cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Zoido y los penaltis

leave a comment »

YA ES MALA suerte, con la de días que hay en el año y uno más si es bisiesto como el que va corriendo, que caigan en la misma jornada la defensa desapasionada del rascacielos de la Cartuja ante el comité correspondiente de la Unesco y la consagración definitiva de las setas de la Encarnación con el masivo seguimiento de la semifinal de la Eurocopa ante Portugal. La sombra de Monteseirín es tan alargada como la de esos dos legados históricos de su triple mandato como alcalde.

Pues tal conjunción se dio el pasado miércoles. Mientras Zoido batallaba en San Petersburgo para que no le cayera a Sevilla el baldón de poner en peligro su patrimonio monumental con categoría universal, la fiel chavalería de la ciudad se daba cita en la plaza para seguir la retransmisión televisiva del partido de fútbol. Lo de menos, es lógico suponerlo, eran los goles: los que se dejó encajar el alcalde Zoido, falto de reflejos y a media salida, en la reivindicación del rascacielos al que él mismo le había puesto la proa; y los que ninguna de las dos selecciones de fútbol consiguieron hacer en el tiempo reglamentado.

Lo de más eran las ganas de diversión de los quinceañeros allí concentrados ante una pantalla gigante en un espacio privatizado con acceso restringido y escrutinio de bolsos. Y, si se permite la digresión sociológica de tres al cuarto, hasta la feliz convivencia de la audiencia, que abarcaba un espectro amplísimo en cuyos polos estaban los canis descamisados con banderas anudadas a la cintura y las pijitas de minishort con la cara pintada.

Los árbitros, todo hay que decirlo, no se portaron del todo mal. El turco de Donetsk amonestó a los defensas lusos y el argelino de San Petersburgo permitió la ley de la ventaja en los compases iniciales del choque para que la selección española pudiera desplegar su juego de contraataque. Con otro juez mucho más severo, habríamos quedado eliminados aun antes de saltar a la cancha.

Luego llegaron los penaltis y ahí se vio la elegancia de Sergio Ramos al tapar muchas bocas mientras Zoido, todo lo contrario, dará mucho que hablar con su lanzamiento sin convicción ni fuerza hasta el punto que el portero (se alternaban bajo el arco un alemán, un suizo y un estonio) llegó a rozar la pelota sin detenerla. Estamos en la final. Y una final lo justifica todo.

29/6/12

Anuncios

Written by cardomaximo

30/06/2012 a 11:20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: