cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Parches y remiendos

leave a comment »

POR LO VISTO, ya se puede criticar la chapuza que Monteseirín y su equipo perpetró en la Avenida de la Constitución tratando de acortar los plazos para que todo el recorrido peatonal (más tranvía, bicicletas, cruce de taxis, patrulleros y furgones del Banco de España) estuviera a punto para las navidades de 2006. Ahora es el propio grupo socialista el que cae en la cuenta de que aquello se hizo a la carrera y la baja calidad de la ejecución de la obra empieza a pasar factura tan sólo un lustro después de que el anterior alcalde inaugurara la obra con fanfarrias en vísperas de la última cita con las urnas en que ganó perdiendo.

En realidad, los chicos de Espadas no han criticado esto, sino que el Ayuntamiento de Zoido haya bacheado con asfalto los socavones que dejan las losetas de granito al partirse demostrando una «falta de sensibilidad» con el turismo y la conservación del patrimonio que es, a juicio de los socialistas, más que reprobable. Esto de meter a los turistas en todo lo que nos va mal es muy sevillano: ¡como si no bastara la falta de sensibilidad con cualquier peatón que puede dar un tropezón o doblarse un tobillo con el pavimento roto!

Ya sé que está feo citarse uno mismo, pero es que no me resisto a entrecomillar lo que dije aquí mismo el 18 de diciembre de 2007, hace cuatro años: «Sobre el pavimento de la Avenida parece que han parado once trenes. Vale que estaba mal colocado, que las losas se tiraron en plan fullero, pero es que lo que ha venido después ha sido peor. Hay rotos, hay agujeros y hay llagas como las de los estigmatizados: no se cierran nunca y van supurando colillas, palitroques…».

En estos cuatro años, la cosa ha ido a más y el aspecto de la arteria peatonal más destacada del centro de la ciudad es –para qué nos vamos a andar con rodeos– cochambroso. Impropio del vestíbulo que conduce al mejor cahíz de tierra. Cualquier peón de albañil sabe que aquello está para que lo levanten y vuelvan a poner bien asentadas las losas de granito, lo que tendrá que hacer el Ayuntamiento más pronto que tarde en vista del deterioro constante y el peligro que representa para los viandantes.

Entre tanto, lo que nos queda es esta política de parches y remiendos que simboliza a la perfección el actual estado de cosas en Sevilla: un equipo de gobierno sin un duro al que le quedan por delante muchos meses de bacheo como único recurso para rellenar los socavones heredados. Los de la Avenida de la Constitución y los que no se ven.

javier.rubio@elmundo.es

28/12/11

Anuncios

Written by cardomaximo

29/12/2011 a 08:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: