cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Christmas de puño y letra

leave a comment »

SE ACABARON los christmas. No porque haya pasado la Pascua de Navidad sino porque ya no hay quien los mande. Aquellos tarjetones de papel verjurado con su impresionante reproducción de un cuadro o un retablo de los muchos que la Cristiandad ha producido sobre el misterio de la Navidad pasaron a la historia. Y mucho más, los christmas escritos de puño y letra con los que se felicitaban las Pascuas y se deseaba venturoso y próspero –esos dos adjetivos son muy propios de estas fechas– año nuevo. Igual que el vídeo mató a la estrella de la radio, la crisis mató a la estrella de la felicitación navideña. Lo cual también es de agradecer porque nos ahorra toda esa pila de tarjetones con el dibujito de marras del niño que había ganado el concurso para el personal de la empresa y que no podían ser más ridículos.

Bueno, a medias, porque nos ha traído esto otro de las felicitaciones electrónicas para todo el mundo. Hala, el mismo arbolito con guirnaldas para toda la lista de correo y convenientemente aireado en las redes sociales. Todos por igual, valientes. Que es, por cierto, la mejor manera de quedar mal con todos: con los amigos de verdad porque esperan algo más que esa ñoñería del poemita de las narices que será muy estremecedor para quien lo copia, pero que a los demás no les dice ni fu ni fa; con los conocidos, porque se consideraban con derecho a personalización exclusiva; y con el montón de compromisos a los que les llega por llegar como a mí me ha entrado una felicitación de la peña bética de Villamartín, que ya son ganas de mandar christmas a troche y moche.

Las nuevas tecnologías han acabado por destruir el último reducto de la cortesía que anidaba en Navidad, con su escala de conocimiento para darle a cada uno lo suyo: visita para los íntimos; llamada de voz para los amigos; SMS propio para los conocidos; SMS prefabricado para el resto; y christmas electrónico para todos los demás con los que coincidimos a diario. Se acabó: ahora se lleva el saludo urbi et orbi desde el balcón de alguna red social o el spam como arma de felicitación masiva. Ahí lo llevas y date por felicitado, que no estoy dispuesto a gastarme ni un céntimo en recordarte por estas fechas.

Qué alegría da cuando abres el buzón y te encuentras ese sobre escrito a mano con un christmas dentro en el que alguien se ha tomado la molestia de pensar un minuto lo que iba a escribirte a ti de su puño y letra. Eso, amigos, no tiene precio. Para todo lo demás, internet.

javier.rubio@elmundo.es

27/12/11

Written by cardomaximo

28/12/2011 a 09:53

Publicado en costumbres

Tagged with , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: