cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Eva, madre ejemplar

leave a comment »

DOÑA EVA CASANUEVA: si esta columna pudiera aliviarle en una ínfima parte el dolor que ha transparentado en su declaración ante el tribunal que juzga al asesino confeso de su hija no habría cosa que me llenara más de satisfacción. Porque se lo merece, doña Eva, usted que siempre ha comparecido silente y expectante al pie de la cruz en que esta panda de niñatos descerebrados clavó a su hija va para tres años. No le quito valor a su marido para mirar a la cara a los acusados como lo ha hecho, pero me quedo con su testimonio desgarrador de madre ejemplar que advierte a su hija de los peligros de la vida y que se tortura por eso mismo cada día que ha pasado desde aquel fatídico 24 de enero de 2009.

Hoy quería escribir de usted. Porque siento que se lo debía después de tantos artículos con ese trío de imbéciles desalmados en primer plano. Y porque, se lo confieso, llegué a dudar de usted. De que hubiera alertado a Marta de que no le convenía esa amistad con un gallito de barrio y su pandillita de jaleadores, de que le hubiera prohibido verse con indeseables de la ralea que han demostrado en ese careo amañado como un mal combate de boxeo, con los púgiles buscando el ‘clinch’ a cada paso para no hacerse daño recíproco. ¿No los han escuchado a Carcaño y a Samuel? ¡Si se creían los protagonistas de un reality televisivo!

Pero su declaración en la vista oral ha despejado todas las dudas que un día elucubré y por las que ahora quiero pedirle disculpas. Doña Eva, usted hizo lo que debía, lo que hubiera hecho cualquier madre con entrañas, lo que tendrían que hacer centenares de madres que diariamente se enfrentan a la misma disyuntiva de avisar de los riesgos de la vida sin violentar la libertad de sus hijos. ¿Cuántas quinceañeras están dispuestas a someterse, ellas dicen que por amor, a los caprichos de un tipo que las chulea? Y si eso no se lo dice una madre, ¿quién se lo va a decir, el teléfono del maltrato 016 en otra campañita a base de cartelería?

Por eso quería hoy dedicarle esta columna. Y glosar su conmovedor relato cuando le previno a Marta de malas compañas a propósito de un mal día en la Feria de Abril en que el fulano había bravuconeado más de la cuenta con su hija y luego le había regalado un peluche para hacer las paces: «Estás saliendo con alguien con el perfil de un maltratador, primero te puteo y luego te regalo».

Entiendo su aflicción infinita. Pero al menos deje de torturarse. Cumplió usted con su deber, aunque eso no le vaya a devolver a su hija. De verdad, doña Eva, ojalá cundiera su admirable ejemplo.

javier.rubio@elmundo.es

25/10/11

Anuncios

Written by cardomaximo

26/10/2011 a 09:48

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: