cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for febrero 25th, 2012

Cuestión de ética

leave a comment »

EL EQUIPO DE Zoido alcalde ha perdido la virginidad. Política, se entiende, que de la otra no vamos aquí a estar indagando. Ya está. La primera vez. Ahora podrán fumar cartones y cartones hasta la próxima, pero ya han consumado su primera coyunda con la corruptela aunque sea de una manera tan poco airosa como con la prima, la novia y la hermana de un vulgar concejal de distrito que ni pincha ni corta. Qué le vamos a hacer: cuántos la han perdido (la virginidad, se entiende) en la incomodidad del asiento de atrás de un coche o encerrados en los lavabos, puaj.

Se acabó. El PP, que había hecho de la limpieza y de la lucha contra el nepotismo uno de sus principales armas de desgaste contra el fracasado gobierno de Monteseirín, ha capitulado. En reciprocidad, el electorado ha perdido no ya la pureza (siempre política, por favor) sino la ingenuidad. Hasta aquí llegó la confianza en estos chicos tan guapos y tan preparados que iban a desmontar el aparato clientelar del Ayuntamiento. Ahora ya sabemos que sólo le cambiaron los ropajes a la estructura para que su gente entrara a ganarse la vida como coordinador de un taller municipal por lo demás prescindible en tiempos de crisis.

En el fondo, estos comportamientos abusivos los propicia el sistema. Un tipo que sale a la calle para componer una foto tras una pancarta con un eslogan prefabricado con el que congratularse con el jefe tiene que cobrarse una recompensa por haberse puesto en  ridículo a la vista de todos.
Nada importa cuáles sean las siglas: el pancartero es en realidad un hooligan de la política que aspira sólo a que el delantero centro le regale entradas gratis para el partido del domingo con las que salvar su prestigio y agenciarse un dinerillo extra con el que impresionar a la peña. Los partidos los necesitan y les premian con un puesto al sol del presupuesto público.

No es cuestión de estética la contratación de familiares y militantes por unas empresas que niegan «presiones» para hacer lo que han hecho ahora como las negarían para hacer lo que hicieron antes porque la mayor presión es ver rescindido el contrato. (Ellos habrán perdido ahora la honradez, pero nosotros hace mucho que perdimos la candidez). Es una cuestión de ética: no se puede ir por la vida rogando favores para los allegados porque algún día alguien ha de poner al cobro esa factura. Y ya se sabe que no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague. El día menos pensado se la giran los electores a Zoido.

24/2/12

Written by cardomaximo

25/02/2012 at 11:07