cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Canapés y gestos

leave a comment »

EN LA CASETA municipal repartían siempre los mismos canapés, y por el mismo riguroso orden, mientras los mismos camareros gastaban día tras día las mismas bromas a los invitados a las recepciones oficiales con que el alcalde de la ciudad agasajaba a las fuerzas vivas de Sevilla. Yo mismo las estuve sufriendo más de un año y más de dos. Así que el anuncio de Zoido alcalde de que iba a prescindir de esos agasajos a tutiplén no puede ser recibido más que con un aplauso: por la salud de los sevillanos, ya era hora de acabar con la tartaleta de crema de roquefort con la nuececita en lo alto. Qué peso nos hemos quitado de encima y qué alivio para los sufridos estómagos de quienes las padecían una detrás de otra, tarde y noche.

El gesto vale lo que vale. Qué menos, aunque el alcalde lo enmascare en forma de solidaridad con tantos sevillanos que lo están pasando mal en vez de afrontar por derecho la cruda realidad: se acabaron los ágapes porque no hay un duro y las cuatro perras que quedan no nos la vamos a gastar en platos de queso y jamón que cada año llevaban más guarnición de picos para hacer bulto. Zoido acierta con uno de esos gestos populistas, de olfato político que tan bien le sientan.

Pero como un servidor es insaciable, es de esperar que la medida se extienda a tantas convidadas de gañote en las casetas de los distritos con los ancianos acarreados en autobuses desde el viernes antes del alumbrado para que se hagan la ilusión de haber ido a la Feria. Si no hay dinero, no lo hay para nadie. En vez de esos pimientitos fritos aceitosos –con lo que se repiten y la mala digestión que dan– que les sirven a los viejitos, que les mantengan las auxiliares de clínica en los asilos sin recortar en personal. Seguro que lo agradecerán más no sólo los asilados, sino sus cuidadores y no serán tan ingratos como esos policías locales que, oh pobrecitos, no tienen el cuerpo para poner multas porque no van «contentos al trabajo» a cuenta de la subida salarial que les prometieron y que no les han pagado.

Seguro que les asiste la razón en cuanto a cobrar lo estipulado, pero el gesto de negarse a repostar los patrulleros porque esa función no es suya o el gesto de no llevarse a cargar el teléfono móvil a sus casas desacredita la justicia que alberguen sus planteamientos. Son esos gestos ridículos, de tiquismiquis quisquillosos, los que arruinan su reivindicación por muy puesta en razón que esté.

Un gesto por otro, Zoido les sacó ayer ventaja a los guripas. ¡Como que algunos canapés de la caseta municipal merecían multa e inmovilización inmediata!

12/4/12

Anuncios

Written by cardomaximo

13/04/2012 a 09:08

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: