cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Fraga, hermano mayor honorario

with one comment

MANUEL FRAGA ha dejado rastro; eso no hay quien se lo discuta al político más churchilliano –para lo bueno y para lo malo– que ha dado la historia reciente de España. Todo en él era vehemencia e ímpetu que se sobreponían al frío cálculo de las posibilidades de dirigir el Gobierno de la nación: ni Franco, ni el Rey, ni la mayoría del pueblo español se terminaron de fiar nunca de él y le bloquearon tantas veces como lo intentó el acceso a un puesto para el que había empezado a prepararse con denuedo desde antes de su nombramiento como ministro de Información y Turismo.

Desde 1962, a los mandos del aparato propagandístico de la dictadura, Fraga se pateó España entera con una dedicación y una energía difícilmente superables: el hoy alcalde Huelva, Pedro Rodríguez, entonces camarógrafo  para TVE, guarda vivo el recuerdo de la comitiva oficial trepando dunas y repechos para decidir la ubicación de los paradores de Mazagón y Ayamonte. El cargo y la actividad que desplegaba le servían para entablar conocimientos y reclutar afectos para cuando hubiera de producirse lo que entonces se llamaba el «hecho biológico».

En aquella España de cerrado y sacristía, las cofradías eran prácticamente la única expresión de la sociedad civil al margen del control gubernamental. Muchas lo honraron con el cargo de hermano mayor honorario que sellaba una simbiosis de intereses y apoyos mutuos tan del gusto de los cofrades en todas partes. En sitios tan dispares como Écija (el Silencio), Huelva (la Esperanza), Málaga (Lágrimas), Medina de Rioseco (Longinos) o Jumilla (el Santo Costado) reclamaron su presencia para investirlo con el título más encumbrado a mano.

También la Macarena, que ayer recordaba en su página de internet cómo el ministro Fraga «se volcó con la hermandad en los preparativos de la coronación». Fue nombrado hermano de honor el 24 de junio de 1963 y como hermano mayor honorario a perpetuidad en el cabildo del 29 de junio de 1964, apenas un mes después de la coronación.

Fraga había visitado durante la Feria la basílica junto al ministro de Industria, Gregorio López Bravo, y el alcalde José Hernández Díaz. Dejó escrito en el libro de honor: «Con el mayor agradecimiento por haber sido admitido como hermano, y con la firme promesa de ser uno más a contribuir al esplendor del culto de nuestra Gloriosa Patrona». Fue el 25 de abril de 1964. Exactamente diez años antes de que en Portugal estallara la Revolución de los Claveles. Rojos, que no blancos como los del palio macareno.

javier.rubio@elmundo.es

17/1/12

Anuncios

Written by cardomaximo

18/01/2012 a 09:05

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola amigos, encuentro interesante vuestro blog y me interesaría hacer un intercambio de seguimiento. La dirección del mío: http://todoelorodelmundo.wordpress.com
    Un saludo afectuoso de
    Lino

    Me gusta

    Lino Althaner

    18/01/2012 at 16:33


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: