cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Corrientes alternas

leave a comment »

EN LA MAREA alta de la crisis regular del socialismo sevillano se hace imposible encontrar un solo renglón que explique las diferencias entre la idea de partido que anida en las cabezas visibles de esos dos bandos que se van fraguando como se fraguaban los desafíos en el patio del colegio: los más animosos, los primeros en cruzar las líneas; y luego, casi por descarte, todos los demás a los que les daba lo mismo chutar contra una portería o contra la otra. Sabemos que Viera está enfrentado a Susana Díaz como estamos al tanto que Rubalcaba y Carmen Chacón se van a disputar la secretaría general del partido, pero no hay ningún rasgo ideológico o de organización interna que identifique una de otra corriente . Seguramente, porque todos han sido de una y de su contraria alguna vez de forma alternativa.

Entre Largo Caballero e Indalecio Prieto había probablemente más diferencias de concepto del Estado y de la organización económica que entre, pongamos, el Zapatero de la última hora y el Rajoy de este primer mes de Gobierno, tan similares en su combate contra la crisis aunque no en la intensidad con que abrazan la fe en sus reformas. Probablemente, porque aquella gente llegaba a la política con algo más que ganas y la cabeza bien amueblada aunque los muebles fueran de dudoso gusto.

Por no hablar de los postulados en muchos casos abiertamente enfrentados que defienden Mitt Romney, Ron Paul o Rick Santorum sin salirse de las lindes del GOP en las primarias de los republicanos en los Estados Unidos. Sin embargo, por más que se leen y releen las excepcionales crónicas de la infatigable Carmen Torres sobre lo que se cuece dentro del PSOE sevillano no habrá manera de discernir cuáles son las diferencias en cuanto al modelo de  organización del partido que defienden José Antonio Viera y Susana Díaz. «Es una cuestión de acentos, de énfasis», te dicen como si estuvieran hablando de la variedades dialectales del chino mandarín. Será la entonación con que se lanzan los mensajes, porque la expresión de ambos no da para distinguir variantes diastráticas dignas de considerar.

A falta de palabras, de ideas o de propuestas, todo se sustancia en números: de qué lado caen las agrupaciones de los distritos y cuántos delegados de cada cuerda suman cada una hasta el recuento definitivo. Mientras, se insinúa entre líneas o se cuenta abiertamente la ventaja que supone disponer del control sobre los contratos de libre designación en la Diputación o en los ayuntamientos. Y lo más indignante es que a nadie indigna ya el modo de enchufarse a las corrientes alternas.

javier.rubio@elmundo.es

20/1/12

Anuncios

Written by cardomaximo

21/01/2012 a 09:50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: