cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Volvemos donde estábamos

leave a comment »

LA BOLSA se desploma a los niveles de 2009. Y las matriculaciones de automóviles caen hasta igualar las de 1993. En el Parlamento, el sempiterno debate entre Griñán y Arenas suena a repetido. Fuera, llueve el mismo agua de siempre. Todo conspira en nuestra contra para volver donde estábamos. Somos nosotros mismos quince años antes: ahí es donde nos ha devuelto la realidad, la puñetera crisis que hace que tiemble el suelo y el techo salga volando por los aires mientras las paredes se agrietan. Los cimientos que creímos inamovibles se tambalean mientras esos dos se echan en cara cada uno lo que hace el otro. Ya lo hemos visto antes, ya hemos vivido todo esto cuando éramos más jóvenes, más despreocupados, más inconscientes o más atrevidos. ¿Dónde fuimos todo este tiempo para volver al cabo de tres lustros al mismo sitio?

En el Monopoly nos ha vuelto a salir la carta de «Vaya a la cárcel sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar las 20.000 pesetas». En los videojuegos de ahora, hemos quemado una vida y nos han quitado las monedas que habíamos llegado a reunir como un tesoro para el caso en que cayéramos al cruzar el puente o al saltar de las plataformas. Volver a empezar, como aquella película con la que Garci ganó el Oscar con aquel esmoquin blanco y aquel inglés macarrónico que hoy causa hilaridad por el atrevimiento con que entonces se podía plantar uno en medio de un teatro de Hollywood sin temor al ridículo.

Quizá sea sólo eso: el miedo al ridículo el que nos atenaza, el estigma social de haber fracasado, de tener que volver grupas y desandar el camino como un derrotado que vuelve de la guerra con la lanza quebrada y la armadura abollada, quién sabe si oxidada cuando el tiempo nos alcance y tengamos que despojarnos de esa vitola de triunfo con que nos ceñimos el laurel de los campeones.

Todo conspira en nuestra contra, como si hubiera un plan premeditado para hacernos la puñeta. No a nosotros solos, sino a media España. A quienes habían logrado una posición, a quienes se habían hecho un nombre, a quienes habían criado fama, a quienes podían presumir de prestigio. Nada vale, todo vuelve a girar, como esa ruleta americana inventada para contrarrestar el método estadístico de Gonzalo García Pelayo en el que los casilleros también giran cada vez. Eso es lo que pasó: nos movieron las casillas sin que nos diéramos cuenta y después de tanto andar volvemos donde estábamos. Algunos ni siquiera eso: Griñán y Arenas otra vez. La noria vuelve a girar, pero a nosotros siempre nos toca empezar desde abajo.

4/5/12

Anuncios

Written by cardomaximo

05/05/2012 a 13:26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: