cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for diciembre 16th, 2011

La noche de Santa Lucía

leave a comment »

FUE LA TARDE de Santa Lucía, cuando acortan las noches y alargan los días, quizá porque no hay otra fecha en el año más idónea para simbolizar el tránsito de la noche enquistada en que hemos vivido a la luminosidad de la aternancia –ya les pondremos las peras al cuarto a los que hayan de llegar– en el panorama político andaluz que se vislumbra para el equinoccio de primavera. Pero fue esa tarde la elegida para conmemorar el decimoquinto aniversario de este periódico y no porque nos hagamos los suecos. Como a la mártir cuya festividad se celebra el 13 de diciembre, también ordenaron sacarnos los ojos para que no viéramos lo que pasaba alrededor. Sólo que, como también le pasó a la santa de Siracusa, conservamos la visión de una sociedad descompuesta gobernada por una casta que no tolera ningún reproche.

Y en el Alcázar, la noche de Santa Lucía, se le hicieron un puñado de ellos. Sólo que no estaban para escucharlos. Por lo menos en 1996, cuando se inauguró la edición, estaba Chaves componiendo su figura más gallarda. El martes, ni siquiera eso. Se ve que las proclamas sobre el papel en torno a la independencia periodística quedan estupendas para premiar a unos tanto como para castigar a otros.

Ellos se lo perdieron. Porque esta vez éramos más. Muchos más. Y hay que agradecerles que nos acompañaran en noche tan señalada a todos los invitados por igual, incluso a aquellos a los que incomodaba nuestra compañía, evitaban que nos vieran juntos o habían renegado de nosotros antes de que cantara tres veces el gallo de la Justicia. Bienvenidos, amigos, a este lado de la trinchera de la que no nos hemos movido un centímetro.

Pedro J. Ramírez sacó pecho del periódico «insobornable» que hemos hecho estos quince años y lo silabeó bien alto para que lo escucharan hasta los que fumaban distraídos en el patio: «in-so-bor-na-ble». Él –todos, claro– sabrá por qué lo decía. Y sacó pecho por Francisco Rosell, el capitán de esta nave de papel, al que encumbró delante de todos para que recibiera el homenaje debido como yo quiero hacer ahora, no con él –que sonaría a lisonja ventajista– sino con todos los periodistas, fotógrafos, humoristas, colaboradores, ilustradores, columnistas, becarios, críticos, articulistas y secretarias con las que me ha tocado compartir estos apasionantes tres lustros de profesión. Va por ellos, que no se lo perdieron como esos otros que ordenaron sacarnos los ojos para que no viéramos. Pero seguimos viendo

javier.rubio@elmundo.es

15/12/11

Written by cardomaximo

16/12/2011 at 09:46