cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Perdonen que no me indigne

with one comment

USTEDES ME VAN  a perdonar, pero no pienso indignarme con Cayetano Martínez de Irujo ni un minuto más de lo que lo hago con el niñato con moto que pasa por debajo de la ventana con el escape libre. Todo lo más una mueca de fastidio porque me distrae de lo que estaba haciendo e interrumpe mi labor. Así que perdonen que no me indigne con tal señor conde con grandeza al que mi ciudad tuvo a bien elegir para encarnar al rey Baltasar en la cabalgata de los Reyes Magos de 2011 sin que se le apreciaran méritos para tan alto honor (eso creen los elegidos) como no fuera el deseo de agradar a su augusta madre.

Igualmente me van a permitir que me abstenga de calificar al sujeto porque para eso ya se sobran unos y otros profiriendo insultos con esa destemplanza tan patriótica como vitriólica: lo da la tierra, país de sañudos.

En realidad, me aburren tanto las descalificaciones categóricas como las oleadas de indignación que le siguen. Un día, Artur Mas; al otro, Duran i Lleida; al siguiente, los guionistas de Cuéntame; más tarde un aristócrata que se las da de empresario… Es que no nos van a quedar vestiduras que rasgarnos a este paso.

Pues claro que es una salida de tono lo que ha dicho el hijo de la duquesa de Alba. Pero no por decirlo abiertamente, sino por generalizar. El mismo error en que incurren quienes pontifican tomando lo que es una opinión personal con una categoría de clase o condición social. Terratenientes y braceros, nobles y plebeyos, señoritos y agradadores, la eterna división de Andalucía que no hemos sabido superar en treinta años y que ahora nos ponen delante como un espejo: a nadie le gusta verse feo. A lo mejor es por eso que nos indignamos con tantos aspavientos, para que nadie repare en que esa imagen – todo lo distorsionada, exagerada y descentrada que se quiera– es la que proyectamos después de 30 años de autonomía. ¿Para eso ha servido la blanca y verde al viento?

A lo mejor resulta que todas esas barbaridades que tanto nos irritan no hacen más que retratarnos como conformistas, apaciguados, mediocres y dependientes de unas transferencias de renta que nadie en su sano juicio puede negar. A lo mejor va a ser por eso que siempre la tomamos con los que están en el polo opuesto de nuestra identidad: un catalán, un señorito con espuelas…

Perdonen que no me levante. Me temo que los jóvenes andaluces con ganas de progresar que han tenido que irse fuera a buscar un trabajo tampoco le dedicarán mucho tiempo a rebatir esta ‘boutade’.

javier.rubio@elmundo.es

13/12/11

Anuncios

Written by cardomaximo

14/12/2011 a 09:19

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. http://morenocrac.wordpress.com/2011/12/13/un-gesto-senor-conde/#comments

    Tú mismo. Mejor para la tensión arterial.

    Me gusta

    morenocrac

    15/12/2011 at 09:38


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: