cardomaximo

Columnas periodísticas, intervenciones radiofónicas, escritos…

Posts Tagged ‘setas

Daños irreversibles

leave a comment »

Daños irreversibles (26/4/15)

SEVILLA. 27.4.15.  Las Setas de la Encarnación. FOTO: J.M.SERRANO. archsev

Anuncios

Written by cardomaximo

21/06/2015 at 13:39

¿Será por bares?

leave a comment »

KIOSKOS BARES EN LAS SETAS 3.JPG¿Será por bares? (21/5/14)

Written by cardomaximo

16/06/2014 at 11:11

Marco incomparable

leave a comment »

Written by cardomaximo

18/02/2014 at 11:08

El valor de las setas

leave a comment »

Written by cardomaximo

07/03/2013 at 10:19

Casetillas de Navidad

leave a comment »

Written by cardomaximo

21/12/2012 at 10:53

Presumiendo de Moneo

leave a comment »

EN MI PUEBLO, que es Sevilla, tenemos dos moneos. Sí, también tendremos talentos musicales por descubrir y otras tonterías en las que echar el rato y distraernos, pero tenemos dos edificios construidos por el arquitecto Rafael Moneo, último premiado con el Príncipe de Asturias de las Artes. A lo mejor alguien cae en la cuenta de que es motivo de orgullo que la ciudad reúna dos obras del maestro indiscutible de la arquitectura española de la segunda mitad del siglo XX y se equivoca y le da por promocionarlo. O se saca de la manga un recorrido turístico por las grandes construcciones y se convierte en destino de amantes de la Arquitectura como el Tel Aviv de la Bauhaus, la Barcelona del modernismo o la Finlandia de Alvar Aalto. Resulta que el viaje a tales sitios es insustituible si se quiere admirar in situ buena arquitectura.

En este punto, debo confesar mi predilección por el edificio de la Previsión Española del paseo de Colón, la gran contribución de Moneo –un arquitecto discreto en sus modos y hasta en sus proyectos– al paisaje urbano de la ciudad. Si Arcadi Espada se emociona con la mole de L’ Illa  en la Diagonal de Barcelonal, a mí me pasa con ese chaflán en forma de quilla de barco construida con algo tan modesto y tan nuestro como el ladrillo visto y los altorrelieves en bronce. Y no sólo por el juego de líneas horizontales contrapuestas a la verticalidad de la Giralda, sino por lo que representa como una de las escasas apuestas de una cierta burguesía ilustrada por dotar a la ciudad de una monumentalidad acorde con los tiempos en que se construye. Cuando la Previsión Española era la punta de lanza de esa burguesía sevillana que un día soñó con un banco en vez de con troncos enjaezados y ganado bravo, se atrevió a hacerle el encargo a Moneo a primeros de los años 80 del pasado siglo en medio de la desolación durante la que la ciudad dormitaba la siesta sin ningún heroísmo. Ese es el simbolismo que encierra ese edificio del paseo de Colón que parece haber estado allí toda la vida y que todavía no ha cumplido la treintena.

Y si me gusta la sede hoy de Helvetia –a la que hay que agradecer que haya establecido su domicilio fiscal en Sevilla, pese a todo– es por la discreción con la que pasa, por la pretendida carencia de estridencias para llamar la atención, por ponerse al servicio de un paisaje inigualable aun a costa de pecar de prudente, por la vocación de mimetismo sin renunciar a su propia identidad. En la parrafada anterior están las claves de por qué presumir de Moneo invalida para hacerlo de Zaha Hadid, de César Pelli o de Jürgen Mayer.  Ustedes me entienden.

11/5/12

Written by cardomaximo

12/05/2012 at 10:46

Les falló la estrategia

with one comment

Cualquiera que haya jugado aunque sólo sea cinco minutos a alguno de esos juegos de estrategia en tiempo real para ordenador en los que se trata de levantar un imperio, edificar una ciudad o imponer una civilización sobre las demás se habrá dado cuenta de que uno de los errores garrafales consiste en invertir los recursos escasos acopiados durante el juego en costosas obras faraónicas sin que estén cubiertas las necesidades básicas de la población.

Si tal sucede, enseguida se producen descontento generalizado, levantamientos populares y revoluciones que amenazan con destruir el orden establecido dejando de allegar fondos a las arcas comunales y arruinar la partida. Estos juegos de estrategia en tiempo real calcan a la perfección ese estado latente de malestar entre una ciudadanía que se siente esquilmada por sus gobernantes.

Sin ir más lejos, Sevilla. De todos los proyectos de infraestructura acometidos en el mandato de Monteseirín, las ‘setas’ de la Encarnación –el nombre se le va a quedar, porque ya está recogido hasta en el Diario de Sesiones del Parlamento de Andalucía- son las que peor nota reciben de la ciudadanía, por debajo del aprobado, según el sondeo del Centro Andaluz de Prospectiva.

La semana pasada, mientras el ex alcalde festejaba con su círculo íntimo el fin de su gobierno municipal, el nuevo regidor se fotografiaba gustoso junto a unas pintadas en la fachada del colegio público Benjumea Burín de Alcosa con nueve años de antigüedad. Muy probablemente, de haberse dedicado a los estudios en vez de a pintarrajear las paredes del centro educativo, al autor de ese garabato en la pared le habría dado tiempo de obtener un grado universitario antes de que el Ayuntamiento se digne a borar su repulsiva huella.

Monteseirín y su cohorte de acólitos calculó mal la estrategia. Eso fue todo. Antes que dedicarse a la micropolítica, a atender las necesidades de los barrios y de los ciudadanos para hacerles más cómoda la vida en la ciudad, fantasearon con unas construcciones megalómanas que nos iban a colocar en la modernidad sin pasar por la sufrida y pesada tarea de elevar el nivel cultural de la población en general empezando por la dotación material de unos colegios que da pena verlos.

Pero lo más sorprendente es que persistan en el error, incapaces de ver la desafección a su proyecto que tal derroche de dinero en obras innecesarias causó entre su electorado. El ex concejal de Urbanismo Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, en tiempos mano derecha de Monteseirín, sostenía en estas mismas páginas que la obra de la Encarnación no le había costado un euro al contribuyente puesto que había salido del dinero que habían adelantado los promotores inmobiliarios a la firma de los convenios urbanísticos que anticipaban el PGOU.

¡Como si llegada la hora de construir los sistemas generales que demanda la urbanización de cualquier parcela no tuviera el Ayuntamiento que echar mano precisamente de ese dinero que se ha malgastado en una obra exagerada en todas las proporciones que se consideren!

No sólo eso, sino que en la entrevista que firmaba el compañero Juan Miguel Vega, el ex concejal de Monteseirín se permitía añadir: “No podemos construir una carretera que vaya de ningún sitio a ninguna parte”. Pero sí para construir un tranvía exactamente de ningún sitio a ninguna parte, se le podría replicar. Como si el trabajo de planificación de, por ejemplo, Dos Hermanas no le hubiera dado sus frutos a la ciudad y al alcalde –socialista, para más señas- que la viene gobernando desde hace más de dos décadas.

La siguiente justificación para gastarse lo que la ciudad no tenía en ese mamotreto de la Encarnación es de aurora boreal o, en vista de la morosidad del Ayuntamiento con sus proveedores, de escándalo como para llevarlo a los juzgados: “Y lo que no se puede hacer tampoco, como están las cosas, es tener 200 millones de euros parados en una cuenta corriente esperando tiempos mejores”. Cuánta insensibilidad, qué suficiencia, cuánta insensatez destilan esas palabras.

Cualquier chiquillo aficionado a esos juegos de estrategia sabe que antes de levantar el Coloso de Rodas o el Coliseo Máximo, el gobernante tiene que preocuparse por llevar la irrigación a los campos para que produzcan más, pavimentar las calzadas para que se desarrolle el comercio y expandir el conocimiento de la escritura y la astronomía para favorecer la innovación.

Nada de eso se hizo aquí. Les falló la estrategia, porque pensaban que la novelería ciudadana acallaría cualquier queja en cuanto se abriera al público el nuevo icono de la vanguardia arquitectónica. Los próximos cuatro años pueden pasárselos jugando en el ordenador hasta que den con la tecla.

4/7/11

Written by cardomaximo

05/07/2011 at 10:44