de «jornadas interminables» que «inhabilitan a los trabajadores para conseguir una completa conciliación de su vida laboral con su vida personal y familiar». ¡Como que por ahí está mal visto quedarse a echar deshoras y los empleados hasta tienen aficiones que pueden cultivar en el rato libre entre la cena y la hora de acostarse!

Ahora que el Gobierno que salga de las urnas tendrá que remangarse para acometer dos o tres reformas imprescindibles que necesita el país para volver a funcionar, me atrevería a sugerir –con el resultado que todos ustedes pueden suponer– la de los horarios y la del despoblamiento de la España interior para evitar los desequilibrios regionales más que evidentes.

Pero si Rajoy y el sevillano Montoro quieren empezar por la reforma del mercado laboral para atajar la sangría del desempleo e incrementar la productividad por trabajador, ahí tropezarán con la funesta jornada intensiva que tanto daño hace con esos desayunos a media mañana que son festines trasladados de la oficina a la barra del bar durante media hora. Si por el contrario, desean iniciar el ciclo reformador por la educación, ahí se darán de bruces con esas inacabables horas de colegio para criaturitas de 11 o 12 años con un colacao en el cuerpo sin poder fijar la atención en las lecciones de clase.

Miren donde miren, encontrarán el demencial horario español en la raíz de gran parte de nuestros problemas colectivos. Pero nada de esto aparece en la campaña electoral llena de trampas.

Y lo dejo aquí por hoy, que también estoy en el descuento sobre la jornada de mis colegas de la prensa europea.

javier.rubio@elmundo.es

27/10/11

Written by cardomaximo

28/10/2011 at 09:23

Publicado en costumbres, economia, educacion

Tagged with ,

Intercambio de papeles

leave a comment »

NO ERA PARA ESTO para lo que se les eligió. Ni a Zoido ni a Espadas. No ha llegado el uno al gobierno ni el otro se ha quedado en la oposición para perpetuar, como en una maldición bíblica, el bucle melancólico de reclamar la luna a destiempo o pintarla a cada rato. No, no era eso para lo que les votamos (o dejamos de hacerlo, que eso poco importa), no era para que se intercambiasen los papeles de la función y cada uno haga de lo que no hizo antes como en un acartonado rigodón político. No los queremos para hacer eso y se lo tenemos que decir. Tantas veces como haga falta antes de decírselo de otra manera, digamos menos diplomática y más contundente: botarlos.

A Zoido no lo eligieron los sevillanos, dándole esa mayoría impresionante, para que ande detrás de las estrellas de cine reclamando un saludito y se haga las fotos con la Copa de Europa, con la Copa del Mundo, con la Copa Davis y hasta con la copa de helados de La Ibense si hace falta. No era eso lo que se esperaba de Zoido, aleteando del certamen de moda a la inspección del estadio de la Cartuja para la Copa Davis como si le sobraran horas al día o a la ciudad ya no le faltara el ojo vigilante del capataz. No puede ser que se haya olvidado de los problemas de verdad de la ciudadanía –¡y son tantos!– para pasear el cargo entre flashes fotográficos.

Y a Espadas tampoco lo han elegido los ciudadanos para que ande pidiendo firmas en Pino Montano para que ¡Zoido empiece el metro por allí! –como si el alcalde fuera a enviar de un momento a otro a una cuadrilla de albañiles con palas y picos– o quejándose del abuso del Alcázar –a buenas horas, mangas verdes– para atender en recepciones oficiales a los patrocinadores de la Copa Davis. No puede ser que la sensatez y hasta la sana resistencia para caer en la demagogia de las promesas se hayan esfumado desde que fue elegido. Puede que así su partido se lo premie y hasta que un día gane las elecciones, pero Sevilla habrá perdido más de lo que él se imagina.

No puede ser que caigamos otra vez en los mismos errores del pasado y el alcalde rellene su agenda de actos institucionales mientras la oposición le reprocha que no ha barrido suficientemente las calles. No era esto para lo que se les eligió, sino para trabajar por la ciudad y romper de una vez con esta dinámica perversa que a nada conduce.

Cuatro años de mandato municipal dan para mucho, pero en este plan no dan para casi nada. Zoido y Espadas, por el bien de Sevilla, deberían replantearse muchas cosas. Ellos sabrán. Nosotros también.

javier.rubio@elmundo.es

26/10/11

Written by cardomaximo

27/10/2011 at 09:37

Eva, madre ejemplar

leave a comment »

DOÑA EVA CASANUEVA: si esta columna pudiera aliviarle en una ínfima parte el dolor que ha transparentado en su declaración ante el tribunal que juzga al asesino confeso de su hija no habría cosa que me llenara más de satisfacción. Porque se lo merece, doña Eva, usted que siempre ha comparecido silente y expectante al pie de la cruz en que esta panda de niñatos descerebrados clavó a su hija va para tres años. No le quito valor a su marido para mirar a la cara a los acusados como lo ha hecho, pero me quedo con su testimonio desgarrador de madre ejemplar que advierte a su hija de los peligros de la vida y que se tortura por eso mismo cada día que ha pasado desde aquel fatídico 24 de enero de 2009.

Hoy quería escribir de usted. Porque siento que se lo debía después de tantos artículos con ese trío de imbéciles desalmados en primer plano. Y porque, se lo confieso, llegué a dudar de usted. De que hubiera alertado a Marta de que no le convenía esa amistad con un gallito de barrio y su pandillita de jaleadores, de que le hubiera prohibido verse con indeseables de la ralea que han demostrado en ese careo amañado como un mal combate de boxeo, con los púgiles buscando el ‘clinch’ a cada paso para no hacerse daño recíproco. ¿No los han escuchado a Carcaño y a Samuel? ¡Si se creían los protagonistas de un reality televisivo!

Pero su declaración en la vista oral ha despejado todas las dudas que un día elucubré y por las que ahora quiero pedirle disculpas. Doña Eva, usted hizo lo que debía, lo que hubiera hecho cualquier madre con entrañas, lo que tendrían que hacer centenares de madres que diariamente se enfrentan a la misma disyuntiva de avisar de los riesgos de la vida sin violentar la libertad de sus hijos. ¿Cuántas quinceañeras están dispuestas a someterse, ellas dicen que por amor, a los caprichos de un tipo que las chulea? Y si eso no se lo dice una madre, ¿quién se lo va a decir, el teléfono del maltrato 016 en otra campañita a base de cartelería?

Por eso quería hoy dedicarle esta columna. Y glosar su conmovedor relato cuando le previno a Marta de malas compañas a propósito de un mal día en la Feria de Abril en que el fulano había bravuconeado más de la cuenta con su hija y luego le había regalado un peluche para hacer las paces: «Estás saliendo con alguien con el perfil de un maltratador, primero te puteo y luego te regalo».

Entiendo su aflicción infinita. Pero al menos deje de torturarse. Cumplió usted con su deber, aunque eso no le vaya a devolver a su hija. De verdad, doña Eva, ojalá cundiera su admirable ejemplo.

javier.rubio@elmundo.es

25/10/11

Written by cardomaximo

26/10/2011 at 09:48

Sin dragado y sin río

leave a comment »

Entiéndase la licencia del título, porque evidentemente el río Guadalquivir sigue fluyendo hasta su desembocadura en Sanlúcar de Barrameda, si bien gracias a los desembalses extraordinarios para mantener un caudal mínimo en un estiaje demasiado prolongado. O sea, que el río sigue estando donde estuvo por más cortas y desvíos que la mano del hombre le haya propinado.

Lo que se ha perdido ha sido la oportunidad del dragado en profundidad del canal de navegación hasta su desembocadura que se viene reclamando con insistencia en los tres últimos lustros y con más fuerza desde la apertura de la nueva esclusa –a propósito, ¿sabe alguien de filtraciones en el nuevo vaso como para preocupar a la Autoridad Portuaria?– después de que el Ministerio de Medio Ambiente haya devuelto el proyecto por «incongruente» con las recomendaciones del panel de expertos de Doñana que fijaron las líneas rojas que en ningún caso se pueden traspasar, en especial en lo que atañe a la protección de las márgenes de la erosión causada por el oleaje de los buques de mayor calado que surcarían el río.

Era previsible y a nadie ha cogido por sorpresa la actitud del departamento de Rosa Aguilar, toda vez que el proyecto presentado por la Autoridad Portuaria de Sevilla había chocado de manera frontal con las conclusiones de la Comisión Científica para el Estudio de las Afecciones de las Obras de Dragado del Río Guadalquivir. Así pues habrá que volver a redactar un proyecto que sea consecuente con esas estipulaciones, lo que equivale a decir que no podrá ahondarse mucho más el calado para evitar los perjuicios que se quiere evitar a toda costa.

Ocurre que la nueva esclusa en la que se han invertido 180 millones de euros (un estadio de la Cartuja, para entendernos) del contribuyente español se presenta ahora como un soberano despropósito del que habrá que pedir responsabilidades por haber puesto el carro delante de los bueyes: se ha aumentado la manga de los buques que pueden remontar el Guadalquivir, pero no el calado con lo que en la práctica la repercusión será mínima.

Más sorprendente ha sido el caso de las competencias administrativas sobre la cuenca del Guadalquivir, devueltas con la boca chica por la Junta de Andalucía como evidencia de su fracaso más rotundo. No hay paliativos al desastre causado por un traspaso alumbrado con fórceps políticos y cuya viabilidad, fuera de la incubadora parlamentaria, ya habían rechazado el Tribunal Supremo y el Constitucional.

Recuerdan la ceremonia con que se saludó la consecución de la gestión de la cuenca del Guadalquivir en septiembre de 2008? Fue el último gran acontecimiento de Chaves como presidente de la Junta de Andalucía. No se escatimó en gastos, se convocó a los habituales de las recepciones oficiales, se repartieron canapés y merchandising y se instaló una carpa en el Muelle de la Sal donde los próceres de la tierra pudieran dirigir sus discursos a la concurrencia para subrayar un nuevo día histórico (otro más) para Andalucía. El fin de semana de festejos seguía en el tiempo a la firma del traspaso de competencias suscrito por el ínclito Gaspar Zarrías y Elena Salgado en la misma sierra de Cazorla donde nace el gran río andaluz para revestir con más solemnidad la ocasión a pesar de la oposición frontal de los dos colectivos más preocupados del río: los ecologistas y los regantes.

La Junta se frotaba las manos. Se hablaba de 500 millones de euros que le entraban por las puertas con el traspaso de la gestión de fondos europeos y nacionales para obras de regadíos en la cuenca. Ahora, cuando se ha renunciado sin honor a la gestión, se limita a 78 millones de euros transferidos por la Administración central para el pago de las nóminas el impacto presupuestario. Nada se dice, sin embargo, del dinero que acompañaba las transferencias para ejecutar obras en la cuenca en una cantidad que las fuentes calculan en torno a 70 millones de euros. De esa cifra, la ejecución real no supera mucho más allá del 20 por 100. ¿Dónde está el resto?, ¿también se va a devolver junto con los funcionarios o se gastó en otra cosa?

El ridículo es de proporciones mayúsculas y movería a la rechifla general de Griñán y su decaído Consejo de Gobierno si no mediaran inundaciones, riadas y desembalses imputables a la nefasta gestión de la Junta de Andalucía en los meses en que han durado las competencias en sus manos. Por no hablar de las sanciones administrativas y los expedientes que los jueces están rechazando uno tras otro por no considerar a la Agencia Andaluza del Agua como organismo competente para tales actuaciones.

Si a todo esto se le suma el cierre del astillero sevillano, no cabe duda de que el otoño no ha traído precisamente buenas noticias en el Guadalquivir. Eso sí, el río sigue fluyendo y la lluvia llega para acabar con el estiaje.

javier.rubio@elmundo.es

24/10/11

Written by cardomaximo

25/10/2011 at 09:57

Memoria personal de los atentados

leave a comment »

 

¿Cuál es el primer atentado terrorista de ETA del que usted guarda memoria? Así, a vuelapluma, a uno se le vienen a la memoria atentados monstruosos como los de Hipercor, la cafetería Rolando, las casas cuartel de Zaragoza y Vic, el de la plaza de la República Dominicana o la cárcel de Sevilla. O bien muy señalados como los de Carrero Blanco, Miguel Ángel Blanco, Alberto Jiménez-Becerril y Ascen, el ingeniero de Lemóniz Ryan, el teniente general Quintana Lacacci, el fiscal del TSJA Luis Portero, los políticos Ernest Luch y Fernando Buesa o el ex presidente del Constitucional Tomás y Valiente. Pero luego hay centenares (hasta 858) de guardias civiles, policías, militares, funcionarios, políticos y gente del común de cuya memoria no nos puede apear nadie. Son nuestros caídos por la democracia.

 

 

Written by cardomaximo

24/10/2011 at 08:54

Publicado en historia, justicia

Tagged with ,

Palabras huecas para un adiós

leave a comment »

El anquilosamiento de los regímenes políticos se nota, antes que nada, en la ampulosidad de sus discursos como si los gobernantes en retirada quisieran envolverse con el manto de las palabras para disimular las muchas carencias que deja entrever su acción de gobierno. A falta de empuje en decisiones estratégicas, tienden a llenar el hueco con retórica de la peor estofa, pura logomaquia que ya no mueve a nadie porque está tan gastada como el propio régimen agonizante.

La Junta terminal del señor Griñán nos regaló ayer, 20 de octubre, un ejemplo pintiparado de que sólo les quedan las palabras huecas como si el tiempo y las esperanzas frustradas hubieran roído por dentro los vocablos. A propósito de la nueva efemérides añadida al santoral laico que conmemora la fecha en que se aprobó el Estatuto de Autonomía en 1981, la publicidad institucional saludaba el significado de aquella ocasión –hasta ahora olvidada– como «la transición hacia un nuevo modelo de sociedad y la consecución del anhelado bienestar social, político y económico». Ea (el eslogan de la campaña del Estatuto Andaluz), ahí queda eso.

Nada menos que «un nuevo modelo de sociedad», y a punto estuvo de nacer el «hombre nuevo», pero ya se le echaron encima la corrupción y los escándalos y se quedó en aborto. ¿Y lo del «bienestar social, político y económico» no suena a insulto?

Cuatro ex alumnos de Periodismo con los que me he tropezado en los últimos días representan el reverso de ese discurso huero, que se festonea con palabrería porque ya no le quedan más adornos. Todos están en la treintena justa que ahora se conmemora con discursos vanos. Ninguno era zote en clase y todos tienen experiencia laboral sobrada. Miguel está haciendo la maleta para marcharse a Brasil en pos de una oportunidad que no encuentra aquí tras volver de China; Silvia se irá a Dublín en enero con un título de profesora de español por si tiene alguna posibilidad en Irlanda; Antonio se quedó sin plaza en San Sebastián después de un verano haciendo méritos y no descarta largarse también; Ramón lo intentó en Madrid, pero, sin perspectivas, se ha vuelto al pueblo.

Treinta años después de aquel fogonazo que significó la consecución de la autonomía, un equipo de fútbol de la tierra lucirá en Barcelona el lema ‘Orgullosos de Andalucía’. No está confirmado, sin embargo, que por los altavoces del Camp Nou vuelva a sonar la Murga de los currelantes de Carlos Cano: «Que vuelvan pronto los emigrantes, haiga cultura y prosperiaaá».
Que se callen al menos.

javier.rubio@elmundo.es

21/10/11

Written by cardomaximo

22/10/2011 at 10:17

Un aplauso por un abrigo

leave a comment »

AL CREATIVO QUE  se le ocurrió lo de los aplausos como fondo del anuncio de la semana del abrigo con descuentos de hasta el 30% en la venta de esta prenda en unos grandes almacenes (bueno, no quedan otros) habría que doblarle el sueldo. Porque, efectivamente, el dependiente que logre colocarle un abrigo o una trinchera al cliente en mangas cortas que deambula por la planta de caballeros con cara de haberse confundido de época merece ovación y vuelta al ruedo. El tío se tiene ganado el botón en la solapa por los 25 años de servicio del tirón, aunque haya entrado en prácticas este verano. Ahí está la prueba definitiva de las habilidades de un buen vendedor: encasquetarle un abrigo de paño con su forro acolchado al primer incauto que se pasee por entre los percheros de la colección de otoño-invierno.

Habíamos quedado en que el verano no había sido caluroso en exceso, pero qué larguísimo, que no acaba nunca, a ver cuándo echamos mano de la rebequita. El largo y cálido verano lo hemos reestrenado en Sevilla sin necesidad de que Faulkner reescriba ni una coma. Lo malo es que no es lo mismo la camiseta de Paul Newman que las de esos futbolistas de paisano, mimetizados con la juventud más cani. A ver si viene el frío y los chavales pueden lucir esas chamarretas tan lustrosas que tienen, que llevan más cremalleras y más anillas que un paracaídas.

Da que pensar que el verano tarde tanto en irse. Tanto quejarnos de que constantemente se anticipa el calendario de la ciudad, con los mantecados en estado de revista en las estanterías del supermercado por ejemplo, pues por fin tenemos algo que se retrasa y no termina de llegar como Dios manda: el otoño.

El asunto no es para tomarlo a broma, aunque se preste a ello. Los comerciantes tienen un motivo más de preocupación: en tanto no cambie el tiempo no podrán empezar a dar salida a las prendas de temporada. Y mientras no vendan los sobretodos y las gabardinas en stock, no empezarán a recobrar la inversión antes de meterse en la campaña de rebajas a la vuelta de dos meses mal contados. El entretiempo –hasta la palabra suena rancia– los está asfixiando.

Si quiero que lleguen las lluvias y el frío que Maldonado y demás compañeros mártires de la isobara nos prometen para el fin de semana es para acabar con tanto chanclista y tanto piratista como va todavía con pantalón por la pantorrilla enseñando las garras. ¡A ver si enseña las suyas el otoño de una puñetera vez!

javier.rubio@elmundo.es

20/10/11

Written by cardomaximo

21/10/2011 at 08:59

Publicado en costumbres, economia

Tagged with , ,

Humo embotellado

leave a comment »

EMASESA NO envasaba agua del grifo con un suave sabor a mandarina, limón o azahar en botellas de diseño minimalista. No. Vendía humo de Sevilla embotellado lo mismo que otros venden el sol de Andalucía embotellado. Lo que pasa es que el humo era de colorines, según iban quemando billetes de 100 (verde), 200 (amarillo) o 500 (morados) euros. Todo esto lo ha descubierto ahora el equipo de gobierno del PP aunque algunos no quisieran ver a su debido tiempo estafa tan cristalina. Sería que el humo les cegaba.

Zoido alcalde y los suyos han cortado el grifo después de descubrir que en el invento del agua de mesa embotellada se han ido 1,2 millones de euros exactamente igual que se va el líquido que suministra Emasesa: por las cañerías que van a parar a los bajos fondos de la ciudad.

Un servidor, como periodista, se ve forzado a pedir perdón a los lectores. Aunque no haya participado de la farsa –porque era eso, una pura farsa para que el virrey de Monteseirín se alojara en un buen hotel antes y después de correr el maratón de Nueva York–, uno siente vergüenza ajena por los titulares ditirámbicos que saludaron aquella descabellada aventura sin pies ni cabeza cuando se presentó en la exposición internacional de Zaragoza en julio de 2008.

Que si se iban a vender 10.000 botellas a cinco euros, que si el coste de producción se rebajaba a la mitad cuando se alcanzaran los 30.000 envases, que si en Nueva York las iban a cobrar a veinte euros como si se tratara de agua de manantial alpino, que si iban a ingresar 125.000 euros en 2009, que si 100.000 botellas, que si en Dubai estaba apalabrada en un restaurante de lujo del piso 130 de un rascacielos… Qué casualidad, hombre, que por Dubai también apareció el virrey de Monteseirín para asistir a una conferencia internacional.

Muy pocos entonces pusimos en duda que tuviera éxito una marca con una sola referencia sin canal de comercialización propio. Todo sonaba a efluvios de agua de fuego a los postres de un almuerzo mal digerido. Pero ahí están las hemerotecas saludando la maravillosa majadería y aplaudiendo la chifladura como si se acabara de descubrir un Mediterráneo de agua anaranjada.

Eran los tiempos en que los periodistas hacían cola para bautizarse en el Jordán del Carambolo por parte de su dilecto profeta que todo lo sabía y todo lo muñía. Y con todos se quedó, claro. ¿Nadie lo oyó dar la misma voz que usan los timadores cuando los descubren? ¡Cuál va a ser!: ¡agua!

javier.rubio@elmundo.es

19/10/11

Written by cardomaximo

20/10/2011 at 09:47