cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Cómo viene noviembre

leave a comment »

NOVIEMBRE HA arrancado como esos ciclistas escaladores que en la primera rampa del Tourmalet engranan el plato pequeño y dejan plantados a los perseguidores. Si noviembre es el mes de los muertos, ahí van tres que se nos han ido en el primer repecho del mes: Miguel Ángel de la Cueva, Javier Peinado y Rafael García de la Borbolla. Cada uno con su circunstancia y con su biografía de alquimia pura sevillana, pero unidos por la coincidencia de su fallecimiento en apenas unas horas del calendario.

Rafael García de la Borbolla, muerto a los 86 años de edad, era el número 1 –estas son palabras mayores en Sevilla– de las hermandades de la Hiniesta (de la que era hermano de honor), el Santo Entierro y el Valle, que el mismo martes comunicaba a sus hermanos por correo electrónico la fatal noticia. Bético reconocido, era sobrino del primer presidente del Sevilla Balompié y fundador del equipo verdiblanco. Fue presidente de la peña El Alcázar, semillero de presidentes heliopolitanos como José Núñez Naranjo, Juan Mauduit, Gerardo Martínez Retamero y Hugo Galera.

Miguel Ángel de la Cueva, víctima de un fatal accidente deportivo jugando al pádel, había sido precursor de la televisión local sevillana con la adquisición de Onda Giralda en 1995. Pronto consiguió el primer éxito de la televisión de cercanía que diseccionaba la realidad sin rodeos y muy alejada de la uniformidad de opiniones que se dejaba ver en la televisión autonómica. De aquella aventura, a la que había llegado directamente desde los estudios de Alta Frecuencia, saltó a Sevilla Televisión hasta que vendió la emisora para alumbrar la licencia regional de TDT concedida al grupo Vocento. Pero su decidida apuesta profesional hizo que prendiera la llama de la libertad de expresión en la TV local de la que hoy se reclama heredera Telesevilla.

Javier Peinado fue director de El Corte Inglés de la plaza del Duque primero y luego director regional de los grandes almacenes en Sevilla. Peinado había llegado a la capital andaluza en 1974 enviado como director de Recursos Humanos del centro comercial abierto en 1968. Su trayectoria vital y profesional está ligada a la empresa de Ramón Areces hasta su jubilación en 2002, arropado por la sociedad civil sevillana, muy agradecida por el patronazgo que brindó a decenas de actividades culturales y sociales de la ciudad con especial detenimiento en la fiesta de los toros y el turf.

Cada uno a su manera y desde su parcela contribuyeron a hacer de Sevilla una ciudad mejor. Descansen en paz.

javier.rubio@elmundo.es

3/11/11

Anuncios

Written by cardomaximo

04/11/2011 a 09:15

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: