cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Una y no más… Santo Tomás

leave a comment »

POR LO LEÍDO en estas mismas páginas, gracias a la pluma siempre certera de Francisco Javier Recio y Teresa López Pavón, el Ayuntamiento de Sevilla quiere salvar el marchamo de calidad de los tres monumentos Patrimonio de la Humanidad prometiendo que el rascacielos de la isla de la Cartuja será el primero y el último que profanará las vistas monumentales de la ciudad. Una y no más, Santo Tomás. Es de imaginar la gran decepción que se van a llevar los promotores de decenas de rascacielos que aguardaban turno para su edificación -¿cómo, que no había oído usted hablar nada de ellos? Toma, como que lo llevaban en secreto- y la enorme satisfacción de los propietarios de la Torre Pelli, que no sólo van a tener las bendiciones oficiales sino que van a dominar las alturas de la ciudad en régimen de monopolio ad infinitum. Desde luego, si a Zoido no le gustaba el edificio de la Cartuja, qué bien lo disimula.

El argumento, por lo leído, está copiado de Colonia, que se comprometió a no levantar más rascacielos para que no excluyeran su impresionante catedral del mismo selecto club de la Unesco. De momento, junto a la catedral donde se encuentra la tumba de los Reyes Magos -que aquí sacamos a pasear con la fresquita- hay dos o tres aparcamientos públicos cada uno con 2.000 o 3.000 plazas y una estación de trenes como Santa Justa a cien metros en línea recta. Y ahora seguimos hablando de las calles peatonales, del poderío económico del centro comercial, de las iglesias románicas y hasta del monumento a Blancanieves, si hace falta.

Es decir, en Colonia, el compromiso de no erigir más rascacielos llevaba aparejada una renuncia real por parte de la ciudad. Aquí, en cambio, la promesa de no levantar más rascacielos es un brindis al sol porque ya no va a haber más alcaldes megalómanos que sueñen con un distrito financiero ni más cajas de ahorro que sueñen con plantar su sede en un hito arquitectónico. Aquí, de lo que se trata, es de colar el rascacielos como sea.

El argumento de que será el último vale para cualquier cosa que nos quieran hacer tragar: el dragado del estuario del río, uno y no más; un aparcamiento en la Alameda, uno y no más. ¿O no dijeron eso mismo de la biblioteca del Prado, que una y no más? Disculpen, pero me quedo con la segunda parte del refrán. Como Santo Tomás, no creeré que están en contra del rascacielos hasta que no vea paradas las obras.

19/6/12

Anuncios

Written by cardomaximo

20/06/2012 a 10:01

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: