cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Posts Tagged ‘clima

Los virtuosos

leave a comment »

Written by cardomaximo

06/10/2015 at 14:24

Publicado en costumbres, sevilla

Tagged with , ,

Crónica de un insomne

leave a comment »

Written by cardomaximo

05/10/2015 at 14:15

Publicado en costumbres, sevilla

Tagged with ,

Qué invento

leave a comment »

Written by cardomaximo

03/10/2015 at 14:10

Publicado en economia, paisaje, sevilla

Tagged with ,

Enero negro

leave a comment »

Written by cardomaximo

29/04/2015 at 14:20

Imprevisible

leave a comment »

Written by cardomaximo

18/03/2015 at 13:48

Cuarenta de mayo

leave a comment »

Written by cardomaximo

08/07/2013 at 11:02

Publicado en costumbres

Tagged with , , ,

La ciudad sin horizonte

leave a comment »

Miguel MeleroLA CIUDAD había perdido su horizonte, oculto tras el brochazo negro que componía el paisaje de fondo. Que esa densa mugre volando por el cielo apareciera por la zona lindera con los frutales de la ribera del Guadalquivir no era más que otra turbia premonición del desnorte colectivo. Tenía que llover a cántaros, pero el cielo se resistía desde hacía meses, esmaltado de un azul brillante que dolía la vista. El frío de las noches gélidas de febrero venía a rematar la metáfora de esa ciudad que daba tiritones en la oscuridad sin ser capaz de ver más allá de sus narices.

En el aeropuerto, los pilotos vieron reducida la visibilidad para las cruciales operaciones de despegue y aterrizaje a 600 metros. Los científicos explicaron que se trataba de un fenómeno de inversión térmica por el que el suelo quedaba por las noches más frío que las capas altas de la atmósfera impidiendo que se disiparan los humos de las fogatas con que los agricultores calentaban los melocotoneros para evitar las heladas que arruinaran la cosecha. Los políticos se enzarzaron en reproches recíprocos a propósito de la boina de contaminación arrimando cada cual el ascua a su sardina, sin ver más allá de sus propios intereses a muy corto plazo: también ellos se habían quedado sin perspectiva.

Los confines de la ciudad se habían desdibujado, atrapada como estaba en un denso y viscoso celaje que lo cubría todo:  el lecho del río y los cauces de los arroyos, los descampados de las afueras y las carreteras que ahora llevaban a ninguna parte. La gran mancha negra había quedado inmóvil enseñoreándose de la ciudad destruyendo perspectivas,  aniquilando panorámicas y amolando contornos que ahora se escondían perezosamente esquivos.

Los ciudadanos se resignaban a contemplar con asco el cielo pintado con ese pegajoso mejunje que les había hurtado el horizonte. Primero fue la sorpresa, la novedad de un meteoro desconocido aunque fuera puerco; a eso le siguió la indiferencia y más tarde el aburrimiento. Finalmente, todos se acostumbraron a andar a tientas en medio de aquel desgraciado cúmulo que no había manera de disipar. Cuando se quisieron dar cuenta, la nube negra los envolvía y ellos mismos eran humo, el viscoso y pestilente humo en el que se habían consumido sus propias expectativas. Al cabo de algún tiempo de vivir emboscados en la negrura del amanecer, la ciudad desapareció del mapa. Pero sus habitantes ni siquiera lo advirtieron: los ciegos nunca llegan a reconocerse.

15/2/12

Written by cardomaximo

16/02/2012 at 09:20