cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Fiesta nacional del supermercado

leave a comment »

CUANDO SE acerca el Día de Andalucía, los críos traen del colegio banderitas verdiblancas pintadas con lápices de colores y por el ojo de patio se filtran las notas desafinadas del himno de Blas Infante que los más mayorcitos han ensayado una y otra vez a la flauta. Sin embargo, cuando llega el día de la Fiesta Nacional no hay más recordatorio que un triste anuncio televisivo en el que en vez de exaltar la valerosa acción del buque ‘Galicia’ de la Armada en el rescate de una rehén francesa por la que se ha condecorado a los marinos, se pregona lo rápido que apagó la UME el fuego en un pueblo.

Así que, por lo visto, hoy es Fiesta Nacional. Antiguamente era el Día de la Raza, como reza el esdrújulo verso de Rubén Darío con más de un siglo a cuestas que da la bienvenida a la plaza de España: «Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda…» De ahí pasó a Día de la Hispanidad, en plan Pedro Macía presentando el televisivo ‘300 millones’. Y en vida de Manolo Prado, la Fundación Cristóbal Colón que se sacó de la manga (con perdón) para honrar a su antepasado el Almirante de la Mar Océana organizaba un pregón de la Hispanidad y hasta un tedeum en la Catedral para llevarle flores a la tumba.

Pero ya no queda nada de eso. Los niños están sin cole, usted probablemente esté de descanso y los bancos están cerrados –aunque con el crédito ahogado tampoco es que se note mucho si abren–, pero por lo demás, no hay nada que subraye en rojo en el calendario este miércoles sin posibilidad de puente.

El supermercado de la esquina es más que probable que esté abierto por la mañana, los grandes almacenes levantan el cierre como si nada, las tiendas del centro aprovechan que la clientela tiene el día libre, los hipermercados esperan al público como si tal cosa y en Ikea de Castilleja de la Cuesta tienen asumida la cola de vehículos de los días señalados.

De manera que la Fiesta Nacional queda para ir de compras a un centro comercial, echar la tarde en el cine comiendo palomitas o pasear por el parque sin más aliciente que matar el tiempo antes de que se eche encima el resto de la semana: este año no hay ni posibilidad de escapatoria. Ah, los aficionados a los toros pueden ir a una corrida menor fuera de abono que está anunciada en el paseo de Colón.

Bien mirado, mejor que sea así. ¿A quién carajo le va a importar que esta vieja nación exangüe y al borde del precipicio celebre hoy su fiesta nacional si nadie le echa cuenta?

javier.rubio@elmundo.es

12/10/11

Anuncios

Written by cardomaximo

13/10/2011 a 09:48

Publicado en costumbres, historia

Tagged with ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: