cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Al rescate del PP andaluz

leave a comment »

La casualidad –o no, que diría Rajoy- ha querido que el anuncio de la marcha de Javier Arenas de la presidencia del PP andaluz haya coincidido con el rescate a la banca española mientras arrecian las voces exigiendo al Gobierno español un incremento del tipo medio del IVA al que el ministro Cristóbal Montoro se opuso con todas sus fuerzas nada más aterrizar en Hacienda por entender que una subida de los gravámenes del IRPF tendría mejor venta política de cara a las decisivas elecciones autonómicas del 25 de marzo en las que el PP andaluz se jugaba desbancar al hegemónico PSOE.

Según la evidencia que se va abriendo paso, dos de los mayores errores de Rajoy en la gestión de la crisis –retrasar el presupuesto hasta después de los comicios andaluces y subir la tributación de las rentas antes que el IVA- obedecieron a una estrategia que, a la postre, resultó igualmente fallida: el PP no gobierna Andalucía y se hace inevitable modificar al alza el tipo impositivo del impuesto sobre el consumo final.

Así que, en medio de esta tormenta, el PP se dispone a sumar otro error a la dimisión de Arenas –al que nadie podrá reprocharle nunca su entrega personal para combatir hasta vencerle en las urnas al Leviatán socialista aquende Despeñaperros- en momento tan crítico. El error no es otro que poner el partido en manos del alcalde de la ciudad más importante que gobierna en Andalucía.

No es por Juan Ignacio Zoido, a quien le sobran virtudes de gobierno y como candidato en la oposición por más que su experiencia como secretario general novato no fuera demasiado halagüeña, sino por el cargo. Si además, el alcalde de Sevilla tiene que renunciar a la presidencia de la FEMP desde cuya plataforma se anunció que trabajaría también por los sevillanos, el error se vuelve mayúsculo.

El cálculo inicial de que se trata de un presidente regional de transición hasta que cuaje –si es que cuaja, claro- un liderazgo en el centroderecha andaluz puede saltar por los aires en el momento en que a Griñán le dé por convocar elecciones anticipadas (a partir de abril de 2013, para ser más exactos) para deshacerse del incómodo abrazo de Izquierda Unida y de la oposición mayoritaria del PP: ¡pero si ya hay mayoría de encuestados que dice haber votado al PSOE en las últimas elecciones cuando es estadísticamente imposible el dato!

Con Zoido a media salida –descontando que el Tribunal Constitucional les permita a los alcaldes seguir siendo parlamentarios-, el PP se encontraría en la peor de las hipótesis: sin candidato y sin opciones. Todo el trabajo de Arenas en los últimos dieciocho años se vendría abajo sin remisión, rodando cuesta abajo como la piedra de Sísifo que el PP andaluz está obligado a subir de tanto en tanto como un suplicio político.

De entre todas las opciones posibles –si bien es cierto que el abanico tampoco era muy amplio-, el PP andaluz ha elegido la peor: reeditar aquella presidencia a medias de Teófila Martínez con un pie en el Hospital de las Cinco Llagas y otro en la calle San Fernando, pero con la cabeza todo el rato en la plaza de San Antonio de Cádiz. Zoido, eso sí, lo tendrá todo más a mano y podrá formar su propio equipo, toda vez que se ha quitado de en medio (previendo lo que se avecinaba) Antonio Sanz, quien siempre ha ejercido de albacea de Arenas. Pero esas ventajas son tan ridículas que se quedan en nada.

El PP andaluz sabe –otra cosa es que lo quiera decir en voz alta- que no puede presentar a Zoido de candidato en unas autonómicas. El hecho de ser alcalde de la capital lo invalidaría a los ojos de muchos votantes de fuera de Sevilla que le reprochan al partido un centralismo de nuevo cuño.

Pero, con ser grave, no es lo peor. El PP intuye –en esto no hay certeza que valga- que una distracción de Zoido durante los tres años que le quedan de mandato en la Alcaldía le podría costar el cargo en 2015 frente a un PSOE recompuesto y sin el lastre de Monteseirín sobrevolando las urnas. Así que, en línea con su habilidad manifiesta para complicarse la vida, acaban de ponerle a Zoido delante de la mayor distracción que podían buscarle: pastorear al partido más votado de Andalucía por la nueva travesía del desierto que tiene por delante.

A la vuelta de tres años, el PP puede caer en la cuenta de que desvestir un santo para vestir otro suele ser la manera más sencilla de desnudarlos a los dos. Tal es el paso que se proponen dar si nadie acude antes a rescatar al PP andaluz de su propio éxito.

18/6/12

 

Anuncios

Written by cardomaximo

19/06/2012 a 09:51

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: