cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Lo nunca visto

leave a comment »

Pasen y vean. La crisis económica, las elecciones autonómicas de dentro de tres semanas o el cansancio del cuerpo social están propiciando escenas desacostumbradas, casi prodigiosas por lo que tienen de inusuales, rompiendo así la dinámica acostumbrada. ¿Cambo de ciclo, fin de una época, nuevos tiempos? Quizá eso sea mucho decir, pero nadie puede negar que tal sucesión de acontecimientos rompedores supone un hito, un alto en el camino, antes de reemprender la marcha. El tiempo dirá si en la dirección habitual o cambiando de trayecto. De momento, quedémonos con estos tres sucesos del todo imprevistos que contravienen la lógica acostumbrada y puede que sienten las bases de lo que está por venir. Ya se verá:

  • Empleados públicos se bajan el sueldo

Con la misma cadencia de la negociación del convenio colectivo, los empleados de la empresa municipal de autobuses, Tussam, le echaban un pulso al Ayuntamiento en general y al alcalde de turno en particular en plena Feria. Las huelgas de Tussam iban incorporándose a la tradición del mismo modo que su resolución. En la última Feria sin autobuses llegó a intervenir Susana Díaz, la secretaria de Organización del PSOE andaluz, para echar por tierra la estrategia de firmeza que por una vez había puesto en marcha el alcalde Monteseirín y Guillermo Gutiérrez como responsable político de la empresa municipal.

Pues bien, esos mismos conductores, mecánicos, inspectores y personal de talleres acaban de bajarse un 5% el sueldo en un gesto sin precedentes. El consejo de administración de Tussam aprobó la semana pasada el plan económico y financiero de la empresa que persigue garantizar su supervivencia sacándola del estrangulamiento financiero al que la habían conducido sus anteriores gestores.

Que los empleados de Tussam den su visto bueno a cobrar menos sólo puede indicar que la plantilla le ha visto de verdad las orejas al lobo de la privatización y está dispuesta a sacrificar parte de su remuneración a fin de tener que lidiar en el sector privado de la economía, donde las cornadas son mortales.

El alcalde, Juan Ignacio Zoido, acompañó tan desacostumbrada noticia con uno de sus golpes de efecto más característicos: se plantó en las cocheras de los tranvías entre las 6.30 y las 7 de la mañana del jueves para estrechar manos y agradecer el gesto de los trabajadores.

  • La autoridad prohíbe el botellón

Parecía imposible. Nunca antes se había hecho cumplir la ley que prohíbe la concentración espontánea en la vía pública para consumir alcohol salvo en aquellos lugares así dispuestos por la autoridad local. Hasta que pasó. Sólo hicieron falta dos docenas y media de policías locales, un poco de coordinación con la Policía Nacional y mucha determinación política para impedir que los jóvenes se citaran en la isla de la Cartuja a beber despreocupadamente.

Bien por el Ayuntamiento de Zoido. Del mismo modo que le afeamos la conducta en aquel primer botellón de otoño que los pilló con la guardia baja, hay que felicitarlos ahora por cumplir y hacer cumplir la norma, que para eso está.

No sólo evitaron la ‘macrobotellona’ de la temporada en encharco de la Pava, sino que se dedicó a perseguir y sofocar los conatos que surgían aquí y allá como consecuencia de la presión ejercida sobre los jóvenes. Al final, 47 denuncias por beber en la calle y la sensación de que es posible controlar el fenómeno y combatir sus efectos perniciosos. Que cunda el ejemplo.

  • La maquinaria del PSOE se gripa

Durante tantos años ha sido una impresionante apisonadora capaz de pasarle por lo alto a todos los rivales políticos con la implacable potencia de un tren que arrollaba todo a su paso y la precisión de un reloj suizo. Hasta que la máquina se ha gripado. Conviene recapitular para entender mejor lo que está pasando en el PSOE sevillano, al que no había quien le tosiera de lejos hasta esta campaña electoral.

Un secretario provincial dimitido, una ejecutiva provincial dividida, una gestora recién aterrizada, una militancia rota y un líder sin carisma ni ascendencia que, de repente, se ha encontrado sentado encima de un barril de pólvora creyendo que eso traería paz y conformidad.

Que la maquinaria electoral del PSOE no hubiera arrancado a una semana del inicio de la campaña electoral es un notición como para que este periódico le dedicara los honores de la apertura del cuadernillo de información local. Porque tiene un valor extraordinario: el de lo inaudito. Si había un partido que podía presumir de bases aleccionadas, de músculo para la movilización ciudadana, de capacidad para llegar hasta el último rincón de la provincia con un mensaje claro y rotundo, ése era el PSOE.

Nadie puede adivinar qué pasará en las urnas el 25 de marzo, pero la torpeza infinita con que los socialistas están conduciendo su precampaña es una noticia en sí misma que compitió la misma semana con los empleados de una empresa municipal aceptando cobrar menos y los policías impidiendo el botellón. Desde luego, lo nunca visto.

5/3/12

Anuncios

Written by cardomaximo

06/03/2012 a 09:38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: