cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Las prisas son malas, consejera

leave a comment »

LAS PRISAS son tan malas consejeras como algunas de Pepe Griñán que usted y yo estamos pensando en este momento y no va precisamente por la titular de ex Obras Públicas (así, en pasado, porque no hay dinero para nada) a la que ha cabido el dudoso honor de anunciar la segunda línea del metropolitano de Sevilla para 2020 siempre que se pongan de acuerdo el Gobierno central, la Junta, el Ayuntamiento, la UTE constructora a la que le adjudiquen los trabajos y los bancos a los que les pidan el dinero. Y antes habrá que terminar, digo yo, las dos líneas en construcción del metro de Málaga y la solitaria del de Granada, que está más que atravesada en el Camino de Ronda. ¿2020 ha dicho la consejera? Hay quien lo ve hasta apurado.

Y si las prisas son tan malas consejeras, a qué vienen ahora estos apremios. Vamos a ver: desde 1975 en que se aprobó la ley del Metro de Sevilla en las Cortes franquistas con sus procuradores saharauis reliados en aquellas túnicas tan vistosas y todo hasta que se inauguró la primera línea en víspera de la estampida de don Manuel, en mayo de 2009, transcurrieron 34 años. Entonces, ¿por qué apurarse con la línea 3?
La reciente historia del Metro de Sevilla arranca con el pacto municipal de 1999 entre Monteseirín y Rojas Marcos, al que algún día alguien –aunque sea por equivocación– tendrá que reconocerle la paternidad política aun a costa de que el PSOE le diera el abrazo del oso al PA.

Bueno, a lo que íbamos: de mayo de 1999 a 2020 en que se nos garantiza la segunda línea acabada por entero van sólo 21 años. Ni que fuéramos a apagar fuego con tanta celeridad. Comparado con lo que duró construir la línea 1, esta nueva infraestructura que uniría Pino Montano con Los Bermejales tiene un margen de maniobra de 13 años. Pónganle que las pantallas se filtran por un par de sitios, más algún quiosco que se vuelva a tragar la tierra, problemas en el accionariado de la empresa concesionaria, reclamaciones judiciales pertinentes, bronca política de todos los colores, penuria presupuestaria durante varios ejercicios y verán como 2020 les parece una fecha demasiado cercana para garantizarnos la entrada en servicio de la línea 3.

Si las prisas son tan malas consejeras, no sé cómo Josefina Cruz ha caído en la trampa. Con lo bien que hubiera quedado prometiendo la ampliación del Metro para el primer centenario de la Exposición Iberoamericana del 29. Que es, como quien dice, pasado mañana.

javier.rubio@elmundo.es

21/12/11

Anuncios

Written by cardomaximo

22/12/2011 a 09:42

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: