cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

De aplazamientos y prórrogas

leave a comment »

abcdesevilla.es

abcdesevilla.es

Para entender en toda su magnitud este comentario hay que situarse en el Miércoles Santo, casi una semana atrás, con media España pendiente de irse de puente y la otra media de puente forzoso sin irse a ningún lado por culpa del paro. Ese miércoles resulta catastrófico para la confianza de España en los mercados financieros a los que necesita acudir como el adicto a la droga tiene necesidad de acudir a su ‘camello’.

El ministro Montoro, diputado por Sevilla, había presentado el día anterior los Presupuestos Generales del Estado más restrictivos de la historia española, con un ajuste brutal del gasto público para cuadrar unas cuentas profundamente deterioradas por la relajación con que se había gobernado en la creencia errónea de que el crédito era inagotable.

Lejos de aplacar las dudas de los prestamistas extranjeros, el presupuesto consigue el efecto contrario: se hunde la Bolsa, se dispara la prima de riesgo país y el Tesoro subasta poco y caro una emisión de deuda prevista para ese día. No es la tormenta financiera perfecta, porque ya la hemos sorteado otras veces, pero se le aproxima mucho.

Entre tanto, en Sevilla, la preocupación más inminente es si la lluvia dará tregua y permitirá disfrutar de un día pleno de cofradías en la calle. Contra todos los pronósticos, el Miércoles Santo reluce en todo su esplendor, las cofradías salen a la calle, el gentío invade el centro histórico… y los barrenderos limpian la ciudad cuando todo ha pasado, incluso a horas tan extemporáneas como las 4.35 de la madrugada en que se recoge el último palio.

Para que los operarios de Lipasam cumplieran con su abnegado y nunca suficientemente reconocido trabajo –en vista de la poca cultura cívica que demuestran quienes empuercan la vía pública a todas horas y de todas las formas imaginables- había hecho falta no sólo que saliera el sol y permitiera hacer estación de penitencia a las cofradías sino que la plantilla aceptara en asamblea los términos del acuerdo con el Ayuntamiento para desconvocar la huelga que tenían prevista hasta el Sábado Santo.

En pocas palabras, los empleados de la empresa municipal de limpieza urbana dan su conformidad a prorrogar hasta 2013 el convenio colectivo vigente en lugar de un nuevo marco laboral cuya negociación había dado pie a la convocatoria de la huelga. Salvado el escollo de la huelga de basuras, el alcalde Zoido podía seguir haciendo su ronda matutina por los templos de las hermandades del día sin que nadie le afeara la suciedad acumulada desde la noche antes: objetivo cumplido.

Claro que no podía decir lo mismo la dirección de la empresa, que aspiraba a recortar un 5% los salarios de los barrenderos y basureros en línea con el resto de sociedades municipales, a prolongar la jornada semanal hasta los 37,5 horas de acuerdo con lo dispuesto por el Gobierno para los empleados públicos y a introducir criterios de movilidad funcional en la plantilla. Con ser importante todo eso, no era lo más decisivo.

Lo más decisivo era que el Ayuntamiento de Juan Ignacio Zoido había reculado en el último minuto cuando se vio al borde del abismo con una carrera oficial convertida en el albañal en que la dejan sus abonados (aquí sí que no cabe echarle la culpa a nadie más) justo los días más críticos para la ciudad. El temor a que la imagen de la Avenida de la Constitución repleta de bolsas y cáscaras de cacahuetes abriera los telediarios nacionales pudo más que el temor a incumplir lo acordado con el Gobierno en el plan de estabilidad financiera para pagar a los proveedores. Con razón no se creen ahí fuera los presupuestos de Montoro: ¡si no nos los creemos ni dentro!

La jugada de Zoido y su equipo –el competente Maximiliano Vílchez destaca entre tanta inanidad- recibe en el rugby un nombre que lo dice todo: patada a seguir. Es la manera en que un equipo reculando contra su línea de ensayo trata de resolver la melé espontánea que lo amenaza con un patadón lo más lejos posible para ganar aire.

Zoido, cuya condición de presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias no conviene perder de vista en este embrollo, ha enviado el balón de los recortes, las caras largas y las medidas impopulares lo más lejos que ha podido para ganar tiempo, que es justo lo que le falta a España.

Pero los mercados de crédito internacional, la instituciones supranacionales y nuestros aliados en la UE son mucho más estrictos con los aplazamientos y las prórrogas que el Consejo de Cofradías con esas hermandades empeñadas en demorar hora tras hora su salida para evitar el chaparrón. Dios quiera que no acabemos (Sevilla y España) como San Gonzalo, dictándonos el Cecop del FMI a qué hora, de qué día y con cuántos cirios tenemos que regresar a golpe de tambor.

9/4/12

Anuncios

Written by cardomaximo

10/04/2012 a 09:45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: