cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Posts Tagged ‘mercasevilla

Teoría de la gran unificación

leave a comment »

Written by cardomaximo

21/08/2013 at 13:40

Y aún dicen que el pescado es caro

leave a comment »

Written by cardomaximo

28/03/2013 at 11:07

Justicia desplomada

leave a comment »

Written by cardomaximo

20/10/2012 at 13:52

Criaturitas de los ERE

leave a comment »

Written by cardomaximo

06/10/2012 at 22:38

Manga en Fibes en diciembre

with one comment

EL CAMBIO tranquilo que proponía don Zoido hace justo un año debía de ser esto. Que la nueva estrategia comercial del Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla incluyera un salón dedicado al manga donde los expertos, los aficionados y los que sienten curiosidad por ese mundillo puedan intercambiar experiencias, adquirir nuevas técnicas, compartir secretos y envidiarse unos a otros por lo bien que se les da:«Manga tú, que a mí no me sale». Pues sí, ha tenido que llegar el PP a dirigir el Ayuntamiento de Sevilla para que la ciudad le dedique un festival durante el puente de la Inmaculada al manga, que llevará por título Mangafest, en Fibes los días 8 y 9 de diciembre.

Se comprende que, con semejante nombre, nadie se hubiera atrevido antes a organizar el I Salón del Manga en Sevilla. Debía de ser como mentar la soga en casa del ahorcado. ¡Con la de especialistas en la materia que pululaban por el patio fundado por el señor Monipodio cuatro siglos atrás! Había expertos en el manga ilustrado con unas pinceladas al centro de la página, pero también estaban los doctorados en el arte del manga a doble página que te cobraban también a doble factura, sin olvidarse de los peritos en el manga viajero, generalmente facturado por avión para que llegara antes, y los muy duchos en el manga familiar, que podía leerse en compañía de primos, cuñados y madres porteras para deleite colectivo. Estaban los diestros en el manga de ladrillo, llamado así por el grosor del volumen de la historieta que nos contaban para levantar ciudades de papel, y los avezados en el manga desplegable que va creciendo de precio a medida que se va leyendo. Además de los versados en el manga descuidado, que no es que estuviera  dibujado al desgaire, sino que se llamaba así porque había que dejar olvidado en un descuido por debajo de la mesa cuando se decidiera.

El manga tenía en Sevilla su cátedra más reputada como para que se organizara un festival con «talleres de manualidades con la técnica del origami»: ¡si aquí la gente doblaba los billetes de 500 euros para componer pajaritas y grullas que salían volando y enseguida se les perdía la pista! Ni torneos como el del One Piece para Playstation en el que los rivales compiten por convertirse en el Rey de los Piratas: ¡pues no estaba reñida ni nada la competición para hacerse con título tan señero!

Vayan pues al salón del manga en Fibes en diciembre. La propia organización promete que «con cada entrada, el visitante recibirá un regalo de valor superior al de la propia entrada». Equiliquá: ¡el mangazo!

22/5/12

Written by cardomaximo

23/05/2012 at 09:35

Los establos de Augías

leave a comment »

LOS QUE ESTAMOS aquí dentro (de este lado de las noticias para que ustedes lo entiendan) no habíamos visto cosa igual. Y no somos unos niños, se lo puedo asegurar. Pero esta colección de corrupciones graneadas en todos los órdenes nos era desconocida hasta estos días: un director general al que acusa un antiguo subordinado suyo de cocainómano que recibía en un bar de copas, un hijo del ex anterior presidente de la Junta al que la Unidad contra la Droga y el Crimen Organizado vincula con el adjudicatario de 5,9 millones de euros en contratas públicas, un presidente de club de fútbol para el que la Fiscalía Anticorrupción pide prisión, otro personaje del fútbol local al que el grupo de Delincuencia Económica de la Guardia Civil le sigue los pasos, una ONG de Carmona ‘saqueada’ por su gestor al que Hacienda señala como autor de hasta tres delitos, dos ex concejales de Sevilla declarando ante el juez por coacciones y amenazas a trabajadores de una empresa municipal para que abonaran parte de su sueldo para el partido y el ex gerente de otra empresa pública señala al ex alcalde y al ex primer teniente de alcalde como conocedores de la operación de venta de unos terrenos que acabó en una presunta tentativa de cohecho.

Toda esa inmundicia flota a nuestro alrededor del mismo modo que los bajantes desaguan su pútrida carga en medio del aguacero. Y entonces, cuando eso sucede, no hay cubos ni manos suficientes para achicar esa marea corrompida que a todos escandaliza y que todos quieren ver lo más lejos posible.

Así nos vemos a nosotros mismos muchos de estos días inagotables: en medio de un albañal en el que a cada paso aflora más basura y cada vez más pestilente. Por momentos cunde el desánimo. Supongo que les pasará también a los médicos en su inacabable pugna contra los males que afligen a la Humanidad. Es lo que los militares catalogan como fatiga de combate, cuando los soldados intuyen inútil el esfuerzo que les piden los mandos y bajan los brazos.

Sólo un héroe como el Hércules de nuestro escudo pudo limpiar los establos de Augías. Para limpiar esta ciénaga en la que cada vez va subiendo de nivel la putrefacción no se precisan héroes, sino hombres y mujeres corrientes revestidos con una armadura moral que les otorgue la superioridad necesaria para rechazar esas conductas allí donde las detecten.

Dejar de consentir las pequeñas corruptelas cercanas es la única manera de evitar ahogarnos en la impudicia.

javier.rubio@elmundo.es

11/1/12

Written by cardomaximo

12/01/2012 at 09:34

Todo el pescado está vendido

leave a comment »

EL SUPERCONCEJAL Gregorio Serrano ha descrito un panorama de Mercasevilla como para salir corriendo. Tanto que uno no sabe si al nuevo gerente, Manuel Blanco, hay que darle la enhorabuena por el nombramiento o el pésame por la que se le viene encima. El caso es que el mercado central de mayoristas está al borde de la quiebra porque todo el pescado está vendido. Bueno, exactamente por todo lo contrario: de unos 50 millones de kilos de pescado que cambiaban de manos hace una década hemos pasado a 20 millones en la actualidad. Algo se ha hecho mal.

Serrano ha repetido el mantra que el PP salmodia para no espantar a los votantes: la apuesta por la empresa pública, pero una vez conseguida su viabilidad. Y esa mínima invocación a que a lo mejor hay que privatizar algunos servicios para garantizar la supervivencia de la sociedad mixta ha bastado para que los sindicatos pongan el grito en el cielo, que es donde suelen ponerlo cada vez que oyen el runrún de que se va a privatizar algo.

El caso es que no se les oía protestar -ni en el cielo ni aquí abajo- mientras la anterior dirección de Mercasevilla llevaba la empresa al borde del abismo en el que ahora está. De la defensa del empleo público y los derechos de los trabajadores no quieren moverse.

Muy bien. Asumir el dogma de la superioridad moral de las empresas públicas no tendría nada que ver con comulgar con las ruedas de molino que Mellet y Torrijos repartían a diestra y -sobre todo- siniestra. Cuando se pagaban las mariscadas, cuando se otorgaban becas a hijos de privilegiados para estudiar en el extranjero, cuando se firmaban convenios abracadabrantes, cuando se creaban fundaciones, se patrocinaban carrozas de Reyes Magos y se editaban revistas de colorines, cuando se gastaba en hoteles y en viajes, cuando se pugnaba con mayoristas y pescaderos, cuando la Junta multaba a la empresa por vender pescado por debajo de la talla mínima exigida… ¿dónde estaban los sindicatos?

Es su silencio de antes el que les merma ahora legitimidad para oponerse a los planes aun sin concretar del superconcejal Serrano, se supone que para externalizar algunos servicios o algo por el estilo.

Y otro tanto cabe decir del líder de la oposición, Juan Espadas, lamentando que no haya «elementos proactivos, sino sólo quejas y deudas de otros». Se le ve pasado de frenada, cayendo en el mismo error que le reprocha a Zoido. Cuando todo el pescado está vendido, lo mejor es recoger el puesto e irse a casa.

javier.rubio@elmundo.es

8/9/11

Written by cardomaximo

09/09/2011 at 09:16