cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Acuérdense de San Hermenegildo

leave a comment »

QUIZÁ, SÓLO quizá, sea ésta la columna de opinión más influyente de la prensa sevillana, aunque uno andaba por la vida sin saberlo hasta que la Diputación ha sacado la lista de sus medallas de la provincia y quizá, sólo quizá, uno se imagina que lo leen y todo esos políticos cuyo café del desayuno aspiramos a amargarles el tiempo que tardan en pasar la página. El amable lector me va a consentir pavoneo tan indecoroso por los críticos momentos por los que atraviesa la profesión periodística en general y los tripulantes de esta patera de papel en particular. O sea, que vale, vamos a presumir por un día de influencia, lo que en el argot profesional se llama –perdón por señalar– mear en lata.

El caso es que me han tomado la palabra.  En este mismo rinconcito guaseábamos hace un año a propósito del nombramiento como hijos predilectos de los tres diputados sevillanos en las Cortes de Cádiz de dos siglos atrás. No hay que decir que los honores se les rendían a título póstumo. Y acabábamos aquel comentario con una ironía que va cobrando cuerpo: «Ya queda menos para que se acuerden de Hermenegildo y lo hagan hijo predilecto…» San Hermenegildo o las Santas Patronas –mujeres al fin y al cabo, como pide el PSOE–, el emperador Adriano –ejemplo de «diversidad familiar», como solicita IU– o los Hércules de la Alameda, a los que habría que colgarles la medalla con la escalera articulada de los bomberos.

La apuesta por la fama póstuma –lean a Larra, que esas sí que eran columnas– la inició Monteseirín el año pasado, pero se ve que todos le han cogido afición. En la capital, Zoido le va a dar la distinción a Morales Padrón reparando a posteriori la injusticia cometida con el catedrático americanista. Pero es que la Diputación se ha acordado de Jacinto Pellón, el factótum de la Expo92, a los seis años de su muerte aprovechando que se cumple el vigésimo aniversario de la muestra universal y que el Ayuntamiento de Zoido lo había dejado fuera del reparto de honores pretéritos. Hasta el Ayuntamiento de La Algaba va a nombrar hijo predilecto al que fue alcalde, Marcos Agüera, hasta su muerte.

Nuestros políticos han descubierto la comodidad de homenajear en efigie –la Inquisición quemaba así– en vez de hacerlo en vida. Primero, nadie les puede salir respondón y rechazar el nombramiento; después, como a los muertos nadie se atreve a criticarlos, los proponentes pueden ahorrarse esos votitos ridículos de abstención en el pleno para aparentar que se está en contra, pero sin estarlo. El filón para medallear fiambres ofrece una veta inagotable. Por favor, acuérdense de Hermenegildo, el pobre príncipe visigodo, tan santo y tan olvidado. Es por influir…

17/5/12

 

Anuncios

Written by cardomaximo

18/05/2012 a 09:43

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: