cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Archive for junio 2012

Zoido y los penaltis

leave a comment »

YA ES MALA suerte, con la de días que hay en el año y uno más si es bisiesto como el que va corriendo, que caigan en la misma jornada la defensa desapasionada del rascacielos de la Cartuja ante el comité correspondiente de la Unesco y la consagración definitiva de las setas de la Encarnación con el masivo seguimiento de la semifinal de la Eurocopa ante Portugal. La sombra de Monteseirín es tan alargada como la de esos dos legados históricos de su triple mandato como alcalde.

Pues tal conjunción se dio el pasado miércoles. Mientras Zoido batallaba en San Petersburgo para que no le cayera a Sevilla el baldón de poner en peligro su patrimonio monumental con categoría universal, la fiel chavalería de la ciudad se daba cita en la plaza para seguir la retransmisión televisiva del partido de fútbol. Lo de menos, es lógico suponerlo, eran los goles: los que se dejó encajar el alcalde Zoido, falto de reflejos y a media salida, en la reivindicación del rascacielos al que él mismo le había puesto la proa; y los que ninguna de las dos selecciones de fútbol consiguieron hacer en el tiempo reglamentado.

Lo de más eran las ganas de diversión de los quinceañeros allí concentrados ante una pantalla gigante en un espacio privatizado con acceso restringido y escrutinio de bolsos. Y, si se permite la digresión sociológica de tres al cuarto, hasta la feliz convivencia de la audiencia, que abarcaba un espectro amplísimo en cuyos polos estaban los canis descamisados con banderas anudadas a la cintura y las pijitas de minishort con la cara pintada.

Los árbitros, todo hay que decirlo, no se portaron del todo mal. El turco de Donetsk amonestó a los defensas lusos y el argelino de San Petersburgo permitió la ley de la ventaja en los compases iniciales del choque para que la selección española pudiera desplegar su juego de contraataque. Con otro juez mucho más severo, habríamos quedado eliminados aun antes de saltar a la cancha.

Luego llegaron los penaltis y ahí se vio la elegancia de Sergio Ramos al tapar muchas bocas mientras Zoido, todo lo contrario, dará mucho que hablar con su lanzamiento sin convicción ni fuerza hasta el punto que el portero (se alternaban bajo el arco un alemán, un suizo y un estonio) llegó a rozar la pelota sin detenerla. Estamos en la final. Y una final lo justifica todo.

29/6/12

Written by cardomaximo

30/06/2012 at 11:20

Asilos y/o autonomías

leave a comment »

EL DILEMA de España en las actuales circunstancias es cómo desmontar el enorme aparato burocrático de que se dotó en tiempos de vacas gordas sin que el desmantelamiento de esa superestructura administrativa tenga incidencia en lo que queda del Estado del Bienestar. Ahí está la verdadera raíz del problema, el nudo gordiano que los hombres de negro de la troika comunitaria saben como liquidar de un solo tajo y en el que nosotros nos enredamos cada vez que intentamos deshacer la maraña en que nos debatimos.

Las residencias geriátricas concertadas acumulan tres meses sin recibir pago alguno de la Junta de Andalucía. Los empleados de las unidades de estancia diurna donde miles de ancianos reciben terapia a diario mientras sus cuidadoras (hay que hablar en femenino, porque esa responsabilidad recae sobre todo en las hijas, nueras y nietas de las familias) se toman un respiro de horas, ya se han manifestado por la calle porque ven en peligro su supervivencia si no les llega el dinero.

En Almería, la administración autonómica ha invitado a los asilos concertados a acudir a los bancos para solicitar préstamos con los que abonar las nóminas del personal y pagar a los proveedores figurando la Junta como avalista de los importes tomados a crédito. El plan hace aguas porque en la actual penuria de dinero, con el crédito restringido hasta extremos inverosímiles, los bancos ya no se fían de nadie y no quieren aumentar sus riesgos ni aunque el Estado aparezca como garante último de la devolución del principal más los intereses.

La suspensión de pagos encubierta tiene consecuencias dramáticas: los empresarios no disponen de liquidez para abonar las nóminas y el personal carece de ingresos. Los ancianos siguen atendidos por la profesionalidad que demuestran las plantillas de esas residencias geriátricas, pero ¿cuánto más puede durar esta situación?

La única respuesta de la Junta es de manual: los pagos se retrasan porque el Gobierno central no envía las remesas a tiempo. Si es así, ¿qué perderíamos si la transferencia de Madrid llegara directamente a cada centro geriátrico sin necesidad de hacer escala en la cuenta de San Telmo? Este es el punto en el que hay que elegir: o asilos sin autonomías o autonomías sin asilos. Los hombres de negro lo tienen muy claro. Más vale que lo vayamos teniendo también nosotros.

28/6/12

Written by cardomaximo

29/06/2012 at 10:05

Ya está aquí el verano

leave a comment »

EL VERANO no entra hasta que no hace calor. Y calor, lo que se dice calor, no hace hasta que el mercurio trepa por encima de los cuarenta grados: exactamente, a las 16 horas del martes 26 en la estación meteorológica del aeropuerto. Lo demás será agradable sensación térmica, pero no es calor.

Qué alegría, de verdad. Este año, el calor se ha hecho de rogar, que otras veces por San Antonio ya nos hemos enterado de quién manda aquí y no como ahora, que estamos ya casi más cerca de San Pedro que de San Juan de la Palma cuando nos ha sorprendido eso que los meteorólogos llaman una gran masa de aire cálido y seco de componente anticiclónico. O sea, calor.

De un tiempo a esta parte, el calor tiene mala fama y peor prensa, que están las radios y las televisiones todo el santo día recordándole al personal lo obvio: salga con la fresquita, busque la sombra y beba cuando tenga sed. Hubo años de abundancia en los que el Gobierno, a falta de enemigos de fuste como son ahora las agencias de calificación, los dichosos mercados y la puñetera prima de riesgo, le declaraba la guerra al calor. Como si nunca hubiera hecho calor, como si no supiéramos, de generación en generación, convivir con él.

Naturalmente, el Gobierno siempre perdía la batalla, pero en pertrecho de vídeos, municionamiento de folletos y salvas de anuncios publicitarios se iba lo que no tenemos. ¿Va a hacer este año menos calor? No, lo que hay es menos dinero. Y el calor puede inaugurar así su reinado sin que ningún ministerio lo moleste exhibiendo más títulos que la casa de Medinaceli: virrey de las noches de insomnio, barón de sudores, marqués de la solanera y príncipe del astro rey.

A este calor de junio, en sazón, se le recibe como a un amigo que hubiera estado de viaje por los desiertos y por el hemisferio austral que vuelve para instalarse una temporadita entre nosotros. Se toma su tiempo en contar las peripecias del año y distrae mucho en las conversaciones de ascensor.

Cuando llegue septiembre y todavía ande por aquí, saldrá un buen día del armario meteorológico para travestirse como esas visitas antiguas que traían dulces para merendar y a las que acababan poniéndole la cena por delante porque no encontraban momento de irse, qué pesaditas. O sea, la calor. Por ahora, disfrutemos del viejo amigo con que nos hemos reencontrado: ¡los cuarenta grados, qué felicidad!

27/6/12

Written by cardomaximo

28/06/2012 at 10:00

Metáforas inservibles

leave a comment »

LOS PERIODISTAS nos pirramos por el deporte porque ofrece una panoplia de metáforas imposibles de conjugar en la aburrida vida cotidiana con sus primas de riesgo, sus reestructuraciones de deuda, sus Dívar y sus puñetas. El deporte ofrece, en cambio, una pradera virgen en la que plantar imágenes y símbolos alrededor de valores, conductas y actitudes de los que estamos ayunos. El deporte, ese sustituto civilizado de la contienda, considerado como la celebración de la vida: un altar en el que entronizamos la juventud, el vigor y los límites del cuerpo humano.

Por eso, la muerte del futbolista Miki Roqué a los 23 años dispara la imaginación de los periodistas –y sus émulos en las redes sociales- para proveer metáforas, la mayoría más que manidas. Goles definitivos, partidos decisivos, prórrogas al límite, defensas cerradas, contraataques envenenados y toda suerte de expresiones con las que mitigar la pena que causa conocer que alguien en la plenitud de la vida ha fallecido.

Porque no nos ha dejado, ni se ha ido, como quieren hacernos creer con ese eufemismo tan bienintencionado como bobalicón. Conviene decirlo con todas las letras, con las mismas con las que él habló del cáncer que padecía, esa terrible lección que nos dio el 5 de marzo de 2011: Miki Roqué ha muerto. Y no ha sido un accidente, ni algo imprevisible o repentino, sino una enfermedad de la que todavía no tenemos ni puñetera idea. Vaya contradicción.

Hay centenares de Miki Roqué a nuestro alrededor. Aunque no sepamos sus nombres, aunque sus vidas no hayan salido del anonimato, ni hayan debutado en la Champions con el Liverpool, ni sean futbolistas del Betis cuyo nombre corea rendida la hinchada. Centenares de jóvenes y niños que mueren de cáncer cada año sin que tengamos una metáfora oportunista con que despedirlos, sin que podamos elevarlos a la categoría de mitos de consumo masivo.

El deporte es una celebración de la vida y los deportistas son sus ministros, pero ni ellos –rebosantes de salud y de energía- están exentos de pagar el tributo que a todos se nos exige por venir al mundo. Qué mayor lección queremos que aprendan nuestros jóvenes: las metáforas, por muy rebuscadas que las logremos, poco pueden contra la enfermedad. Ojalá se aprendieran la alineación de los que, no muy lejos del Benito Villamarín,  le disputan cada día una eliminatoria al cáncer.

26/6/12

Written by cardomaximo

27/06/2012 at 09:52

El estado de la ciudad

leave a comment »

El Ayuntamiento de Sevilla celebró el viernes un pleno monográfico para debatir sobre el estado de la ciudad. Pero lo de menos fue, como era de esperar, el estado de la ciudad. La oposición se entretuvo en afearle a Juan Ignacio Zoido la acumulación de cargos y el alcalde se salió por la tangente con un programa de cinco puntos con todo lo que ha dejado por hacer en el año en que lleva gobernando Sevilla: desde una base de datos con las filiaciones de los ‘gorrillas’ para saber cuántas multas impaga cada uno hasta un plan de empleo juvenil –es de temer que perfeccionando el clientelismo barato puesto en marcha con los talleres de distrito- con el que aparentar que el consistorio puede hacer algo para remediar la crisis económica y sus efectos.

Es el problema de dejar hablar a los políticos, que huyen de los adjetivos y se empeñan en construir oraciones de sustantivo larguísimas para disimular el verdadero diagnóstico de los problemas de la ciudad que deberían dar con cinco o seis palabras a lo sumo. El grupo del PP ha considerado el recién estrenado debate sobre el estado de la ciudad como un mérito de su gestión que increíblemente no había tenido lugar en treinta años de ayuntamientos democráticos. Tan orgullosos están de su criatura recién alumbrada que amenazan con exportar la fórmula a las juntas de distrito. ¿Cuándo nos dejarán en paz?

El verdadero estado de la ciudad lo acertaba a definir Anselmo Valdés -un tipo quijotesco que se plantea recuperar el espíritu ilustrado del Ateneo, figúrense- en la entrevista del domingo en estas mismas páginas. A la pregunta del entrevistador Juan Miguel Vega sobre cómo veía a Sevilla, Valdés respondía con tres sintagmas demoledores: “Aburrida, falta de ideas, con exceso de sevillanismo”. No hay mejor síntesis de lo que nos está pasando. Y los políticos, si supieran entender lo que les ha dicho el Defensor del Pueblo Andaluz, se preocuparían no de combatir los efectos de esos sentimientos, sino de cambiar el estado de ánimo que dejan traslucir.

En efecto, la palabra que mejor define el momento actual de la ciudad es aburrimiento. Porque ahí está resumido el continuismo con políticas que los sevillanos querrían ver desterradas, la desazón por lo que empieza a intuirse como una oportunidad perdida, la desconfianza en las promesas gastadas de tanto repetirse, el hastío con las situaciones heredadas a las que no hay forma de darles la vuelta y el cansancio motivado por la propia duración de la crisis económica.

Y claro que faltan ideas. Falta, para empezar, el arrojo para darle la vuelta a las cosas, para romper inercias y desatar cambios estructurales que liberen de las ataduras a las fuerzas creativas que podrían reconducir la situación. En esa carencia de ideas realmente novedosas está incluida la aversión a asumir riesgos significativos, el rechazo a ensayar nuevas fórmulas por miedo a perder el terreno conquistado y la ausencia de un norte que guíe toda la acción de gobierno y a cuya consecución se supediten todos los esfuerzos.

Por no hablar del exceso de sevillanismo, esa ensoñación del pretérito idealizado en que se consumen las energías de la ciudad. El anuncio de que la hermandad del Rocío de Triana se hará acreedora a la medalla de la ciudad el año 2013 en que se cumple el bicentenario de su fundación puede llenar de regocijo a muchas personas, pero también hay que admitir que a la mayoría le asombra tanta anticipación para un acto tan gratuito como el del reconocimiento a los sevillanos distinguidos. Siendo benévolos, el cuarto de hora que nuestras autoridades habrán dedicado a ponderar los méritos de esa hermandad mariana los habrá distraído de ocupaciones más productivas y beneficiosas para la ciudad.

El aprecio por la identidad propia y sus manifestaciones más señeras no debería eclipsar la necesidad de encontrar un sitio al sol del nuevo mapa de ciudades que cuentan en el mundo. Hay tantas cosas en las que otras urbes nos llevan ventaja, que el consuelo de las tradiciones sólo puede llevar a la nostalgia estéril. Tal vez por ahí habría que comenzar el verdadero diagnóstico del estado de la ciudad: por asumir la dura realidad de una ciudad aburrida de sí misma.

25/6/12

Written by cardomaximo

26/06/2012 at 09:41

La lección del funcionario Calderón

leave a comment »

Ahora que tan mala prensa tienen los funcionarios, a los que se hace responsables de todos los males que nos afligen como nación, habrá que valorar en sus justos términos la acción heroica del funcionario policial Carlos Calderón, policía de la comisaría de Alcalá de Guadaira, fallecido en la playa de El Palmar, en Vejer de la Frontera, al intentar el rescate de una pareja de bañistas extranjeros que habían pedido socorro. Los turistas finalmente se salvaron, pero el agente de la Policía Nacional entregó su vida en el mar con un comportamiento heroico “mucho más allá de lo que exige su deber profesional”, como lo definió el secretario de Estado de Seguridad. Descanse en paz y quede su ejemplo.

25/6/12

Written by cardomaximo

25/06/2012 at 10:33

Publicado en justicia, politica, sevilla

Tagged with , , ,

El mundo sí que es de ellos

leave a comment »

DE LOS AUDACES, de los que arriesgan, de los que se la juegan, de quienes tienen talento y encuentran la manera de ponerlo en circulación pese a todos los pesares y por encima de todos los obstáculos. El mundo es de ellos, de gente como Alfonso Sánchez y Alberto López que producen e interpretan la película “El mundo es nuestro” con la que han abierto brecha en la industria cinematográfica nacional a base de tesón, coraje e imaginación para poner en pie un proyecto con un presupuesto en torno a los 800.000 euros que hoy llega a 82 pantallas de toda España y que el 31 de julio va a verse en sesión privada en Los Ángeles para calibrar si se exhibe en América también.

Y todo eso, hecho desde aquí por gente de aquí sin que los políticos los hayan perseguido para hacerse una foto con ellos, ni ningún club de fútbol los haya invitado al palco para darse lustre, ni hayan clausurado ninguna plaza para el rodaje todo el tiempo que hiciera falta.

Todo es tan de aquí como esa calle San Jacinto en que transcurre la hilarante acción de un atraco con rehenes en la que se suceden los gags desternillantes. Y en la pantalla aparecen rostros tan conocidos del teatro sevillano que uno tiene la tentación de gritar a los cuatro vientos la respuesta que Alfonso Sánchez dio cuando en Madrid se confesaron sorprendidos del nivel actoral: “¿Que de dónde ha salido toda esta gente? Pero si las series de televisión están llenas de actores andaluces”. ¡Que nuestras actrices no sólo saben hacer de chachas, a ver si se enteran!

El mundo es de ellos porque, por encima de todo, la película funciona. ¡Vaya si funciona! La salida de los rehenes por parejas retransmitida en directo por la tele es uno de los momentos más divertidos del cine español de los últimos tiempos. Que no todo va a ser dramas de posguerra.

Sin embargo, “El mundo es nuestro” es un drama y bien actual, por cierto: el drama de la crisis, de los especuladores sin escrúpulos que pisotean a todo el mundo, de los parados que van trampeando con el chapú del cuñado, de las novias posesivas, de las limpiadoras que se hacen valer y de los pobres diablos que sueñan con que les paguen lo que les deben o llevárselo por las malas.

El mundo sí que va a ser de gente como Alfonso Sánchez y Alberto López, capaces de llevarnos al callejón del Gato para que nos riamos de nosotros mismos. Merece la pena acompañarlos en esta aventura.

22/6/12

Written by cardomaximo

23/06/2012 at 10:01

Elogio del número dos

leave a comment »

PUEDE QUE no sea un orador vibrante de los que enardecen al auditorio, quizá no sea el mejor parlamentario de la Cámara andaluza, probablemente no tenga el carisma que se lleva de calle a los militantes con sólo sonreírles y seguro que no le acompaña un físico de los que enamoran al electorado, pero nada de eso puede explicar el vacío en que el PP andaluz ha envuelto la despedida de quien ha sido, con diferentes nombres, el número dos del partido en los últimos trece años.

Ya se sabe que el número dos no tiene quien le escriba. El uno es el número de los ases; el tres simboliza la trinidad divina; el cuatro marca los puntos cardinales; el cinco es la mitad del perfecto diez igual que el seis representa la media docena; el siete es el número completo, símbolo de la infinitud; el ocho, al menos, es el cubo menor de todos y el nueve está tan cerca del diez que lo roza. Sólo el número dos sufre su suerte maldita de estar siempre opacado por el campeón.

El señor Sanz, don Antonio, ha cargado con esa cruz. Y con todas las que querían echarle encima: para unos era epítome del señoritismo (no conocen Jerez, desde luego) por los modales y la vestimenta y para otros, la prueba que refutaba la meritocracia por mantenerlo por mantenerlo al frente del cuadro de mandos del partido. Ahí ha estado todo este tiempo, apagando fuegos, proponiendo componendas internas, fajándose con los medios, sofocando revueltas y dando la cara a riesgo de que se la partieran en público cada vez que los exquisitos se ponían de perfil no les fuera a manchar la ropa tanta inmundicia como hay por desenterrar.

Los malpensados pinchan esta vez en hueso. Nunca, y espero que así siga, he tenido relación con él más allá de lo pura cortesía. Cierta vez que coincidimos en una mesa redonda hace seis o siete años le canté las cuarenta: por mucho que hicieran, el PP no iba a ganar en Andalucía hasta que el electorado no sintiera la necesidad de un cambio político. Así fue.

Sólo después de todo lo que pasó el día del Corpus, e involuntariamente a través de terceros, he sabido del atento seguimiento que dispensaba a mis opiniones, no siempre coincidentes con las suyas.

En el PP lo echarán de menos. Es relativamente fácil aprender a ser el primero. Lo verdaderamente difícil es saber ser un discreto, leal y esforzado número dos.

21/6/12

Written by cardomaximo

22/06/2012 at 09:48

Sin valientes no hay democracia

leave a comment »

UN FRAILE amigo, con ánimo más que provocador, sostenía completamente en serio que, durante la dictadura franquista, la democracia se refugió en las comunidades de propietarios y en los conventos, únicos reductos donde se podía elegir ya fuera el color de los toldos de la fachada o a la madre abadesa. El caso es que los conventos se nos vaciaron y los condominios se nos quedaron entrampados por culpa de los morosos. Así que cuando llegó la democracia, en realidad nadie sabía como usarla. Y menos que nadie, los sevillanos.

Allí donde hay un proceso electoral, donde se abre el plazo para confrontar libremente opiniones –esto último suena a espíritu del Doce de Febrero clavado-, embarranca la democracia interna. No hay más que desparramar la vista alrededor para darse cuenta del largo camino que nos falta para admitir opiniones diferentes a las nuestras y que no pasa nada por defenderlas abiertamente.

Se va Arenas del PP y en vez de propiciar una discusión dialéctica de la que saliera reforzada la nueva dirección, se impone el cierre de filas en torno al candidato que menos aristas presenta. Muestran los opositores del Ateneo –suerte de verdad, Anselmo Valdés- sus firmas contra el presidente Alberto Máximo Pérez Calero y ellos mismos se disculpan por no poder anunciar los nombres de preclaros sevillanos que les dan su apoyo, pero prefieren que no se sepa por ahora, que ya será hora de acudir en auxilio del vencedor… sea quien sea.

Qué sevillano esto de prestar en privado el apoyo con tal de no señalarse en público. Si lo sabrá Rafael Medina, al que le habían dado las palmaditas cargadas de ojana de rigor cuando lanzó su candidatura al Consejo de Cofradías y ha tenido que plegar velas antes de hacerse al proceloso Mar de los Sargazos porque una cosa son buenas palabras y otra, votos con nombre y apellidos.

No falla. Basta que alguien alce la voz y exponga sus puntos de vista sobre cualquier aspecto para que en seguida le toquen las palmas por “valiente”, pero sin ir más allá en el compromiso ni a favor ni en contra de las opiniones vertidas no vaya a ser que siente mal, según a quién. En realidad, para estar a tono con la hipócrita y cobardona sociedad civil sevillana, esta columna debería publicarse sin firma, pero qué le vamos a hacer: uno ya está acostumbrado a que le llamen “valiente”.

20/6/12

Written by cardomaximo

21/06/2012 at 09:42

Una y no más… Santo Tomás

leave a comment »

POR LO LEÍDO en estas mismas páginas, gracias a la pluma siempre certera de Francisco Javier Recio y Teresa López Pavón, el Ayuntamiento de Sevilla quiere salvar el marchamo de calidad de los tres monumentos Patrimonio de la Humanidad prometiendo que el rascacielos de la isla de la Cartuja será el primero y el último que profanará las vistas monumentales de la ciudad. Una y no más, Santo Tomás. Es de imaginar la gran decepción que se van a llevar los promotores de decenas de rascacielos que aguardaban turno para su edificación -¿cómo, que no había oído usted hablar nada de ellos? Toma, como que lo llevaban en secreto- y la enorme satisfacción de los propietarios de la Torre Pelli, que no sólo van a tener las bendiciones oficiales sino que van a dominar las alturas de la ciudad en régimen de monopolio ad infinitum. Desde luego, si a Zoido no le gustaba el edificio de la Cartuja, qué bien lo disimula.

El argumento, por lo leído, está copiado de Colonia, que se comprometió a no levantar más rascacielos para que no excluyeran su impresionante catedral del mismo selecto club de la Unesco. De momento, junto a la catedral donde se encuentra la tumba de los Reyes Magos -que aquí sacamos a pasear con la fresquita- hay dos o tres aparcamientos públicos cada uno con 2.000 o 3.000 plazas y una estación de trenes como Santa Justa a cien metros en línea recta. Y ahora seguimos hablando de las calles peatonales, del poderío económico del centro comercial, de las iglesias románicas y hasta del monumento a Blancanieves, si hace falta.

Es decir, en Colonia, el compromiso de no erigir más rascacielos llevaba aparejada una renuncia real por parte de la ciudad. Aquí, en cambio, la promesa de no levantar más rascacielos es un brindis al sol porque ya no va a haber más alcaldes megalómanos que sueñen con un distrito financiero ni más cajas de ahorro que sueñen con plantar su sede en un hito arquitectónico. Aquí, de lo que se trata, es de colar el rascacielos como sea.

El argumento de que será el último vale para cualquier cosa que nos quieran hacer tragar: el dragado del estuario del río, uno y no más; un aparcamiento en la Alameda, uno y no más. ¿O no dijeron eso mismo de la biblioteca del Prado, que una y no más? Disculpen, pero me quedo con la segunda parte del refrán. Como Santo Tomás, no creeré que están en contra del rascacielos hasta que no vea paradas las obras.

19/6/12

Written by cardomaximo

20/06/2012 at 10:01