cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Posts Tagged ‘cuaresma

Cambiar la hora

leave a comment »

Cambiar la hora (19/2/15)

Sol374.jpg

Written by cardomaximo

05/05/2015 at 19:41

La ciudad de los frikis

leave a comment »

JSP_ATENEO 04.jpgLa ciudad de los frikis (9/3/14)

Written by cardomaximo

29/03/2014 at 10:39

La escala del arte

leave a comment »

Written by cardomaximo

21/02/2013 at 11:37

De la campanita al campanazo

leave a comment »

Written by cardomaximo

31/10/2012 at 11:21

No se habla de otra cosa

with one comment

Adolfo Arenas (izquierda) saluda a Francisco Javier Segura Márquez

No se habla de otra cosa. En las barras de los bares, los parroquianos intercambian confidencias entre sorbos de café con leche y bocados a las tostadas con aceite. En las oficinas y en los despachos, el personal forma corrillos en torno a la fotocopiadora para comentar las novedades. Hasta en los patios de recreo de los colegios e institutos de la ciudad, los chavales echan su cuarto a espadas. Eso es estar en boca de todos. La centralita del periódico está permanentemente bloqueada y los directores de los medios informativos de la ciudad reciben cartas a espuertas. Las cancillerías de medio mundo están recabando información oficial al respecto y los servicios secretos de varias potencias regionales mueven sus hilos con discreción tratando de sonsacar los detalles, que es donde suele estar el diablo, en los detalles. ¿Qué es lo que ha llamado tanto la atención de todo el mundo este fin de semana? ¿Cómo, que todavía no se ha enterado usted, querido oyente, de que han elegido al pregonero de la Semana Santa de 2013? ¿Que quién es? Por favor, si en Sevilla no se habla de otra cosa…

(Minuto de oro, ABC Punto Radio 29/10/12)

Written by cardomaximo

29/10/2012 at 14:05

¿Y ahora se va a poner a llover?

leave a comment »

LA PREVISIÓN meteorológica de la Semana Santa se vocea ahora por las redes sociales como antes se hacía con los periódicos de papel por la calle, cuando no había quioscos y sí miles de pordioseritos que se ganaban una perra chica por cada ejemplar que vendían. Ha sido colgar la predicción para las dos próximas semanas y no habrá ya capillita que no se haya enterado de que la probabilidad de chubascos se concentra entre el Viernes de Dolores y el Lunes Santo. Es un signo de los tiempos. En el doble sentido: lo habitual es que la primavera entre con inestabilidad atmosférica y propicie jornadas de chaparrones; lo actual es que nos adelantemos todos a lo que ha de suceder y nos pongamos a pontificar del porvenir como si nos fuera dado saber qué deparará. Para qué andarnos con disimulos: esta misma columna, sin ir más lejos.

La meteorología es una ciencia (para nada exacta, eso no hace falta ni decirlo) que ahorra miles de millones de euros con sus pronósticos: los aeropuertos saben si habrá niebla a la mañana siguiente, los ferroviarios si se encontrarán nieve sobre los raíles por la noche, los agricultores si conviene esperar unos días para la sementera, los gestores de embalses si conviene ir abriendo las compuertas y los hoteleros si se les van a caer las reservas ante un fin de semana desapacible. Anticiparse a meteoros adversos forma parte de la gestión ordinaria de servicios públicos, negocios e inversiones en las que están en juego vidas humanas en el peor de los casos y dinero, cuando menos. Así que a todos ellos les conviene saber cuanto antes el tiempo que hará para prever las contingencias oportunas.

Pero, ¿a las cofradías qué más les da? ¿Alguna va a dejar de comprar los claveles porque se avecina una borrasca?, ¿hay alguna hermandad que deje de contratar a los músicos si intuye la lluvia dentro de catorce días?, ¿deja algún prioste de montar los pasos o fundir la cera?, ¿se suspende el reparto de papeletas de sitio?, ¿el diputado mayor de gobierno se ahorra la confección de las listas? ¿A que no?

Pues entonces, queridos cofrades, dejad de atormentaros con el pensamiento del titular. El Jesús del evangelio hispalense diría: ‘Cada día tiene su afán y su propio chubasco. Ya se verá si salimos cuando llegue el momento. Para qué sufrir hasta tanto’.

22/3/12

Written by cardomaximo

23/03/2012 at 09:17

Todo lo que será, ya fue

leave a comment »

DICE EL Eclesiastés: “Lo que es, ya fue; lo que será, ya fue, y Dios vuelve a traer lo que pasó”. El eterno retorno de los tiempos expresado en un solo día en el que el rito invita a pensar que todo vuelve al mismo sitio del que partió, todo surgió a partir del polvo interestelar con el que nos fundiremos cuando la tierra no sea más que barro abrasado. Entropía del miércoles de Ceniza: la materia busca la estabilidad que le ofrece la forma más desorganizada posible, el polvo inerte en que nos convertiremos sin remisión. Sólo somos un paréntesis infinitamente más fácil de cerrar que de abrir: ¿qué provecho saca el hombre de todos los afanes que persigue bajo el sol?

Lo que será, ya fue. El ciclo vuelve a empezar hoy para que todo desemboque en otro Domingo de Ramos como los que ya fueron, como los que tendrán que ser. Alegoría de la rueda en la que consumimos nuestra existencia, viendo pasar las estaciones, saludando a los que llegan, despidiendo a los que se van, fatigados y exhaustos bajo el implacable paso del tiempo inexorable. Nada nuevo hay bajo el sol, tampoco nosotros.

La ceniza que llevo hoy sobre la frente me la impuso el domingo Carmen contando la última Nochevieja de su padre, de cuerpo presente en el responso en una de esas capillas impersonales de los tanatorios. Aquella jovencita de 18 años recién cumplidos hablando sin derramar una lágrima en pasado de quien más la había querido estaba echándonos puñados de ceniza encima a los presentes, embadurnándonos la cabeza, empolvando los pensamientos de cada uno, directamente a los ojos: mirad en lo que acabarán vuestros afanes, recordad en qué acabarán vuestros trajines.

Los vivos saben que han de morir, pero los muertos no saben nada. Quién de nosotros llegará a otro miércoles de Ceniza, a quién le sonreirá la fortuna y se hará rico, quién perderá el trabajo, se ocupará en vano de procurarse sustento, se deshará su familia y su hacienda se arruinará. Sólo ante nosotros la ceniza inerte en que se consumirán nuestros días.

Hoy somos y mañana dejamos de ser. No hay más que polvo, ni siquiera enamorado. Grisura yerma de residuos sobre la que no crecerá ninguna yerba ni alimentará ninguna semilla. No somos nada: quien lo olvida, empieza a morir. “Así que esta es mi conclusión: la felicidad consiste en comer, beber y disfrutar de todo el trabajo que se hace bajo el sol, durante los días de vida que Dios da al hombre, porque esa es su recompensa”, dice el Eclesiastés. Y dice bien.

 

22/2/12

Written by cardomaximo

23/02/2012 at 09:02