cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Cómo viene la Feria

leave a comment »

LOS DUQUES DE Alba, doña Cayetana y don Alfonso, ya han anunciado que no piensan poner un pie en la Feria este año. En eso (en no ir, no en el anuncio en sí) van a coincidir con miles de sevillanos a los que les van a salir en los próximos días compromisos ineludibles en Madrid, desplazamientos inesperados a la costa para resolver papeles del apartamento en el catastro y convocatorias inaplazables de toda índole a manojitos. Por no hablar de los que tienen que trabajar toda la semana y no pueden distraerse de sus obligaciones laborales ni un ratito, aquellos  a los que les ha salido un crucero la mar de apañado que naturalmente van a aprovechar y todos a los que les han denegado los días de asuntos propios y no van a poder ir.

Si los toros son el termómetro de la fiesta, estamos bajo mínimos, a punto de congelación. El día más entonado de público en los tendidos, dos tercios de aforo en una plaza de 13.000 localidades y los tendidos de sol con menos público que en las novilladas nocturnas de julio. En los próximos días, la empresa de la plaza de toros va a colgar el cartel con el que sueñan todas las figuras del toreo, pero por dentro de los ventanucos: «No hay billetes». Ni billetes, ni cheques, ni tarjetas de crédito, nada de nada. Los palquillos de muy asolerados clubes sociales de la ciudad no encuentran compradores para las localidades ni aun con descuento.

Los abonos para los aparcamientos alrededor del ferial van saliendo con cuentagotas cuando antes se acababan el primer día que se ponían a la venta. Casetas hay en las que van a ir cazando a lazo a los invitados para la cena del alumbrado como en la parábola del Evangelio.
El que tiene coche, no va a enganchar. Y el que tiene caballo, no va a montar. Que no es plan de dejarse ver mucho, no vaya a verlo un acreedor y le monte el número por la calle.  El que tiene caseta, se va a quitar de enmedio en cuanto pueda: irá un par de días a señalar el pullazo y pies para qué os quiero. Y el que no tiene ni coche, ni caballo, ni caseta, pues a pasear y a mirar que es gratis.

Vamos a asistir a una nueva mutación de los horarios para saltarse el almuerzo en la Feria que se había impuesto casi como obligación en los últimos tiempos. Vamos a volver a los filetes empanados y a los platitos de pimientos fritos mientras se le impone a las criaturas una restricción en los viajes en los cacharritos que ríanse de la reducción del déficit del Estado.

Está por ver que nos impongan el copago de los farolillos, aunque mejor no dar ideas. ¡Cómo viene la Feria!

19/4/12

Anuncios

Written by cardomaximo

20/04/2012 a 09:45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: