cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for febrero 2012

Zoido se mete en campaña

leave a comment »

No hay nada como la inminencia de unas elecciones para que los políticos se pongan a trabajar en firme. En especial, si son políticos como Juan Ignacio Zoido, un ‘killer’ electoral que encuentra su mejor versión en la arena de la campaña antes que en la soledad del despacho del poder resolviendo cuestiones pendientes, como hemos venido viendo desde hace ocho meses.

Pero ha sido divisar en lontananza las autonómicas de dentro de un mes y Zoido ha dado cuatro golpes de efecto en la misma semana sin solución de continuidad: ha liquidado la deuda con la promotora Sacyr por la construcción de las ‘setas’ de la plaza de la Encarnación abonando la factura pendiente de los últimos 11,5 millones de euros que reclamaba la constructora; ha prometido un mercado de exquisiteces en las naves del Barranco; ha desbloqueado la construcción de un gran polo comercial en los terrenos de El Higuerón (frente a la planta de Reanult en San Jerónimo); y ha firmado, con todas las bendiciones del secretario municipal, un protocolo de intenciones con los propietarios del suelo donde Ikea quiere construir su segundo establecimiento en Sevilla.

Todo de una tacada. Y aún le ha dado tiempo para adornarse con la Copa Davis ganada en la ciudad por el equipo nacional al lado del Rey y anunciar la cripta bajo la que se exhibirán los restos arqueológicos del patio de Banderas.

Con semejante tarjeta de visita, Zoido tiene media campaña electoral hecha puesto que él mismo es quien tendrá que medirse con el actual presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, que encabeza la lista remendada y parcheada del PSOE sevillano en las elecciones del domingo de Pasión.

Zoido sabe que todo su partido estará pendiente de él el 25 de marzo. Y que todo lo que ha conseguido el PP hasta ahora en Andalucía (dos victorias históricas sobre el PSOE, la gobernación de todas las capitales y la mayor parte de los municipios grandes a excepción de Dos Hermanas), con ser mucho no basta si se queda en la orilla de desbancar al PSOE del Gobierno autonómico después de treinta años de ejercicio hegemónico y –por lo que estamos viendo- fraudulento del poder.

Por eso, Zoido ha acentuado su perfil de gestor a un mes vista de las elecciones, al objeto de que el electorado lo identifique a él y a las siglas que representa con una opción preocupada por el empleo y que consigue acuerdos con quien sea menester para garantizar el futuro económico de la ciudad.

No es casualidad que todos y cada uno de esos acuerdos de la última semana llevaban como encabezamiento destacado la cifra de empleos previstos: 100 en el mercado gourmet, 700 en la pomposamente llamada Ciudad de la Imagen y 7.000 en la gran superficie comercial de Ikea. Poco importa, en estos momentos, que esos números sean sólo cálculos muy aproximados o la calidad de los empleos. La campaña electoral no es sitio para entrar en esas disquisiciones: sólo el brochazo gordo de los casi 8.000 puestos de trabajo que se van a crear de aquí a un par de años gracias a la gestión de Zoido.

Porque ese rasgo individualista de personificar en el alcalde todas las excelentes noticias para Sevilla y descargar en la responsabilidad de los delegados todas aquellas negativas también está premeditadamente buscado: no hay más sol que Zoido en el Ayuntamiento que alumbra los grandes logros de su gestión en estos ocho meses.

Ante este alud, los socialistas bien poco pueden oponer. El grupo municipal del PSOE ha levantado algo la voz como esos cazadores que se apuntan el tanto de haber visto primero la presa, aunque después tengan que admitir que ha sido el compañero quien se haya cobrado la pieza con sus certeros disparos. Sí, Monteseirín estuvo pasteleando lo mismo que Zoido –y casi seguro que con los mismos actores económicos- en el mercado de entradores del Barranco, en  los suelos del Higuerón y en los terrenos donde Ikea pretende instalarse. Pero no remató ninguna de esas cuestiones, que dejó vivas para que ahora su sucesor se apunte el tanto.

Hay un detalle, maquiavélico si se quiere denominar así, que no conviene pasar por alto. Al presentar la última factura abonada a Sacyr por el mirador con barras de bar de la Encarnación (11,5 millones de euros) enfrentada a la inversión necesaria (50 millones) para construir los tres kilómetros de ramal de la SE-35 que Ikea ha puesto como condición ‘sine qua non’ de su gran apuesta comercial, el electorado puede hacerse una idea de qué hubiera sido de haberse destinado a fines más productivos el mucho dinero gastado en el (más que discutible) ornato de los espacios públicos de la ciudad.

Ikea o las ‘setas’: esa es la opción implícita que Zoido está inteligentemente planteando al electorado una vez que se ha metido en campaña.

20/2/12

Buen ‘crochet’ de Antonio Muñoz

leave a comment »

El concejal socialista Antonio Muñoz se ha apuntado un buen tanto con la denuncia de que el PP ha contratado a familiares directos, allegados y militantes de Nuevas Generaciones para los talleres de distritos y toda esa maraña de intereses creados en torno a la atención sociocultural a las personas mayores. Esto era justamente lo que criticaba el PP en la oposición y esto era justamente lo que muchos sevillanos querrían ver erradicado cuando les prestaron su apoyo en mayo. Comprobar al cabo de los meses que han cometido el mismo imperdonable chanchullo producirá seguramente una mezcla de impotencia y rabia en su electorado. En efecto, no parece que el DNI del que alardeó Zoido haya sido el único carné exigido para contratar.

20/2/12

Written by cardomaximo

20/02/2012 at 12:42

Imagen de la ciudad

leave a comment »

COMO AQUÍ somos tan dados a empezar la casa por el tejado, vamos a empezar a construir una ciudad entera por el nombre. Ya está: Sevilla tendrá su Ciudad de la Imagen a partir de 2014 que para eso la ha desbloqueado don Zoido. Así que a falta de productoras audiovisuales, empresas de base tecnológica y firmas TIC, la promotora –la ínclita Bogaris que tanto aprecio nos tiene a los de EL MUNDO desde lo del hijo de Chaves– ha encontrado una multinacional del bricolaje para que se instale en los terrenos del Higuerón junto a la factoría de cajas de cambio de Reanult. Será que vamos a empezar el emporio de la imagen montando estanterías para colocar los televisores…

En realidad, nadie sabe por qué aquello se va a llamar Ciudad de la Imagen. Hace cinco o seis años, antes de las crisis, las recesiones, los números rojos en la Bolsa y antes de todo, a lo mejor tenía algún sentido procurar unas parcelas donde pudieran trasladarse las productoras audiovisuales que andaban desperdigadas por el polígono PISA y la Pañoleta, cuanto más cerquita de la ubre de Canal Sur, mejor. Eso era antes: antes de que quebraran o cerraran o concursaran y se desmantelara todo el tejido audiovisual al primer soplido de la crisis económica, en cuanto el presupuesto de la RTVA estornudó, las ‘pata negra’ se resfriaron y el resto palmó de pulmonía.

Pero aun así, ahí sigue el nombre mercadotécnico con el que se ha bautizado la operación inmobiliaria porque siempre será más fácil de vender una nave en la Ciudad de la Imagen que el mismo local vacío al final de San Jerónimo. ¡Será por naves vacías!

En lo que no ha caído nadie del equipo de don Zoido es en la ruina que lleva asociado el precedente más inmediato de polígono para empresas audiovisuales: la Ciudad de la Luz de Alicante, más de 300.000 metros cuadrados consagrados a platós y facilidades para el rodaje de películas además de una escuela de cinematografía que se ha ido al garete hace cosa de un mes después de que la Generalitat valenciana haya enterrado casi 200 millones de euros en el invento. Apagaron la luz y ahora andan buscando quién la vuelva a encender.

Al final, todo se resume en una promoción alrededor de un centro comercial con sus grandes almacenes, sus restaurantes de comida rápida y quién sabe si su multicines para vender palomitas por kilos y refrescos por baldes. A lo mejor es por eso que le van a llamar la Ciudad de la Imagen, lo cual es un pleonasmo en esta Sevilla de nuestras entretelas. Es la imagen de la ciudad la que está en juego.

17/2/12

Written by cardomaximo

18/02/2012 at 10:17

Cuatro noticias de Universidad

leave a comment »

HAY VECES en que la marea de la actualidad deja en la orilla del periódico un perfecto retrato del momento con sólo agavillar un puñadito de informaciones separadas por unas cuantas páginas. Sucedió el miércoles en EL MUNDO a propósito de la Universidad sevillana: en cuatro brochazos (ni uno más ni uno menos), quedaba dibujado el panorama al que se asoman los estudios universitarios en la capital de Andalucía. Entre las páginas 25 y la 51 del planillo de la edición de Sevilla, mediaban 26 hojas de periódico. Sin embargo, la distancia entre las dos informaciones contenidas en sendos artículos resultaba  estratosférica si se consideraba el trasfondo de las noticias: ese contexto que todo (o casi todo) lo explica.

Titular de la página S1 firmado por Teresa López Pavón: «La Hispalense subvenciona a sus profesores de más de 60 años para que dejen de trbajar». Por menos de eso, le han buscado las cosquillas a Rodríguez Ibarra en la universidad extremeña: lástima que aquí ningún político –el último catedrático que nos representaba en las Cortes pegó la espantada antes de la victoria histórica de los suyos, que ya es tener olfato político– se ha acogido a tal modalidad de sangría (tomada en el sentido histórico, como hacían los barberos aplicando sanguijuelas al paciente para favorecer la circulación interna) intelectual para que hubiéramos puesto el grito en el cielo.

Columna Estimado profesor de la página 4 de Campus firmada por Juanjo Becerra: «Durante muchos años, denunciaste que la única cultura válida en un campus es la de la exigencia: ensalzar a los brillantes, contratar a los docentes con más proyección, atraer a los alumnos con mejores expedientes… Lamentablemente, distinguir entre lo bueno y lo menos bueno, separar el grano de la paja, se considera políticamente incorrecto».

Titular de la página S5: «Duro varapalo del claustro de la Pablo de Olavide a la gestión de su rector». Juan Jiménez dice que «toma nota» tras recibir la reprobación del 70% de los claustrales y exhibiendo como único logro el segundo puesto en un escalafón ad hoc de la Universidad de Granada que divide la producción científica entre el número de profesores funcionarios.

Y llegamos a la página 51, donde acaba esta aventura. Titular de la entrevista con el profesor de Física en el MIT de Boston Walter Lewin firmada por Gabriel Trinidade: «¿Cuántos premios Nobel se lleva España cada año?»

Tras esto, el lector puede elegir entre cerrar el periódico o esta Universidad.

16/2/12

Written by cardomaximo

17/02/2012 at 09:22

La ciudad sin horizonte

leave a comment »

Miguel MeleroLA CIUDAD había perdido su horizonte, oculto tras el brochazo negro que componía el paisaje de fondo. Que esa densa mugre volando por el cielo apareciera por la zona lindera con los frutales de la ribera del Guadalquivir no era más que otra turbia premonición del desnorte colectivo. Tenía que llover a cántaros, pero el cielo se resistía desde hacía meses, esmaltado de un azul brillante que dolía la vista. El frío de las noches gélidas de febrero venía a rematar la metáfora de esa ciudad que daba tiritones en la oscuridad sin ser capaz de ver más allá de sus narices.

En el aeropuerto, los pilotos vieron reducida la visibilidad para las cruciales operaciones de despegue y aterrizaje a 600 metros. Los científicos explicaron que se trataba de un fenómeno de inversión térmica por el que el suelo quedaba por las noches más frío que las capas altas de la atmósfera impidiendo que se disiparan los humos de las fogatas con que los agricultores calentaban los melocotoneros para evitar las heladas que arruinaran la cosecha. Los políticos se enzarzaron en reproches recíprocos a propósito de la boina de contaminación arrimando cada cual el ascua a su sardina, sin ver más allá de sus propios intereses a muy corto plazo: también ellos se habían quedado sin perspectiva.

Los confines de la ciudad se habían desdibujado, atrapada como estaba en un denso y viscoso celaje que lo cubría todo:  el lecho del río y los cauces de los arroyos, los descampados de las afueras y las carreteras que ahora llevaban a ninguna parte. La gran mancha negra había quedado inmóvil enseñoreándose de la ciudad destruyendo perspectivas,  aniquilando panorámicas y amolando contornos que ahora se escondían perezosamente esquivos.

Los ciudadanos se resignaban a contemplar con asco el cielo pintado con ese pegajoso mejunje que les había hurtado el horizonte. Primero fue la sorpresa, la novedad de un meteoro desconocido aunque fuera puerco; a eso le siguió la indiferencia y más tarde el aburrimiento. Finalmente, todos se acostumbraron a andar a tientas en medio de aquel desgraciado cúmulo que no había manera de disipar. Cuando se quisieron dar cuenta, la nube negra los envolvía y ellos mismos eran humo, el viscoso y pestilente humo en el que se habían consumido sus propias expectativas. Al cabo de algún tiempo de vivir emboscados en la negrura del amanecer, la ciudad desapareció del mapa. Pero sus habitantes ni siquiera lo advirtieron: los ciegos nunca llegan a reconocerse.

15/2/12

Written by cardomaximo

16/02/2012 at 09:20

Explicaciones para el PSOE

leave a comment »

EN VISTA DE LOS acontecimientos que se vienen produciendo en el seno del otrora hegemónico PSOE, después de darle muchas vueltas, no soy capaz –uno es consciente de sus propios límites– de encontrar más que dos explicaciones: o bien se han vuelto todos locos ahí dentro o todo responde a una estudiadísima jugada de gran maestro del ajedrez político para darle jaque al rey. Sólo que todo está tan confuso que es imposible distinguir quién va con las blancas y quién con las negras porque muchos peones se cambian a cada rato de bando en esta partida siniestra.

La justificación de enajenación mental transitoria colectiva tiene un precedente bíblico en Sansón (Viera) destruyendo el templo de los filisteos aunque él pereciera dentro después de que Dalila (Díaz) lo rapó para arrebatarle su descomunal fuerza. O tal vez se trate de que el PSOE sevillano ha entrado en esa espiral autodestructiva en la que entran muchas familias cuando de repente se da algún desencadenante que libera las tensiones reprimidas durante décadas de silencio: sencillamente no pueden soportarse más ni ellos ni cuanto les rodea.

Hay que reconocerlo: la argumentación más acorde con la historia y la cultura interna de los socialistas sevillanos es la de un tablero de ajedrez sobre el que se disponen los dos bandos al inicio de la partida. La caída de Viera se explicaría como un intercambio de piezas inevitable dándole al rival la posibilidad de cobrarse un alfil amortizado a cambio de acorralar a la dama antes del definitivo jaque mate. Es lo que tiene jugar tan descubierto, con una apertura tan fulgurante, con la dama moviéndose en todas direcciones merendándose con altivez piezas tan menores. De repente, la dama se ha quedado sin escaques donde esconderse de los caballos que saltan airosos sobre las líneas de defensa propias. A replegarse.

De acuerdo con esta explicación, está meridianamente claro quién se ha hecho dueño del centro del tablero y quién está moviéndose a la desesperada por los flancos sacrificando peones para ganar el tiempo que el rey necesita para poder enrocarse. En todo el PSOE andaluz sólo hay un gran maestro internacional con título acreditado capaz de anticiparse a las jugadas del contrario y disponer las piezas sobre el tablero con tal habilidad como estamos presumiendo.

La otra posible interpretación es que no estén todos definitivamente locos ni que Gaspar Zarrías ande detrás de todo. Por abreviar: cabe la posibilidad de que Griñán sea Jueves, como en el delicioso relato de G. K. Chesterton.

14/2/12

Written by cardomaximo

15/02/2012 at 09:12

Gobernar sin un plan B

leave a comment »

Quién iba a decir que tras cuatro años de trabajada oposición municipal y ocho meses después de tomar posesión de la Alcaldía, Juan Ignacio Zoido fuera a parecerse a esos gerifaltes del Partido Nacionalista Vasco que, por cálculo electoral, se limitan en cada comunicado o en cada intervención pública a pedir el fin de ETA. Creen los nacionalistas –o eso quieren hacernos creer– que la desaparición de la banda terrorista depende en exclusiva de reiterar esa petición hasta el aburrimiento. Pero no desean ir ni un centímetro más allá.

En cierta forma, es así como se encuentra la ciudad de Sevilla con el rascacielos de la Cartuja. El alcalde Zoido se cansa de repetir que la caja de ahorros –o lo que jurídicamente sea en la actualidad– promotora del inmueble no va a consentir que Sevilla pueda quedar excluida del listado de ciudades con monumentos patrimonio de la Humanidad. Y de ahí no pasa ni un milímetro.

¿Alguien sabe qué hacer en el caso de que ETA no esté dispuesta a disolverse como reiteradamente le piden desde el PNV? Claro que no. ¿Alguien sabe qué hacer en el caso de que a la entidad financiera responsable del proyecto le importe una higa la protección monumental que brinda la Unesco? Parece que no. Lo sorprendente es que, a estas alturas (concretamente a la de la planta vigésima de un total de 43), nadie en el Ayuntamiento sepa qué hacer. Tiempo han tenido para evaluar las consecuencias, estudiar detenidamente la cuestión y proponer una solución que necesariamente tendrá que dejar descontentos en uno de los dos bandos enfrentados. El nudo gordiano que deshizo Alejandro Magno de un mandoble es nada al lado del atolladero en que están el Ayuntamiento y la ciudad.

Da la impresión de que Zoido gobierna sin plan B. Que sólo confiaba en la buena disposición de Cajasol para detener las obras en cuanto el organismo que sirve de consultor a la Unesco dijera que está en peligro la declaración del centro histórico como patrimonio universal. Pero la caja de ahorros, lejos de amilanarse, ha seguido adelante con su obra quizá porque ya no puede dar marcha atrás cuando lleva invertidos alrededor de cien millones de euros (la cantidad exacta también está sujeta a controversia) en plena crisis. Y ahora qué.

No hay alternativa. Por más que la pida el líder de la oposición, Juan Espadas, sin proponer la suya propia. O se para el rascacielos o Sevilla pierde la escarapela de la Unesco, más que probablemente. ¿En todo este tiempo nadie se había parado a pensar en otra opción cualquiera que fuese? La acusación de improvisación o de falta de fondo es más que simple retórica.

Máxime cuando la cuestión del rascacielos se pone en conexión con el plan de acceso al centro histórico y comercial de la ciudad. Ocho meses de vacilaciones, dudas, globos sonda, señuelos y retrocesos han culminado ahora en la constatación de que no hay más  plan de movilidad para el centro que el que hay sobre la mesa.

Primero se derogó el que Monteseirín y su hombre de confianza, Francisco Fernández, improvisaron sobre la marcha con graves molestias a los vecinos e innumerables perjuicios a los comerciantes de la zona restringida al vehículo particular. Luego se sacaron de la manga esa abracadabrante comisión de investigación que resultó ser un fiasco mayor del que se trataba de examinar; más tarde, se repusieron la zona azul y las paradas de autobuses en la plaza del Duque aunque se remitía la solución final a un nuevo plan integral que iba a concordar –o eso se decía– los intereses de todas las partes implicadas. El propio delegado municipal así lo anunció, creando la expectativa de que el equipo de gobierno estaba decidido a remangarse en esta tarea en la que tan desastrosamente habían fracasado sus antecesores.

Finalmente, se ha dicho que no habrá tal plan de acceso al centro histórico ni nada que se parezca mínimamente a una estrategia –del sentido que sea– de movilidad en la zona. Eso es lo que hay y no hay más. ¿De verdad que en el PP municipal nadie se había sentado a pergeñar siquiera un bosquejo de cómo debería organizarse el tráfico y los accesos de particulares al centro de la ciudad? ¿Todo se supedita a la construcción de la línea 2 del metro? ¿Y qué pasa si se retrasa la ampliación o no hay dinero para acometerla o no hay voluntad política? ¿No se puede hacer nada mientras que no sea cruzarse de brazos y esperar?

Gobernar sin plan B está bien cuando te encuentras al borde del precipicio y tienes que convencer a los que tienen la cuerda para salvarte de que estás dispuesto a saltar con todas tus fuerzas para salvar el abismo bajo los pies. Véase la reforma laboral que acaba de anunciar el Gabinete de Rajoy. En el resto de los casos, gobernar sin una salida es cuando menos una irresponsabilidad.

13/2/12

Written by cardomaximo

14/02/2012 at 09:43