cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Sevilla, el último bastión

leave a comment »

ARRANCA UNA nueva campaña electoral con el único interés de medir la distancia entre el PP de Rajoy y el PSOE de Rubalcaba en las bancadas del Congreso de los Diputados. No hay más cera que la que arde: los cinco millones de parados hunden a cualquier gobierno, cuanto más al de este «chico de León» reconvertido en supervisor de nubes porque no le queda más remedio. Todo parece tan decidido de antemano que aburre: ni chispa de ilusión colectiva, ni atisbo de esperanza de una regeneración necesaria, ni una brizna de entusiasmo por la alternancia en el poder. Qué diferencia con aquellos tiempos liminares en que estrenábamos democracia y no había voluntad que pudiera interponerse frente al designio popular. Qué jóvenes o qué idiotas.

Descontada la victoria del PP en los comicios del 20 de noviembre, sólo queda por resolver la incógnita de la magnitud de la derrota socialista. Y si, finalmente, el PP arrasa –como parece– en Andalucía anticipando los resultados en la crucial segunda vuelta que tendrá lugar en marzo. Sólo una provincia andaluza se le sigue resistiendo a los populares, al menos en los sondeos demoscópicos publicados estos días por los periódicos: Sevilla.

La corriente del cambio político parece haber anegado de forma definitiva el valle del Guadalquivir, pero se ha detenido a las puertas de Sevilla, amurallada por los socialistas como el último bastión donde se alzan con la victoria en las urnas. Alfonso Guerra puede verse a sí mismo como un defensor sitiado, con todo en contra, pero conservando la plaza al fin y al cabo: la Sevilla de Guerra resistirá la comparación, en el ideario socialista, con las Termópilas de Leónidas, El Álamo del general Custer, el Alcázar de Moscardó o la Stalingrado de Chukov. Y Cristóbal Montoro, que va para el Consejo de Ministros según casi todas las quinielas, quedará como Temístocles, derrotado sin poder forzar el paso a los suyos.

Sevilla, una vez más, será la clave no para las elecciones generales del 20-N sino para las autonómicas de cuatro meses después. Será en la provincia, en las grandes poblaciones del área metropolitana, donde se decidirá en última instancia. Lo que ocurra dentro de dos semanas será decisivo para el asalto final al bastión socialista andaluz. PSOE y PP se juegan mucho en el suelo sevillano, mucho más que la salvaguardia de Viera, refugiado en el Congreso para que no le alcance la marea judicial de los ERE.

La cabra victoriosa de la que presumían los socialistas se ha echado al monte. Ya veremos si la vuelven a meter en el corral.

javier.rubio@elmundo.es

4/11/11

Anuncios

Written by cardomaximo

05/11/2011 a 10:25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: