cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Podemos seguir como si tal cosa

leave a comment »

PODEMOS SEGUIR como si tal cosa, tocando la lira, entregando unas becas a camareros o subastando muebles viejos, pregonando el dineral que se nos va a ir en intereses de una deuda que no hemos pagado, rotulando calles en honor de mitos de ayer por la mañana o fastidiando a los automovilistas que no dejan el coche en cualquier sitio. Podemos hacer todos como que no vemos lo que tenemos delante de nuestros ojos; podemos entreternos con el partido del Betis en Anoeta, debatir si Rajoy tendría que haber salido del paso improvisando cualquier bobada antes que najarse por la puerta lateral, seguir dando vueltas sobre las inversiones de un presupuesto que se ha quedado viejo en una semana o felicitarnos por las cifras de ocupación de los autobuses urbanos la pasada Semana Santa. Pero nada nos salvará del destino que nos aguarda.

Fin de trayecto. Se acabó el viaje. Podemos remolonear en la parte de atrás, podemos amotinarnos porque no queremos bajarnos del tranvía, podemos recordar con nostalgia lo bien que se llegaba a todos lados y lo barato –sobre todo, lo barato– que era el billete, podemos darnos ánimos ilusorios unos a otros de que podremos movernos empujando entre todos cuesta arriba, podemos quejarnos de la tormenta fastidiosa que hace ingrato apearse en medio de la ventisca. Pero nada de eso hará que el viaje se prolongue.

No hay salida. Estamos atrapados en nuestras rutinas inservibles, ajenos al fuego que incendia la casa, como si nada pasara. Somos miopes sin querer usar las gafas para enfocar la realidad correctamente, ciegos que no queremos ver, sordos que no queremos oír, tullidos que no queremos andar, mudos que no queremos hablar, idiotas que no queremos pensar. Pero nada de eso nos salvará, nuestra suerte está echada y cuanto más tiempo tardemos en advertir la gravedad de la situación, más nos costará salir del hoyo en que estamos.

Y mientras eso sucede, mientras empezamos a darnos cuenta de que nada será como lo conocimos, podemos seguir como si tal cosa, haciendo como si no se hubieran roto todas las convenciones en que nos desenvolvíamos a diario, como si siguiéramos teniendo lo que nunca más volveremos a tener. Podemos hacer como que no va con nosotros, que la ciudad está al margen de la emergencia nacional, que es posible seguir como si nada hubiera pasado, como si todo (el país entero) no se estuviera desmoronando a nuestro alrededor. Podemos elegir vivir como fantasmas, pero ni eso nos podrá salvar. Hasta aquí hemos llegado, sí.


11/4/12

Anuncios

Written by cardomaximo

12/04/2012 a 09:36

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: