cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Guerra contra Montoro

leave a comment »

LO EXTRAORDINARIO, por desacostumbrado, es que Alfonso Guerra esté braceando a la desesperada contra Cristóbal Montoro. Lo normal, lo que todos imaginamos cuando el PP desembarcó al candidato cunero en lo más alto de la lista, es que, a estas alturas de la campaña electoral, el ex ministro de Aznar estuviera lanzándole alfilerazos al ex vicepresidente de González para ver si le arañaba unos cuantos votos con los que disimular una nueva derrota en la cuna del socialismo moderno español. Eso es lo que estaba en el guión de campaña. Pero a estas alturas, todo lo previsto se ha ido a hacer puñetas y es Guerra el que anda desaforado de la Ceca a la Meca para mantenerse en cabeza en la meta del 20-N que, en su caso, es tanto como mantenerse con vida (política, se sobreentiende).

La agenda de Guerra está llena de actos como hacía mucho tiempo que no lo estaba. Su participación en la campaña está siendo mucho más activa que otras veces, incluyendo salidas de pata de banco como la del infundio contra la juez Alaya o los desbarres del mitin de Dos Hermanas. Este martes, conferencia en la Universidad Pablo de Olavide por la mañana y mitin en Alcosa por la tarde. Las encuestas aprietan y las urnas queman. Si lo sabrá Guerra, que lleva 34 años seguidos sin que nadie le haya mojado la oreja desde que le sacó 30.000 votos a la UCD de Suárez en junio de 1977.

Mira por dónde, quien lo tiene contra la espada y la pared es un tipo sin carisma que no le ha dedicado ni media palabra en la campaña porque «no sé qué contestarle». La distancia académica entre el prudente catedrático de Hacienda Pública y el mordaz oyente con vitola de intelectual convertiría en muy desparejo cualquier debate mínimamente serio que no recurriera a chocarrerías y consignas de taberna entre ambos cabezas de lista.

Pero lo mejor de Montoro  está en la distancia corta. El tipo es capaz de reírse de sí mismo –detalle de inteligencia donde los haya– con una facilidad que desarma al oponente dialéctico. Es casi imposible toparse con un político que se dé la importancia justa y que no se crea el centro del universo, más aun en campaña, cuando todo gira a su alrededor, pero Montoro es de esa clase de gente que tiene tan domesticado su ego que lo saca de paseo lo justo. Ha resultado ser una bocanada de aire fresco en la viciada atmósfera de la política sevillana, tan putrefacta ya de estar mucho tiempo a la intemperie: en definitiva, la némesis de Guerra. El domingo sabremos si es también el primero en tumbarlo.

javier.rubio@elmundo.es

15/11/11

Anuncios

Written by cardomaximo

16/11/2011 a 09:26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: