cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Dos de los nuestros

leave a comment »

YA SABRÁN –y si no, se lo hago saber de inmediato- que la puñetera guadaña del ERE ha pasado por esta redacción segando la vida laboral de cinco compañeros que un maldito golpe de mala crisis nos ha arrebatado de la cubierta de este barco de papel que echamos al mar de los quioscos como náufragos que cada día tiramos una botella sin saber a ciencia cierta si alguien leerá el mensaje que lleva dentro. Son cinco, pero ellas tres y los lectores me van a permitir que glose aquí a mis dos compañeros periodistas a los que les han levantado las manos del teclado igual que los profesores nos arrebataban el bolígrafo cuando se demoraba la entrega del examen.

Reyes me ganó siendo una pizpireta becaria en aquel descoyuntado Diario 16 Andalucía casi a punto de acabar sus prácticas en la sección de Sevilla. Como esos novilleros con hambre de toro, se plantó en el ruedo de un garito donde entreteníamos la noche y me desafió a descubrir sus capacidades alardeando de sus estudios de Filosofía y alemán, lo cual entonces –y ahora, ojo- deslumbraba al más pintado en un periódico regional. Se ganó la plaza, no sólo por aquello, sino por su entrega y su tesón, que ponía de manifiesto cada vez que se le hacía un encargo. Y luego, cuando EL MUNDO de Andalucía vivió el ‘big bang’ de 1999 la rescatamos de no sé qué aventura atrabiliaria en la que andaba con empresarios aficionados, directores espectrales y lectores estupefactos. El destino hizo que nos persiguiéramos de sección en sección hasta que acabamos en ELMUNDO.es desmelenándonos (ella más, por supuesto) a la vez.

Javier ha sido mi hermano mayor en esta pelea desde que apareció en D16 con esa pose de dandi que cultivaba –también ahora, aunque vestido ‘à la page’- a finales de los 80. Fumaba en pipa, vestía abrigo largo y llevaba cartera de cuero, lo que prefiguraba entonces una personalidad con carácter dispuesta a no dejarse comer el terreno por nadie. Ni por el mismísimo Chaves cuando era todopoderoso virrey de Andalucía, con eso está dicho todo. Hemos pasado tanto (agradable, para qué recordar lo malo) en 23 años que estoy convencido de que la redacción va a resultar más triste sin él.

Va por mis cinco compañeros este brindis de tinta y papel lanzado al aire desde la admiración más rendida y el cariño más sincero.

 

Anuncios

Written by cardomaximo

09/06/2012 a 11:04

Publicado en historia, periodismo

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: