cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Un Gobierno antiZoido

leave a comment »

Si hay alguien a quien no le tiene que haber gustado nada el nuevo gobierno de José Antonio Griñán al frente de la Junta de Andalucía, ése es el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido. Y no por la estupidez con la que se ha despachado su partido, afeándole al presidente andaluz que haya dejado fuera del Ejecutivo cuatro provincias dándole la vuelta como un calcetín al argumento de las cuotas provinciales que tanto le reprocharon antes a Chaves. Esa funesta manía del PP andaluz de sorber y soplar a la vez, de pedir más presupuesto pero conteniendo los gastos, criticar lo que se hace y lo que se deja de hacer es una de las claves que explican el desconcierto en que andan sumidos sus votantes y que tuvo su amargo reflejo en el resultado electoral del 25 de marzo.

No, a Zoido no le debe de haber gustado el nuevo Gabinete ni un pelo. Y no ya porque confiara en la llegada mesiánica de Arenas a la Presidencia para tener carta libre en muchos asuntos: eso está descontado desde la misma noche electoral en que se vislumbró el pacto PSOE-IU ahora fraguado. No, el motivo de su disgusto debe de ser otro como que en ese equipo hay demasiada gente de Sevilla. Vamos, que se conoce el paño y no va a estar dispuesta a dejarle pasar ni una.

Está Susana Díaz, cuyos únicos cargos institucionales que adornan currículo tan esmirriado como el suyo los desempeñó en el Ayuntamiento de Sevilla con Monteseirín de alcalde. Ojú. Además, Susana Díaz está ahí para lo que está, para hacer de cancerbera con el Gobierno de Madrid y con quien ose subírsele a las barbas a Griñán. Es más que probable que el tono de aquella carta impertinente y asaz descortés que Zoido le dirigió a Griñán en septiembre para echarle en cara los incumplimientos con Sevilla no podría repetirse ahora. Porque Díaz y el portavoz del Ejecutivo, el periodista sevillano Miguel Ángel Vázquez, le darían réplica inmediata con la acidez de la que hacen gala reiteradamente.

No acaban ahí las cuitas de Zoido con el equipo de Griñán. Al fiscal –uy, uy, un fiscal y un juez, en excedencia ambos, frente a frente– de Sevilla Emilio de Llera no tiene nadie que venir a contarle el cuento de la buena pipa de la Ciudad de la Justicia porque lo ha padecido en sus carnes hasta que hoy salga publicado su nombramiento en el BOJA. O sea, que se acabaron los globos sondas de nuevos emplazamientos y promesas de imposible cumplimiento.

La cuota sevillana la completa María Jesús Montero, una de las más aguerridas en la oposición a Zoido estos meses atrás. Más ahora que va a reunir en su departamento las competencias sobre Bienestar Social y el cumplimiento de la Ley de Igualdad que augura nuevos y escabrosos enfrentamientos entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de la capital a cuenta de las transferencias corrientes para abonar estos trabajos sociales.

Dispersión de competencias

Y luego están las otras consejerías con las que el Ayuntamiento tiene que entenderse en el día a día. Para hablar del Metro, de los cupos de VPO y de la SE-35 tendrá que hacerlo con Elena Cortés, la titular de Fomento y Vivienda, puro aparato del PCE con una fuerte carga ideológica del cumplimiento de sus obligaciones en el cargo y con deseos de poner en evidencia cuanto antes a los alcaldes del PP, incluido Zoido, porque ese departamento se va a nutrir de los cuadros técnicos forjados en el Ayuntamiento durante los ocho años de coalición con Monteseirín.
Ahora bien, para lo relativo a modificaciones puntuales del PGOU y cambios en el urbanismo heredado, Zoido tendrá que vérselas con Luis Planas, uno de los socialistas con mejor currículo internacional pero al que las competencias sobre Ordenación del Territorio le llegan a la orilla de su departamento sólo por la desconfianza de Griñán (y el PSOE entero, que no es cosa de prestar el lápiz rojo ni la facultad de entenderse con promotores e inversores inmobiliarios) a que las ejerciera Izquierda Unida.

Completan el cuadro dos consejeros malagueños, los titulares de Turismo (Rafael Rodríguez) y Cultura y Deportes (Luciano Alonso), con los que, a priori, el entendimiento parece que tendrá menos aristas.

Este es, obligadamente a brochazos hasta que se vayan conociendo los equipos completos y se vean las formas de cada cual, el panorama que se dibuja ante Zoido. El alcalde tiene ante sí dos opciones: o tirarse al monte y chocar permanentemente con la Junta con cualquier pretexto, lo que le reportaría un saco de votos fomentando el agravio comparativo y el victimismo, o sentarse a llegar a acuerdos beneficiosos para la ciudad aunque le restara credibilidad ante su electorado más recalcitrante. Ahora le toca decidir a él qué quiere hacer.

7/5/12

Anuncios

Written by cardomaximo

08/05/2012 a 09:26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: